www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

David Diop: Hermanos de alma

domingo 09 de febrero de 2020, 20:05h
David Diop: Hermanos de alma

Traducción de Rubén Martín. Anagrama. Barcelona, 2019. 308 páginas. 18, 90 €. Libro electrónico: 9, 99 €.

Por Soledad Garaizábal

Hermanos de alma, la novela del escritor de origen senegalés David Diop (París, 1966) publicada por Anagrama, sorprende por su originalidad y por su tremenda fuerza expresiva. Es una novela casi hipnótica, plagada de aliteraciones, concatenaciones, estribillos y fórmulas de repetición que contribuyen a sumergir al lector en un discurso íntimo de literatura confesional en primera persona, un testimonio que se expresa con una voz verdadera y que se extiende en círculos concéntricos de profundidad. Con una originalísima forma de escribir al ritmo que marca el libre fluir de la conciencia, el autor David Diop consigue reflejar perfectamente el diálogo interno de un hombre acorralado y en lucha, atormentado por un mantra al que vuelve una y otra vez “...lo sé, lo he entendido, no debería haberlo hecho. Por la verdad de Dios, ahora lo sé”, como una canción infantil que te susurran los ancestros desde muy, muy dentro, con la cadencia de un ritmo africano, como la poesía y la sabiduría que emanan de la literatura oral.

Hay un hecho que coloca a este hombre en el disparadero de su propia conciencia. La historia es tan triste como que se te muera tu mejor amigo, tu más que hermano, en brazos, reventado todo el cuerpo por dentro en la barbarie de las trincheras de la Primera Guerra Mundial, y que tenga una agonía larga y dolorosa y tú seas casi un niño que acaba de salir de la aldea de Gandiol, en Senegal, donde desemboca el río, y estés luchando emporcado en guerra por un país que no conoces, siguiendo órdenes en un idioma que no es el tuyo, y que el chaval con el que te has criado y “el que todo te puede pedir” te suplique que acabes con su sufrimiento y por muy valiente que quieras ser no te atrevas a hacerlo ni tengas capacidad de superar una situación tan espantosa.

A partir de ahí se desencadena una serie de reacciones postraumáticas que parecen totalmente irracionales, salvajes y truculentas. La valentía y el heroísmo se convierten en una sed de venganza imposible de calmar, la admiración que le tienen sus compañeros de trinchera se torna primero desconfianza y luego auténtico pavor. Solo en la retaguardia, alejado del fragor de la batalla, Alfa Ndiaye consigue aligerar el peso de la vergüenza y soltar, como desde el diván de una sesión de psicoanálisis, todo el lastre de lo que sintió y todo el peso de la culpabilidad por lo que la guerra le llevó a hacer.

Hermanos de alma no es una obra ligera y refrescante, no es una novela que puedas leer y luego devolver al estante como quien se quita una camisa y la cuelga en la percha. Parece estar escrita con tanta verdad que sus palabras empapan tu piel de urbanita civilizado y su ritmo de plegaria parece resonar después dentro del cuerpo, como la música que se produce al pronunciar seguidos los dos nombres, Mademba Diop y Alfa Ndiaye, los hermanos de alma, los más que hermanos, que aprendieron juntos, oyendo cuentos en lengua wólof alrededor de una hoguera, lo que significaban el honor y la amistad.

Libro
_
ebook
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios