www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MMA

UFC. ¿Es Tony Ferguson el primer luchador que hace dudar a Khabib?

UFC. ¿Es Tony Ferguson el primer luchador que hace dudar a Khabib?
Ampliar
(Foto: Instagram: @khabib_nurmagomedov)
sábado 07 de marzo de 2020, 19:16h
El campeón daguestaní pateó el cinturón de su rival en la rueda de prensa promocional de su enfrentamiento.

La trayectoria de Khabib Nurmagomedov en las artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés) se podría calificar casi de un paseo. Su dominio de la modalidad de combate llamada 'sambo', desarrollado hasta la cima durante los años de la Unión Soviética, le ha proporcionado una capacidad de dominio, sin parangón, sobre todos sus rivales. Hasta llegar al punto de rozar el barrido de la división del peso ligero.

Sólo le falta vencer a un guerrero. Su condición de invicto, que pasa por un balance imperial de 28 victorias y ninguna derrota, se verá comprometida en el UFC 249. El evento, que está llamado a representar una de las cotas más altas de 2020 en este deporte, tendrá lugar el próximo 28 de abril. Brooklyn, Nueva York, verá, al fin, pelear a Khabib contra Tony 'El Cucuy' Ferguson.

Ese duelo ha sido programado hasta cinco veces por la compañía que dirige con éxito Dana White. Las cuatro primeras fechas se cancelaron por lesiones y diversos entuertos que afectaron a ambos luchadores. Pero, a algo más de un mes del quinto intento, parecería que ha llegado el momento de examinar la categoría del daguestaní. Porque él mismo sabe que Ferguson, estadounidense de ascendencia mexicana, es el rival más completo al que jamás se haya medido dentro del afamado octágono.

En la conferencia de prensa promocional de la pelea, desarrollada este sábado como aliño gigante de la previa del UFC 248 que se va a celebrar en Las Vegas este domingo, se pudo atisbar tensión en Nurmagomedov. Una sensación que sólo se había percibido en la previa de su histórico encuentro con Conor McGregor en el T-Mobile Arena. La versatilidad, rapidez y pegada de 'El Cucuy' constituyen una preocupación legítima para el representante ruso. Y así quedó plasmado ante los micrófonos y las cámaras congregados al acto.

En el intercambio de palabras, de un tono muy distinto a la pelea precedente de Khabib -la que mantuvo ante Dustin Poirier, en la primera defensa de su título-, Tony supo calentar a su ilustre oponente. Lleva demasiado tiempo el estadounidense esperando la oportunidad para pelear por el cinturón. A sus 36 años, con un récord de 25 triunfos y 3 derrotas, lleva desde 2011 en la empresa de White y sólo ha podido alzarse con el título de campeón interino. Nada más. Por ello, arriba hambriento como nunca. Puede ser su última bala.

Así que, el californiano, que el primer aspirante del peso ligero y considerado por la UFC como el décimo mejor luchador libra por libra, puso toda la carne en el asador. "El 'hype' (expectativas, a veces hiperbólicas y artificiales, en torno a un evento o a una persona) es real. Más vale que estéis presentes para ver el combate, porque vamos a montar un show", avanzó. Y, justo después, a una pregunta dirigida a Khabib, cortó la respuesta del daguestaní proclamando lo siguiente: "¡Que le jodan a su legado!".

(Foto: Instagram - @tonyfergusonxt)

"Esta pelea es importante para mi legado. Él se ha ganado esta oportunidad y es un verdadero desafío", comenzó el ruso, templado. En cambio, no tardó en acelerar, contradiciendo la promesa que efectuó tras la algarada posterior a su guerra con McGregor (dijo que iba a llevar a las MMA a su origen respetuoso y casi fraternal, todo lo contrario que la maquinaria promocional, y zafia, de la UFC). "Respeto sus habilidades como luchador. Creo que es un muy bien peleador, pero a mucha gente no le gusta como persona porque es estúpido", aseveró. Anunciando lo venidero.

Añadiría Nurmagomedov que al californiano "nadie le entiende". "Diría que parece estúpido y que a nadie le gusta, pero como luchador le respeto", reiteró. Ferguson, relamiéndose por haber conseguido abrir la puerta que parecía cerrada, contestó así: "A ti te gusta se pateado con 'wrestlers' de instituto que se están preparando para quedarse (se ha publicado un vídeo, hace unos días, en el que el daguestaní perdió un envite ante un joven). Y hacer que mendigos hagan flexiones en Nueva York. Y reírte de ellos (en referencia a un vídeo del verano de 2018 en el que Khabib y su hermano realizan exactamente eso)".

El defensor del título trató de pasar página ante esas punzadas. Se tragó el orgullo al saberse retratado. Y quiso volver al legado. "Él es uno de los mejores luchadores del planeta y con respecto a mi legado, creo que tengo que pelear con Tony Ferguson. Si quiero convertirme en el mejor peso ligero de la historia tengo que ganar a este tipo y por eso estoy aquí", subrayó. Y contraatacaría aludiendo a la edad de su contrincante -le saca cinco años-, exponiendo que un aspirante de 36 años no es bueno para la división -al dejar caer que debe dar paso a jóvenes talentos-.

Ferguson, alterado, dejaría la fase que sobresalió en el intercambio de golpes: "Te voy a dar tan duro en el estómago que vas a estar días meando sangre". Y, a continuación dejó caer una indirecta que incendió la calma de Nurmagomedov. El estadounidense puso sobre que alguien del equipo del daguestaní le habría estado espiando mientras entrenaba. "Hey, habla conmigo. No hables mierda de mi agente o de mi hermano. Yo soy el que está aquí", cortó, molesto, el ruso. Y el californiano, sonriente, culminó su estrategia de este modo: "Yo no hablo mierda sobre tu hermano. Sólo diré que tu hermano es un pedazo de mierda". A partir de ahí amaneció el descontrol del favorito.

"Él nunca ha estado en una pelea callejera, nunca ha sido arrojado a un contenedor de basura", incidió 'El Cucuy'. Y Khabib, empezando a desencajarse, espetó "¿tú quién eres? Eres estadounidense, no eres mexicano". "En Estados Unidos no podéis pelear en las calles. Puedo ganarte en una pelea callejera porque los estadounidenses no peleáis en las calles. Tú eres un chico de California, yo soy de las montañas", prosiguió. Y concluyó tildándole de mentiroso y de estúpido, incluso susurrando que estaba un tanto "fuera de su mente", una acusación que ha arrastrado Tony desde que entrara en el show televisivo que le dio el billete a la UFC.

Por último, se detonó la indignación acumulada por el daguestaní en el careo. Nurmagomedov entendió que su oponente había ofendido el honor de su hermano y el de su país, completando casi el tríptico que le hizo entrar en ebullición ante Conor -familia, país, religión-. Y, tras alternar vaciles, con Dana White separándoles, pateó el cinturón de campeón interino de Ferguson. Ofreciendo una muestra de descontrol y debilidad para un buen puñado de los analistas que aguardan, con fruición, este interesantísimo UFC 249. Quizá McGregor no era interpretado como un peligro real por Khabib y su equipo. Pero Tony se ha ganado ese derecho.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.