www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA GASTRONÓMICA

Conservas de pescado y marisco

Conservas de pescado y marisco
Ampliar
jueves 14 de mayo de 2020, 11:31h

“Del mar al plato” quizá sea una frase no del todo exacta si nos referimos a los pescados y mariscos en conserva, pero lo que sí puede afirmarse es que su sabor y frescura se conservan intactos.

Ya he hablado, en alguna ocasión, del tema de las conservas, pero no podía dejar de mencionar, especialmente, las bondades de las de pescado y marisco que hay en nuestro país.

En cualquier despensa española que se precie estas latas de conserva tienen un lugar destacado. Las sardinas, el atún, el bonito, la ventresca, la caballa, los mejillones o los berberechos, por mencionar algunos de los más populares, son un recurso muy apetecible y ya elaborado, listo para servir y comer.

Una gran opción para la época de confinamiento en la que continuamos, tan saludable como deliciosa y económica. Pero, además, un tipo de comida que se preserva en buenas condiciones durante mucho tiempo.

Conservas de pescado y marisco

Con la pandemia han caído las ventas de productos pesqueros, principalmente debido a la falta de demanda por los restaurantes que permanecen cerrados.

Sin embargo, tanto el pescado como el marisco suponen una importante fuente nutricional para nuestro cuerpo, repleta de minerales, vitaminas y proteínas. Nos aportan nutrientes esenciales para la salud de nuestros huesos, del sistema cognitivo y el cardiovascular.

Las especialidades de Frinsa

Son muchas las empresas conserveras que hay en España. Una de ellas es Frinsa, que está entre los mayores fabricantes europeos de túnidos y mariscos en conserva. Frinsa fue fundada en 1961 y, desde entonces, ha elaborado conservas de gran calidad, protegiendo los recursos marinos.

Sus productos, procedentes del Atlántico y del Cantábrico, podemos encontrarlos en lata, como la ventresca de bonito del norte en aceite de oliva; los berberechos al natural, procedentes de la Ría de Noia; las sardinillas de la Ría de Arousa o sus almejas.

Alimentos con sello gallego como el pulpo, las navajas o las zamburiñas son otras de sus especialidades, así como los chipirones en su tinta, el bacalao en aceite o en paté y el salmón y la merluza al natural.

Pero también encontramos envasados en tarro de vidrio, como el bonito del norte, elaborado con pescado de la Costa Cantábrica y macerado en aceite de oliva virgen extra.

Delicatessen de La Cala de Albert Adrià

Las conservas triunfan tanto en nuestro país que hasta los chefs más reputados exploran las alternativas gastronómicas que ofrecen. Uno de ellos es Albert Adrià que creó La Cala, una gama de productos de la mejor calidad donde las conservas de pescado y marisco son las auténticas protagonistas. De hecho, estas conservas y productos preparados son estrellas de su escenario gastronómico en el Royal Café Hotel de Londres.

La Cala es un homenaje a nuestro aperitivo, al vermut y a la cerveza de toda la vida, también a los cócteles, pero con la creatividad y el ingenio personal de uno de nuestros iconos de la gastronomía. Un concepto que fusiona tapa, innovación y conserva.

Cuenta con la colaboración de conserveros y fabricantes de renombre, que intervienen a lo largo de todo el proceso de elaboración. De esta manera consigue lo mejor de las Rías gallegas, del Cantábrico, del Mediterráneo y del Atlántico, con especias, aliños, al natural o en aceite de oliva virgen extra.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios