www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA GASTRONÓMICA

California, un modelo de restauración a imitar

California, un modelo de restauración a imitar
Ampliar
lunes 27 de abril de 2020, 10:21h

Es evidente que pasará un tiempo antes de que los restaurantes, bares o tabernas puedan servir comida y bebida en sus propios locales. Y no solo por razones formales de autorización gubernamental o autonómica, sino también por el miedo o el recelo que probablemente van a tener muchos clientes, durante un cierto tiempo, de juntarse con otras personas.

Por tanto, hay que ver cómo estos negocios podrían reanudar sus actividades para poder subsistir hasta que llegue el día, que llegará, en que volvamos a acudir a los restaurantes como lo hacíamos antes.

Estos días, he estado hablando con varias personas que están en Estados Unidos, españoles que trabajan allí por diferentes motivos. Y todos me han dicho lo mismo: que muchos de los restaurantes en Los Ángeles o San Francisco siguen abiertos y sus cocinas continúan funcionando. Lo que es comprensible, porque el sistema del take away funciona en Estados Unidos desde hace muchos años.

Allí, lo habitual es que la gente pida un café, en empresas de restauración como McDonald’s o Starbucks, y se lo tome en la calle, de camino al trabajo o en el lugar donde ha quedado con sus amigos. También es muy común que la gente pida comida “rápida” o para llevar.

Este sistema de take away, que consiste en que los clientes encargan la comida y van a recogerla al propio local, podría ser una buena solución para que los restaurantes españoles puedan mantener su actividad, al menos temporalmente.

A una persona que conozco, Teresa Gundín, que se trasladó hace unos meses a San Francisco y tiene una empresa de comunicación (La Piña Comunicación), me pareció oportuno pedirle que me enviara unas notas explicando la situación que se está viviendo en California, desde su punto de vista.

Como me parece muy interesante lo que me ha enviado, lo reproduzco íntegramente a continuación. Y espero que siga haciéndome llegar informaciones y comentarios acerca de cómo funciona allí la restauración y cuáles son los modelos de negocio que se están aplicando para hacer frente al confinamiento.

“En Estados Unidos se ha ordenado el shelter in place y el cierre de todos los negocios "no esenciales". A priori es lo mismo que en España, sin embargo tiene matices que son muy interesantes tratándose de la cultura estadounidense.

En primer lugar, la orden es nacional y aplicable a todo el territorio. Sin embargo, cada estado y, dentro de este, cada condado puede interpretar y aplicar el ordenamiento a su manera, dependiendo de los casos y la gravedad de los mismos.

Shelter in place recomienda a la gente quedarse en casa excepto para actividades esenciales como comprar comida y artículos de primera necesidad, salir a pasear al perro o hacer deporte al aire libre siempre y cuando se respete la distancia de seguridad (6 feet / 2 metros aprox).

Estas medidas resultan interesantes ya que, dentro de las actividades esenciales, muchas son consideradas impensables ahora mismo en España.

A priori, toda la restauración organizada permanece cerrada, sin embargo, la mayoría sigue abierta “al público” para el delivery, que también se está realizando en España, y sobre todo para el take away, la práctica que está haciendo la mayoría, ya que muchos establecimientos no están asociados a las empresas de reparto que hay aquí, bien porque no les compensa, bien porque están fuera de los núcleos urbanos.

El protocolo es simple: llamas por teléfono, pides y lo recoges en tu local más cercano, o bien llegas al local en el que sólo pueden entrar dos personas por pedido, pides, esperas en la calle y lo recoges.

El take way, en términos económicos, ayuda a que los locales permanezcan abiertos y empleando antes que ir al cese directo de la actividad, siendo una buena medida para no paralizar toda la restauración de golpe. Además, la cultura estadounidense está mucho más acostumbrada a comer fuera y rápido. Un ejemplo muy claro son las cafeterías: en España permanecen todas cerradas, mientras que en Estados Unidos han amortiguado el impacto, ya que el ready to go es la tónica en hábitos de consumo y el café se pide siempre para llevar, no para disfrutar en el local.

Este tipo de medidas tan permisivas llevan directamente a pensar que la salud no es lo prioritario. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el virus no se transmite por el aire, según el último estudio de la OMS, y mientras los trabajadores mantengan las estrictas medidas de seguridad y la distancia de casi dos metros entre persona y persona, se pueden realizar diversas actividades para impedir la paralización total.

Dejo en el tintero y por explicar el análisis de porqué cada país aplica medidas diferentes teniendo en cuenta, y sin tenerla, el histórico de países como China, España e Italia. Factores como la diferencia cultural, el tipo de sistema que rige la sociedad más socialista o individualista y que la sanidad sea pública o privada es la gran diferencia a la hora de afrontar este enemigo común e invisible”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios