www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 24

El Barcelona sólo es capaz de huir del nudo del Getafe | 2-1

El Barcelona sólo es capaz de huir del nudo del Getafe | 2-1
Ampliar
sábado 15 de febrero de 2020, 17:56h
El VAR frenó a los madrileños, que encajarían dos tantos después de que les fuera anulada una diana. El faro de Messi guió a su equipo para superar la gran primera media hora visitante. Finalmente, Ángel recortó distancias y Ter Stegen salvó a un equipo que acabó pidiendo la hora. Por M. Jones

El Barcelona recibía este sábado al Getafe en el Camp Nou, en una semana en la que ambos clubes pudieron descansar al haber sido eliminados de la Copa del Rey. El gigante catalán proseguía la construcción del nuevo estilo implantado por Quique Setién, tratando de cosechar convicción antes del advenimiento de los octavos de final de la Liga de Campeones. Y los madrileños, afincados en la tercera plaza liguera, afrontaban la cita como un examen realista a la dimensión de su proyecto.

Setién hubo de confeccionar un once sin Luis Suárez, Ousmane Dembèle y Clément Lenglet. Recuperó a Piqué y Umtiti para el centro de una zaga redondeada por Jordi Alba, Sergi Roberto y Ter Stegen. Dio la titularidad a Arthur como apoyo de Busquets y De Jong, con Ansu Fati, Griezmann y Lionel Messi en punta. Aguardarían turno en el banquillo nombres como Arturo Vidal, Junior, Rakitic y Nelson Semedo. El resto de revulsivos eran canteranos sin experiencia en la élite.

José Bordalás no contó con Damián Suárez -sancionado-, Vitorino Antunes -lesionado-, Francisco Portillo, Jason Remeseiro, Chema Rodríguez y Fayçal Fajr. Reproduciría su esquema y filosofía sin importarle la altura del rival. Un 4-4-2 en el que Jorge Molina y Mata ejercerían de delanteros, con Cucurella, Arambarri, Maksimovic y Etebo en la medular. Nyom, Djene, Etxeita y Olivera protegerían a David Soria. Ángel Rodríguez -objeto de deseo azulgrana-, Kenedy, Deyverson, Amath y Timor esperarían en la banca.

Se pronosticaba un duelo de estilos claro. Y los capitalinos saltaron al césped con la jerarquía que les ha llevado a golear al Valencia en Mestalla hace seis días. Presionaron muy arriba, derrochando una intensidad y un rigor físico hiperbólicos. Tanto que constriñeron al Barça a estrujar su calidad para sostener sus ganas de practicar un fútbol combinativo. El ardor getafense gobernaría durante la media hora inicial, interrumpiendo las escasas salidas claras oponentes con faltas y provocando pérdidas.

Desperezó el dibujo barcelonés su bagaje ofensivo sólo en el minuto 11, cuando Busquets atisbó el venenoso desmarque de Messi a la espalda de la adelantadísima zaga y le envió un pase aéreo y vertical maravilloso. Pero el genio argentino marraría el mano a mano, lanzando una vaselina que Soria atajó con sencillez. Y de inmediato se lesionaría Jordi Alba. El lateral zurdo se rompió, poniendo en peligro serio su participación en el primer enfrentamiento ante el Nápoles y en el Clásico que se verá en el Bernabéu en 1 de marzo. Sería suplido por Junior.

La mencionada llegada culé no pasaría de la categoría de anécdota y la delegación capitalina seguiría creciendo desde su ambición y valentía posicionales. De hecho, Jorge Molina perdonaría un fallo de Busquets taponado, providencial, por Umtiti. Y en el minuto 23 encontraron la ruta del gol en un saque de esquina rematado a la red por Nyom. El rendimiento rebosante de carácter ordenado por Bordalás había ejecutado una declaración atronadora en el coliseo catalán. Había merecido adelantarse. Mas, entraría en escena el VAR y el colegiado entendió que el camerunés cometió una falta previa sobre Umtiti. Se había salvado de milagro el favorito.

