www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 17

El Valencia no arranca la calma al Real Madrid | 1-1

El Valencia no arranca la calma al Real Madrid | 1-1
Ampliar
domingo 15 de diciembre de 2019, 22:53h
Los pupilos de Zidane fueron mucho mejores en la media hora inicial, pero se irían diluyendo por el físico y el contragolpe locales. El tanto de Soler, en una laguna táctica terrible visitante, parecía premiar a la competitividad levantina y castigar la inconsistencia rival. Pero en el descuento Courtois subió a rematar un córner y Benzema empató. Por Diego García

Valencia y Real Madrid se enfrentaron este domingo en Mestalla para cerrar la decimoséptima jornada de LaLiga. Los levantinos arribaban con hambre y tras haberse vaciado en el éxtasis cosechado en la Liga de Campeones hace días, mientras que los capitalinos, entre el trámite continental y el Clásico, disfrutaban de la oportunidad de acceder al liderato liguero en solitario. Se cruzaban dos equipos montados en una inercia de optimismo renovado y que examinaría la eficacia del coliseo valenciano ante los merengues -sólo perdieron los locales una vez en este lustro-.

Albert Celades se quedó sin delantero referencial -eran bajas Maxi Gómez y Gameiro- y recuperó a puntales maltrechos como Kondogbia y Rubén Sobrino. El técnico debía calibrar el desgaste de sus pupilos para afrontar este evento con garantías. Y desplegó un 4-4-2 que encontró un doble lateral diestro, con Jaume Costa y Wass. Parejo y Coquelin eran fijos en una medular que se coronaba con Carlos Soler y Ferrán Torres. Rodrigo sería el punta único y Gayá, Garay y Gabriel protegerían a Jaume Doménech. Esto es, repitió su once predilecto sin atender al cansancio.

Zinedine Zidane, que rotó el pasado miércoles, ejecutaría un cambio arriesgado pero comprensible. Sentó a Casemiro, su pivote fundamental, para entregar el centro del campo a Fede Valverde, Modric, Kroos e Isco. Rodrygo sería la pareja de Benzema en ataque y Nacho ocuparía el carril zurdo -con Marcelo y Mendy ausentes-. Sergio Ramos, Varane y Carvajal ejercerían de último filtro antes de Courtois. En la banca, con la visita al Camp Nou presente, quedaron el mediocentro brasileño -a una amarilla de ser suspendido-, Bale, Vinicius y Jovic.

Salió el Madrid con voluntad dominadora. Los levantinos tendían a la verticalidad tras robo y al achique intensivo. No presionaban los locales, agazapándose en su cancha y dispuestos a hacer daño a la contra. En consecuencia, los visitantes impusieron una circulación controladora, horizontal pero rápida. Recuperaban rápido el cuero los segundos clasificados, que competían con las líneas muy adelantadas y juntas. Y en los primeros 10 minutos forzarían al meta Doménech con un chut de Valverde -tras pared con Benzema-, un centro venenoso de Rodrygo, un lanzamiento fuera de Nacho y un zurdazo centrado del goleador francés.

Gobernaba el sistema madridista gracias a su activación enérgica en labores de repliegue y a la precisión en su manejo de la redonda. La movilidad de Modric, Isco, Valverde, Benzema y Rodrygo desestabilizaba a la zaga valenciana y permitía fluir entre líneas, manteniendo la amenaza de forma sostenida en el borde del área rival. Cada segunda pelota o rebote era pescado por la red de ayudas de Chamartín y Kroos confirmaría la superioridad con un derechazo que hizo volar a Doménech -minuto 13-. Le tocaba sufrir y limitarse a sobrevivir a los jugadores de Celades en el prólogo. Y Benzema perdonaría un testarazo claro -a centro de Nacho y rozando el poste- antes de cumplirse el minuto 20.

Parejo estaba anulado por el compromiso de los atacantes rivales y, en coherencia, la salida en contraataque local yacía mutilada. Sólo se estirarían con una falta lateral botada por el capitán que quedó sin remate. Y en el minuto 17 efectuarían su primer intento a puerta por medio de una transición que captó Rodrigo. El delantero envió en profundidad para dejar a Ferrán en mano a mano con Varane. El canterano sentó al central y chutó flácido a las manos de Courtois. Un respingo que sería contestado por la claridad de la asociación visitante que confluyó en la asistencia sedosa de Benzema para el lanzamiento sin tino de Modric. El duelo de estilos había sido subrayado y Rodrygo cabeceó sin fuerza -y sin marca- un centro de Carvajal.

Aparentaba más comodidad en su rol el Real Madrid, mas le estaba prohibido relajar el marcaje sobre Parejo -fuente del estilo especulativo local-. No soltaría el timón el escuadrón de Zidane, eficaz en las embocadas desde la presión y combinando con lucidez cuando se atravesaba la media hora. En cambio, el flujo de llegadas al arco valenciano había remitido. Ganó en seguridad defensiva el Valencia y desde ahí creció una convicción en el plan que rascaba de vez en cuando un centro lateral o acción de pizarra. El soliloquio de la posesión madridista comenzaba a perder vigencia.

