www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADO DE ALARMA

La policía toma la calle Núñez de Balboa para amedrentar a los manifestantes

jueves 14 de mayo de 2020, 21:39h
Cientos de vecinos madrileños protagonizan una de las caceroladas más sonadas contra el Gobierno pese al férreo cordón policial.

Entre fuertes medidas de seguridad y vigilados muy de cerca por agentes de la Policía Nacional. Así han tenido que manifestarse este jueves cientos de ciudadanos en Madrid contra la gestión del Gobierno. Pasadas las 20.30 de la tarde la calle Núñez de Balboa ha vuelto a ser testigo de los habituales gritos de "¡libertad!" o "¡Gobierno, dimisión!", proferidos por los vecinos del madrileño barrio de Salamanca. Aunque esta vez, a diferencia de ocasiones anteriores, los ciudadanos han estado vigilados muy de cerca por un férreo cordón policial, situado a ambos lados de la calzada para impedir que ésta fuese ocupada.

Furgones de antidisturbios, coches de la Policía Municipal, e incluso un helicóptero, han blindado el madrileño barrio de Salamanca, como si estuviera teniendo lugar una verdadera batalla campal, pese a que la práctica totalidad de los concentrados ha concurrido con mascarilla, mostrando una actitud plenamente respetuosa y colaborativa.

A través de altavoces de sus vehículos los agentes de la UIP no solo han solicitado a los manifestantes que mantuviesen la distancia de seguridad, sino que en muchos momentos les han ordenado moverse, para que ninguna persona permaneciese quieta en la calle: "Atención, atención: en virtud del Real Decreto 463/2020 deben mantenerse en movimiento en la vía pública", repetían una y otra vez los megáfonos de la UIP.

Aunque el estruendo de las cacerolas ha sido notorio la afluencia en este quinto día de protestas ha sido menor. Ante la imposibilidad de manifestarse con normalidad por al desproporcionado despliegue policial, muchos vecinos han decidido hacerlo desde sus balcones: "Hoy no tenemos cacerolada en Núñez de Balboa, tenemos la calle tomada por la policía", comenta a El Imparcial uno de estos ciudadanos.

A lo largo de esta semana, las manifestaciones contra el Ejecutivo han aumentado en intensidad y también en número. Si el domingo eran algunas decenas de personas las que blandían sus cacerolas al grito de "¡libertad!" o "¡Gobierno dimisión!", este miércoles podían contarse por cientos los asistentes a la ya habitual concentración de la calle Núñez de Balboa, en el madrileño barrio de Salamanca.

Ante el riesgo de una escalada de protestas en su contra, el Gobierno preparó un dispositivo especial para este jueves para controlar a los manifestantes. Así lo ha confirmado su delegado en Madrid, José Manuel Franco. En una entrevista en la Cadena Ser el socialista ha asegurado que "seguirán vigilantes" para que se cumpla la ley, en beneficio de "la salud pública de los madrileños".

Desde Podemos, partido que promovió hace algunas semanas caceroladas contra el Rey, han alzado la voz contra estas manifestaciones. El portavoz de la formación morada, Pablo Echenique ha calificado a los concentrados de "cayetanos con palos de golf y cucharas de plata", y su compañero Rafael Mayoral los ha tachado de "enemigos de la salud pública".

Las protestas han generado división de opiniones entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, ambos en manos del PP. Mientras el alcalde, José Luis Martínez Almeida ha cargado contra estas conductas, que considera igual de reprobables que un botellón, pues no respetan algunas de las condiciones del estado de alarma, como la distancia de seguridad o los horarios; la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso ha defendido que los ciudadanos "puedan salir libremente a manifestarse un ratito por las tardes en su propia calle".

El portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha alentado a todos los españoles a "manifestarse donde les dé la gana, siempre que cumplan la distancia de seguridad". "Que nos estemos cuestionando si la gente tiene derecho a protestar ya es muy representativo de cómo el Gobierno ha conseguido que cambiemos nuestra forma de pensar", ha subrayado.

El momiento Resistencia Democrática, muy activo en las redes sociales como altavoz de estas manifestaciones, se ha posicionado en contra de "cualquier manifestación ilegal" y ha pedido a los asistentes que respeten la ley y colaboren con las fuerzas de seguridad del Estado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

2 comentarios