www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CORONAVIRUS

La pregunta de El Imparcial que el Gobierno no contestó

La pregunta de El Imparcial que el Gobierno no contestó
martes 31 de marzo de 2020, 18:20h

La redacción de El Imparcial envió una pregunta dirigida a la vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, durante la rueda de prensa que se celebró en La Moncloa al término del Consejo de Ministros que aprobó un nuevo paquete de medidas económicas.

La secretaria de Estado de Comunicación del Ejecutivo que se ocupa de filtrar y, luego, trasladar las cuestiones de los medios de comunicación a los ministros no llegó a plantear nuestra pregunta que era:

“Muchas empresas se han visto obligadas a cerrar por el estado de alarma, no obtienen ingresos para pagar a sus trabajadores, pero tienen prohibido despedirlos, por lo que no pueden acogerse a las prestaciones del desempleo al estar en vigor su contrato. ¿Qué ocurre con estos trabajadores? ¿No son contradictorias estas medidas?”

La pregunta podía resultarle incómoda al Gobierno, pero hay que entender que la secretaría de Estado Comunicación no puede plantear todas las que envían los medios de comunicación.

La fórmula elegida por Moncloa para las ruedas de prensa provoca malestar entre los periodistas como demuestra el manifesto titulado 'La libertad de preguntar' que ya cuenta de cientos de firmas de periodistas críticos con el método implementado por la secretaría de Estado de Comunicación.

#laLibertaddePreguntar


En una situación de crisis el derecho a la información es más importante que nunca. Con España en estado de alarma, el Gobierno disfruta de unos poderes muy superiores a los normales, por lo que es importante que la prensa realice su labor de control, más aún cuando el Parlamento ha limitado enormemente su actividad. La principal forma de ejercer esta función desde el periodismo es a través de las preguntas -y las repreguntas- a los miembros del Gobierno.

Sin embargo, la Secretaría de Estado de Comunicación ha organizado un sistema en el que todas las preguntas enviadas por los periodistas pasan necesariamente por el filtro del secretario de Estado, que es quien se está ocupando personalmente de formulárselas al presidente, a los ministros o a los técnicos. Es más, el propio secretario de Estado ha llegado a formular alguna pregunta al presidente del Gobierno, o incluso ha tratado de corregir públicamente a alguno de los técnicos.

Las dificultades técnicas no son más que excusas. Otros actores políticos, nacionales e internacionales, realizan ruedas de prensa telemáticas en las que los periodistas habituales formulan las preguntas directamente a través de videollamada. De esta manera, tienen la posibilidad de preguntar directamente, lo que les permite formular la cuestión después de haber escuchado la comparecencia. Del mismo modo, tienen la posibilidad de repreguntar. Es así, y sólo así, como las personas que dan la rueda de prensa no pueden responder con evasivas, tal y como ha sucedido reiteradamente en las ruedas de prensa organizadas en el Palacio de La Moncloa.

Estas líneas no tienen como objetivo defender ni condenar la gestión del Gobierno en la crisis del coronavirus, sino garantizar que los medios de comunicación puedan realizar su función sin mordazas y sin dificultades añadidas. Estas no son más que excusas para controlar a la prensa. Que las preguntas al Gobierno las formule un miembro del propio Gobierno revela falta de transparencia y un interés por controlar la información. Su consecuencia deriva en una nueva forma de censura a los medios y un desprecio intolerable a los mismos ciudadanos a los que se reclama enormes esfuerzos que mayoritariamente están cumpliendo a rajatabla.

En ningún caso la declaración del estado de alarma supone una merma en la aplicación del artículo 20 de la Constitución Española, que reconoce un derecho fundamental como es el derecho «a comunicar o recibir libremente información veraz» (20.1.d CE) y que el ejercicio del mismo «no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa» (20.2 CE).

Por todo ello, reclamamos el inmediato cambio del procedimiento para todas las ruedas de prensa y comparecenecias de miembros del Gobierno y solicitamos el apoyo de los profesionales de la comunicación a una reivindicación no partidaria que mejorará la calidad democrática en España y el ejercicio de nuestros derechos civiles amparados en la constitución, máximo garante de nuestra convivencia, especialmente en situaciones excepcionales como la que vivimos.

Si quieres sumarte a nuestra reivindicación escribe al siguiente correo electrónico: [email protected]
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • La pregunta de El Imparcial que el Gobierno no contestó

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    11958 | Pontevedresa - 31/03/2020 @ 19:44:56 (GMT+1)
    La dictadura de Sánchez que empieza por que la prensa libre sea cribada por ese judas que ejerce la censura y pretende hacer que estamos en una democracia, es sencillamente repugnante. ¿Cómo va a contestar a una pregunta lógica si no saben donde tienen la mano derecha ni la izquierda? solo responden a los medios afines, esos a los que van a regalar 15 millones de euros, imagino que en primera fila estará el bisonte de la Sexta, sectario donde los haya, no hay vez que nombre a Díaz Ayuso que no la ponga en paralelo con el golpista Torra ¡como si fueran lo mismo¡ rodeado de sus abdudicos Cembrero, Contreras, kAroca, OJesús Maraña, Cintora, Escolar y que no se me olvide Angélica demoníaca, y sus magistrados de cabecera Joaquín Bosch, Martín Pallín, González Vega y similares, siempre dando la razón al "sin escrúpulos" estos hacen de España un estercolero.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.