Las imprecisiones locales -de Coquelin, Soler y Wass, sobre todo- abonarían su impotencia creativa, pero antes del intermedio darían un paso al frente en cuanto a iniciativa. No salieron de la cueva hasta el minuto 35 y pudieron adelantarse con el centro de Gayá y el testarazo arriba de Ferrán -con salida muy mal calculada de Courtois-. Subieron la altura de sus líneas y saborearon el jugar en campo contrincante, generando un centrocampismo que diluyó la placidez asociativa visitante. Con Isco señalado por su lentitud perniciosa para la tratativa de recobrar el volante de la delegación capitalina, las revoluciones de sus compañeros decayeron. Un centro-chut de Nacho que golpeó el lateral de la red bajaría el telón en plena mutación del paisaje. La discusión en torno al mandato se había equilibrado.

Un resbalón de Ramos colocó a Ferrán encarando a Courtois, mas el meta belga salvó a los suyos. Así arrancó una reanudación sin sustituciones y susurraba el resurgir del patrón inicial del partido, aunque los valencianos evidenciaban una actitud más agresiva. Se había dificultado más la concatenación de pases de la medular merengue y ya había filtrado dudas el contragolpe local en la circulación madridista. El vértigo de Rodrigo, Carlos Soler y Ferrán sobrevenían en una incipiente ruptura de líneas del Madrid.

Se había evaporado el poder de llegada visitante y la anarquía había tomado la escena. El Valencia condujo el duelo, poco a poco, a un perfil físico más favorable. Un cabezazo muy desviado de Isco -a centro de Rodrygo- supondría toda la producción en el segundo acto de los subordinados de Zidane. Celades, satisfecho por el cumplimiento de la hoja de ruta -ya cuerpeaba con el coloso-, metió a Vallejo por Jaume Costa, en un cambio ofensivo que quiso dañar a Nacho -desprovisto de la cobertura de Isco- con la unión de Wass y Ferrán en esa banda.

Se tornó denso e incierto el devenir. Rodrigo no llegó por poco a rematar un centro punzante de Gayá cuando restaban 20 minutos y Zidane leyó el desplome de los vatios de su once -que suponía una peligrosa descoordinación en sus intentos de presionar- e inyectó la verticalidad de Bale y Vinicius -por un Isco flojo y un intermitente Rodrygo-. Sin embargo, se negaría a volver a encerrarse el conjunto che. Arriesgaban los dos esquemas a brindar espacios para los puntas ajenos al tiempo que Benzema regalaba a Kroos un chut en la frontal -minuto 72-.Y Carvajal embocaba mal una volea en el rechace de un córner.

Comparecerían en el desenlace Kondogbia, Jovic y Diakhaby -por Coquelin, un vaciado Modric y Ferrán-, cuando el fuelle del Valencia flaqueaba de forma definitiva, constriñéndoles a replegar en su campo. Mas un pelotazo ganado por Wass a Nacho destrozó -y retrató- al dibujo merengue por completo. Rodrigo lanzó el relámpago que contempló la llegada de cinco de sus compañeros. Wass centraría atrás y Carlos Soler inauguró el marcador a placer -minuto 78-. Una laguna táctica le costaría un terrible imprevisto a un Madrid sin soluciones.

Sus incorporaciones desde la banca no resolvieron, pero cuando arribaban a la primera cima de la temporada española con menos confianza, pues su capacidad reactiva brillaba por su ausencia, amaneció Courtois. El portero taparía la sentencia y en la última acción subió a rematar un saque de esquina a la heroica. Consiguió ejecutar un intento que provocaría un lío en el área rematado a la red por Benzema. El Valencia, desde su pentagrama, no para de escalar pero su actitud final en la gestión de la ventaja desde la trinchera le salió mal.

- Ficha técnica:

1 - Valencia: Domènech, Jaume Costa (Manu Vallejo, m.60), Garay, Paulista, Gayà, Wass, Parejo, Coquelin (Kondogbia, m.82), Ferran (Diakhaby, m.89), Soler y Rodrigo.

1 - Real Madrid: Courtois, Carvajal, Varane, Ramos, Nacho, Valverde, Modric (Jovic, m.81), Kroos, Isco (Bale, m.68), Rodrygo (Vinicius, m.68) y Benzema.

Goles: 1-0, m.78: Carlos Soler. 1-1, m.95+: Benzema.

Árbitro: Sánchez Martínez (Comité murciano). Mostró tarjeta amarilla al local Soler (m.38) y a los visitantes Carvajal (m.76), Valverde (m.90) y Jovic (m.91+).

Incidencias: partido de la decimoséptima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Mestalla ante 44.230 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.