Tragado el sollozo, los azulgranas amortizaron el bajón de energía y fe visitantes hasta el descanso para abrir un agujero terrible. Los 'azulones' sólo inquietarían a Stegen antes del intermedio a través de un latigazo angulado de Cucurella que lamió el poste -minuto 26-. Seguía arriesgando el Getafe con sus líneas a la altura de la medular y Messi afilaría el colmillo para inaugurar el marcador. El argentino recibió un pase filtrado por Umtiti y con un toque de seda promocionó el tanto de Griezmann -minuto 33-. El francés superó a Soria con un toque sutil que aportó calma a la tribuna y gasolina a sus compañeros.

Hasta el camino de los vestuarios, el viento soplaría fuerte en dirección al arco madrileño. Y seis minutos más tarde, Sergi Roberto hizo el 2-0, culminando una gran maniobra coral y asociada que fue de banda a banda, con la visión de Messi, la apertura de Arthur y el centro de Junior. Estaba en la lona el combinado más sorprendente de Primera y bregaba en ese punto por ganar el entretiempo sin recibir más goles. 'La Pulga' lo probaría en dos oportunidades: con un lanzamiento de falta y rematando con la testa un centro de Griezmann, para el vuelo atinado de Soria.

La competitividad getafense había sido tambaleada. En cambio, es conocida la capacidad de este guerrero humilde para no sucumbir al desánimo y mantener la concentración tocando techo. Se les había edificado una montaña casi utópica, pero se dispusieron a subirla desde sus sólidos fundamentos. Y la paleta de Setién les haría el juego. Abonaría el terreno la querencia por el monopolio templado y anestésico de la posesión que desarrollarían los locales en la reanudación. Bordalás, visto lo visto, inyectó la pegada de Ángel y la verticalidad de Kenedy y Amath (por Jorge Molina, Etebo y Olivera). Y mandó refrescar la presión agobiante.

Sus peones se vaciaron en el empeño y recogerían, al fin, el premio trabajado. En el minuto 66 Mata ganó la espalda de Junior y puso un centro hacia el punto de penalti que Ángel embocó, pegado al poste, con una volea seductora. El 2-1, con más de media hora por disputarse, devino en una anarquía pautada por los 'azulones'. Y Ter Stegen comenzaría su exhibición. En el 73 hizo cima al sacar, sobre la línea, un remate de Ángel. Esa acción metió el miedo en el cuerpo al coloso (entraron Arturo Vidal y Rakitic por Ansu Fati y Arthur), que no pudo cerrar el resultado desde la pelota y lo intentó desde el achique y contragolpe. Mas, Griezmann fallaría dos llegadas nítidas, dejando viva la incertidumbre que acosó a un graderío que llegó a pitar a su equipo. Finalmente, murió de pie el escuadrón visitante y llegó a la orilla la apuesta de Setién, cuestionada por su masa social y dejando una estadística descriptiva: Stegen dio 69 pases, más que Messi. Los brotes verdes siguen sin florecer en Can Barça.

- Ficha técnica:

2 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Alba (Junior Firpo, m. 22); Busquets, Arthur (Rakitic, m.74), De Jong; Ansu Fati (Arturo Vidal, m. 85), Messi y Griezmann.

1 - Getafe: David Soria; Nyom, Djene, Etxeita, Olivera (Kenedy, m. 52); Arambarri, Maksimovic, Cucurella, Etebo (Amath, m.67); Mata y Molina (Ángel, m.51).

Goles: 1-0, m.33: Griezmann. 2-0, m.39: Sergi Roberto. 2-1, m.66: Ángel.

Árbitro: Cuadra Fernández (comité balear). Mostró cartulina amarilla al técnico del Getafe, José Bordalás (m. 19), y a Umtiti (m.49), Mata (m.73), Junior (m.82), Ansu Fati (m.85) y Kenedy (m.89). Expulsó con tarjeta roja directa al médico del Getafe, Christopher Oyola (m.78).

Incidencias: asistieron al partido, de la vigésima cuarta jornada, 80.409 espectadores en el Camp Nou.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios