www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 3

Dakar 2020. Carlos Sainz gana y se coloca como líder, con Alonso renaciendo

Dakar 2020. Carlos Sainz gana y se coloca como líder, con Alonso renaciendo
Ampliar
martes 07 de enero de 2020, 16:13h
El madrileño confirmó sus buenas sensaciones, mientras que el asturiano recuperó terreno al llegar cuarto.

Carlos Sainz ha tardado tres días en saltar a la primera plana. El piloto español viajó a Arabia Saudí con la firme intención de revalidar el título de coches en el Dakar. Pero lo hizo despojado de la presión que sí recayó en el estreno de Fernando Alonso en este pomposo rally. Así, mientras el asturiano acaparaba toda la atención, el veterano madrileño ha ido tejiendo pilotajes experimentados y astutos hasta alcanzar el liderato de la prueba este martes.

La tercera etapa constituyó la trigésimo tercera victoria parcial de Sainz en sus trece participaciones en el Dakar, y, además, la certificación de la condición de puntero en la clasificación general. La constatación de la categoría del piloto de Mini, que completó los 426 kilómetros cronometrados planteados por la organización en 3 horas, 48 minutos y 1 segundo. Dando una exhibición que dejó a más de tres minutos a todo perseguidor que se preciara intentar dar con él.

El que más se acercó fue el catarí Nasser Al Attiyah (Toyota), que acabó en la segunda plaza, a tres minutos y 31 segundos. Mas esta leyenda del rally sería penalizado pasadas las horas, precisamente por haber impedido que Sainz le adelantara. La organización de la prueba consideró que esa maniobra esta constitutiva de sanción y le impuso un castigo de tres minutos. En consecuencia, el español aventaja al catarí en 7 minutos y 55 segundos en la tabla global del evento. Y el argentino Orlando Terranova, que se había colocado como líder el lunes, cayó a más de ocho minutos. Por ende, el horizonte se despeja para el doble campeón del Dakar.

Y la sanción a Al Attiyah redondearía, asimismo, una gran jornada para el automovilismo español. No obstante, provocó que Fernando Alonso ascendiera a la cuarta posición del día, tras haber finalizado en la quinta plaza. El ovetense se desquitó del desbarajuste sufrido en la fecha precedente con una ejecución realmente sorprendente, dada su condición de novato en la categoría de los rallys. El asturiano sólo cedió 6 minutos y 14 segundos con respecto a Carlos Sainz, todo un logro que apunta al renacer del optimismo en la dupla que completa Marc Coma.

Alonso no pudo demostrar el lunes su capacidad para rodar en los tiempos de los mejores. La segunda etapa se le torció justo cuando sólo cedía seis minutos. En ese momento rompió la rueda delantera izquierda al chocar aparentemente contra una piedra. Pero en esta tercera jornada se propuso recuperar la hoja de ruta y, al fin, lo logró. Alimentó su convicción con un manejo impropio de su escueta experiencia y siempre viajó en el vagón de la cabeza de carrera. Un hecho que no deja de sorprender a los analistas.

Coma le ayudó a comenzar con inteligencia el recorrido. Planteó a la organización la posibilidad de salir el decimoséptimo, un peldaño que le permitió ser prioritario. Y en la brega postrera no alcanzó el podio del día al ganarle el mano a mano el piloto polaco Jakub Przygonski, que tras la sanción al vigente campeón catarí concluyó segundo. En todo caso, Alonso superó hoy a nombres gruesos como el sudafricano Giniel De Villiers y el neerlandés Bernhard Ten Brinke. Ambos cedieron más de 16 minutos. Fue el más rápido de su equipo.

El ovetense, que yace a 2 horas y 40 minutos de Sainz en la clasificación general, no pudo maquillar su satisfacción en la atención a los medios. "No vine para ganar el Dakar este año ni hacer podio. Soy consciente de mis limitaciones para este año. Hace unos meses nunca me había subido a un coche de rallys, hace cinco meses no conocía a Marc Coma. Hay muchas cosas que tengo que recuperar", manifestó un piloto que en esta fecha transitó terrenos por los que pasó durante el entrenamiento previo a este Dakar.

El Toyota Hilux rodó por segundo día seguido en el tempo de los cinco primeros. Pero el doble campeón del Mundial de Fórmula Uno tiene ambición de sobra. "Quiero siempre un poco más y espero que pueda aprovechar la buena posición en la que salgo mañana para intentar algo más como estar entre los tres primeros. Ganar una etapa sería mágico. Si en alguna etapa puedo encontrar buen ritmo y visibilidad, sería posible pensar en hacer un 'top 3' o ganar una etapa que parece imposible, pero después de estas dos últimas etapas tengo algo más de moral", proclamó.

"Hemos podido disfrutar de un buen ritmo. La etapa ha sido preciosa por los sitios por los que hemos pasado (inicio y final en Neom, futura ciudad de negocios y ocio a orillas del Mar Rojo y cerca de la frontera de Arabia Saudí con Egipto y Jordania). En general ha sido un buen día. Lo de ayer fue un poco sorpresa. Ya dije ayer que estaba muy contento con el ritmo y las sensaciones que tenía. El resultado lógicamente fue la parte negativa y perder esas horas no era lo esperado, pero las sensaciones eran buenas ayer y lo siguen siendo hoy, analizó un piloto que insistió en que "el desafío más grande" es estar entre los mejores del mundo, sea en el Dakar, la Fórmula Uno, la Resistencia o en Indianápolis.

Por otro lado, en la categoría de motos se impuso el estadounidense Ricky Brabec, que también se colocó como líder de la clasificación general. Esta fue la culminación de una fecha de homenaje para Honda. El equipo nipón alcanzó a colocar a tres de sus pilotos en el podio, con el chileno Nacho Cornejo segundo y Joan Barreda, tercero. Incluso, la marca japonesa fijó a sus motos en las cuatro primeras plazas de la tabla global, con Barrera tercero, a 15 minutos de Brabec, y el argentino Kevin Benavides, cuarto, a 16 minutos.

Brabec completó el recorrido en 4 horas, 8 minutos y 23 segundos, en una tercera jornada que dejó el primer abandono de entre los favoritos. Se trató del francés Adrien Van Beveren (Yamaha), quien sufrió una caída tremenda en los primeros kilómetros, rompiéndose una clavícula y llegando a quedar inconsciente. El galo hubo de ser trasladado de emergencia en helicóptero al centro médico del campamento del Dakar, en Neom. Así, la principal carta de Yamaha, proclamado heredero de Stéphane Peterhansel y Cyril Despres, sumó su tercer abandono consecutivo en el rally más famoso del planeta.

No lo tuvo fácil tampoco el botsuano Ross Branch, sorprendente ganador de la segunda etapa. Le tocó abrir pista y sufrió de lo lindo para localizar el trazado adecuado que marcaba la hoja de ruta. Llegó a caerse en el intervalo inicial del día. Y no se escapó de los problemas el australiano Toby Price (KTM), vigente campeón. El motorista favorito se perdió en el tramo final. Junto al francés Xavier De Soultrait (Yamaha) se desviaron del recorrido hasta 900 metros. Y el portugués Paulo Gonçalves, otro de los candidatos, sufrió una rotura de motor. De este rosario de desgracias salió airoso, en cambio, el español Lorenzo Santolino (Sherco), que acabó octavo la etapa. Y Laia Sanz pagó la caída del lunes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios