www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AUTOMOVILISMO

Fórmula Uno. La FIA admite su ineptitud en el escándalo de Ferrari

Fórmula Uno. La FIA admite su ineptitud en el escándalo de Ferrari
Ampliar
jueves 09 de abril de 2020, 14:41h
El organismo añade pólvora a la polémica en torno al motor, presuntamente ilegal, que usaron los italianos en 2019.

El pasado 28 de febrero se constató el escándalo más potente del año en la Fórmula Uno. Con el inicio de la temporada en el aire por culpa de la creciente amenaza de expansión del coronavirus por todo el planeta, la Federación Internacional de Automovilismo aplicó secretismo al pacto cerrado con Ferrari. Un trato por el que la escudería italiana quedaba libre de sospechas ante las reiteradas acusaciones que arrastró durante 2019 por haber usado, presuntamente, un motor ilegal.

La publicación del entendimiento entre el organismo gestor y el equipo transalpino prendió un incendio inmediato. McLaren, Mercedes, Red Bull, Racing Point, Alpha Tauri, Williams y Renault se unieron para redactar una queja conjunta ante el desenlace de las investigaciones relativas a la mencionada sospecha que barruntaba un uso fraudulento de los de Maranello de la tecnología.

Este grupo de escuderías indignadas denunciaron el opaco pacto entre Fia y Ferrari manifestando lo siguiente: "Los equipos firmantes estamos sorprendidos y asombrados por el comunicado de la FIA del pasado 28 de febrero". La nota oficial que se hizo llegar a los medios de comunicación anunciaba una fractura de dos vías. Una, entre ese cúmulo de equipos y el aristócrata italiano; la otra, entre las escuderías disconformes y el organismo que gestiona el automovilismo planetario. La credibilidad había sido erosionada por completo.

El cuatro de marzo salió a la luz la reacción de este batallón de profesionales que se sintieron estafados. Que compitieron en desventaja. "Después de meses de investigaciones de la FIA motivadas por preguntas de otros equipos, estamos firmemente en contra de que la FIA alcance un acuerdo confidencial con Ferrari para concluir con este asunto. Mostramos públicamente nuestro compromiso para perseguir una conclusión apropiada y para asegurarnos de que nuestro deporte trata a todos los competidores por igual. Lo hacemos en nombre de los aficionados, los participantes y los accionistas de la F1", afirmaron.

Y dejaron claro que "reservamos el derecho de afrontarlo por la vía legal en los tribunales competentes". Los comisarios habían requisado un motor de Ferrari al final del curso precedente, en busca de irregularidades en el sistema de medición de gasolina. Se escudriñaron posibles picos en el uso del combustible y aceite que habrían propulsado a los monoplazas a una inalcanzable velocidad punta en las clasificaciones. Sus datos en cuanto a telemetría, en la lucha contra el crono, eran impensables -nadie había desarrollado potencias parecidas bajo la reglamentación vigente-. El uso de lubricantes diversos a la gasolina como combustible está perseguido y los tiempos de 2020 -muy inferiores en el escuadrón transalpino- corroboraban que algo no se controló bien en 2019.

La FIA se limitó ha anunciar que habían alcanzado un "acuerdo privado confidencial" con Ferrari, al dar carpetazo a la pesquisa. Enfureciendo al resto de participantes en el Mundial de Fórmula Uno. En su explicación, en aquella primera semana de marzo, el organismo declaró haber "efectuado un detallado análisis técnico de la unidad de potencia de Ferrari, como del resto de competidores". "Las investigaciones llevadas a cabo en 2019 generaron la sospecha de que esta unidad de potencia podía no operar dentro de los límites de la FIA en algunos momentos. Ferrari se opuso firmemente a estas sospechas y reiteró que su unidad de potencia siempre operó de acuerdo con la reglamentación", planteó en su comunicado oficial.

Y añadió que "la FIA no estaba del todo satisfecha, pero decidió que no se llegaría necesariamente a una conclusión por la complejidad de la materia y la imposibilidad material de probar, inequívocamente, las evidencias de ilegalidad. Para evitar las consecuencias negativas de una litigación larga y (...) se decidió hacer efectivo un acuerdo disuasorio con Ferrari para finalizar el procedimiento". "Es una herramienta legal reconocida", zanjó.

Mas, han pasado las semanas y con el calendario congelado hasta no se sabe cuándo, con los aficionados hambrientos de carreras, la FIA ha vuelto a asomar. El mismo Bernie Ecclestone había instado a las escuderías descontentas a denunciar al organismo y a Ferrari. Pues bien, este miércoles asomó el icónico Jean Todt para defender la actuación de la FIA. Lo hizo en una charla con la revista francesa L'Equipe. Resumiendo el brete con un descriptivo "Ferrari no lo reconoce y nosotros no lo podíamos demostrar".

"Hubo dudas con respecto a uno de los elementos del Ferrari. Y abro paréntesis: es una duda que compartían algunos otros equipos, que nos lo dijeron, y para mí eso es algo bueno. La FIA tiene pocos técnicos e ingenieros y respondemos frente a escuadras que tienen varios cientos de empleados. Y una de mis primeras medidas fue decir a los equipos que si tienen dudas, que escriban una queja", avanzó en su actualizada explicación el presidente de la compañía.

Dentro del marco de la presente justificación del pacto opaco, Todt ofreció su versión: "Durante meses, cuando nuestro equipo estaba trabajando con Ferrari, seguíamos teniendo dudas. Pero Ferrari no ha reconocido que estuviera haciendo algo contra el espíritu de las normas. Nos enfrentamos a dudas de algo que no reconoce Ferrari pero esta duda ya no existe porque ahora está prohibido hacer lo que pensamos que podían estar haciendo. No podemos demostrar que lo hacían. Así que podíamos ir a la Corte de Apelación sin saber con certezas la duración del proceso".

Finalmente, Todt confesó que "no era del interés del deporte alcanzar ese nivel de litigaciones". Es por eso que llegaron a un "acuerdo confidencial con Ferrari, que fue petición de la Scuderia porque están en su derecho". "Personalmente, me hubiera gustado que Ferrari aceptara la publicidad del acuerdo. Hemos tomado medidas contra Ferrari que no puedo desarrollar", aliñó. Antes de despedirse respondiendo a la pregunta de si cree que tras este acuerdo siguen quedando dudas sobre la legalidad de Ferrari en 2019 de este modo: "Absolutamente (silencio largo), absolutamente".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios