www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CONSEJOS

Diez trucos para mejorar el WiFi en tu hogar

Diez trucos para mejorar el WiFi en tu hogar
Ampliar
martes 19 de mayo de 2020, 10:54h

Por fin has decidido contratar internet en tu hogar, o al menos establecer una red inalámbrica para que toda la familia pueda conectarse, pero has comprobado que no funciona como debería. Quizás tarda mucho en cargar o a veces se pierde la señal, y ya no sabes qué hacer. No te preocupes porque vamos a hablar sobre varios trucos y consejos, desde pequeñas indicaciones hasta la mejora de la propia señal con dispositivos que la potencien como una antena WiFi, para que estos problemas sean cosa del pasado.

Consejos sencillos para empezar

No queremos comenzar con trucos más complicadas de la cuenta, por eso los primeros consejos son rápidos, sencillos de entender, y quizás solucionen tu problema sin tener que entrar en configuraciones y medidas más técnicas.

Para empezar, realiza un test de velocidad

¿Cómo arreglarías un coche sin saber dónde se encuentra la avería? Antes de precipitarnos a conectar y desconectar cables, dar palos de ciego por la configuración del rúter y perder la paciencia, vamos con algo sencillo. Puedes buscar en la red con cualquier dispositivo una página que mida tu potencia de subida y bajada de internet, afortunadamente existen un montón y será fácil encontrar una. Tras esto, realiza un test de velocidad mientras la conexión tenga el mínimo trabajo posible, es decir, el menor número de dispositivos conectados, que no se esté descargando nada, etc pinchando aquí podrás realizar el test. Si al realizar esta prueba el resultado no se corresponde con la potencia contratada, quien debería solucionarlo es la compañía porque no está cumpliendo las condiciones acordadas.

Usa la conexión por cable

Puede sonar extraño que cuando hablemos de cómo mejorar nuestra experiencia con una red WiFi, uno de los consejos sea conectarnos a internet con cable, pero tiene su lógica. El acceso a la red a través de este sistema “malgasta” menos potencia por así decirlo. Debemos tener en cuenta que las ondas WiFi de nuestro dispositivo se expanden de forma homogénea para permitir la entrada de varios dispositivos, y en el proceso, la velocidad de conexión se ve afectada negativamente.

En cambio, el cable permite una conexión de mayor potencia, permitiendo además una mejor calidad en la señal para el resto de los aparatos conectados de forma inalámbrica. Por esto, si dispones de un equipo que pueda ser conectado de esta manera, como un ordenador, debería ser tu prioridad.

Mejora la ubicación de tu dispositivo WiFi

Uno de los errores más comunes a la hora de configurar una red WiFi en casa es situar nuestro dispositivo en un lugar inadecuado. Muchas veces desconocemos cual es el alcance real de las ondas y damos por hecho que cubrirán todo nuestro hogar independientemente de su posición, pero no es así. Por supuesto, esto depende de cuál sea nuestro rúter, ya que existen diversas potencias, pero por lo general requieren de una ubicación bien planeada.

Las ondas WiFi se extienden por nuestro domicilio de manera circular, sin priorizar ninguna dirección en particular, por tanto, lo óptimo suele ser situarlo centrado en la vivienda, permitiendo así que dichas ondas cubran la mayor superficie posible. También debemos tener en cuenta cualquier peculiaridad relativa a la cobertura en nuestra casa antes de realizar esto para sacar el máximo partido. Además, si disponemos de dos pisos en nuestro hogar, siempre es preferible que se instale en el piso de abajo.

Tu contraseña debe ser segura

Es sorprendente la de veces que el problema de velocidad de una conexión a internet es debido a que hay más gente conectada de la que debería. Exacto, quizá algún vecino se haya colado de forma sutil y se esté aprovechando de tu conexión, y por eso la potencia se ve afectada. Afortunadamente la solución es sencilla, configura una nueva contraseña. Pero que sea una clave difícil, no te limites a poner “1234” porque el problema volverá a aparecer.

Colocar las antenas de forma adecuada

Si tu rúter WiFi dispone de antenas (ya que no todos tienen), deberías asegurarte de que se encuentran en una posición favorable. A diferencia de lo que pueda parecer por pura estética, que ambas antenas estén levantadas no ayuda a la señal. En su lugar, deberías colocar una en horizontal y otra en vertical, formando un ángulo de 90 grados, una especie de “L”, ya que la recepción de radio aumenta cuando la polarización del cliente y del punto de acceso coinciden. Con esto no aumentarás la velocidad de conexión, pero sí el alcance de la señal, lo que permitirá el uso de dispositivos unidos a la red desde mayor distancia.

Soluciones avanzadas para aprovechar tu conexión al máximo

Si las opciones que os hemos ofrecido no han sido lo suficientemente eficaces, podemos continuar con unos trucos y consejos un poco más complejos, pero que seguro que os ayudarán a mejor vuestra conexión WiFi.

Tener tanto el rúter como los dispositivos actualizados

Otro de los errores más comunes sucede en muchas ocasiones sin que nos demos cuenta. Quizás no salió el mensaje de aviso, o lo borramos sin prestarle atención, y estamos durante semanas con el móvil, el iPad o el ordenador sin actualizar. Lo mismo sucede con el firmware de tu rúter WiFi, el programa que gestiona los procesos internos de este dispositivo, ya que de vez en cuando también recibe actualizaciones. Si cualquiera de estos dispositivos no realiza su actualización de forma automática por cualquier motivo puede que surja un problema de compatibilidad, por lo que es bueno estar un poco al tanto y revisarlo de vez en cuando.

Utiliza papel de aluminio

Es un recurso sencillo y muy útil si tu rúter está situado en una esquina. Puedes crear una especie de pantalla reflectora en torno a las antenas de tu dispositivo para reconducir las ondas en la dirección que más te convenga.

Recicla tu rúter viejo

Un truco poco conocido es el de recuperar un rúter antiguo que ya no se utilice, y configurarlo como una especie de puente para amplificar la señal al tener dos dispositivos transmitiendo la señal. Es un consejo ideal para casas de dos pisos.

Diferencias entre 2.4 GHz y 5 GHz

Conocer la diferencia entre una conexión de 2.4 GHz y de 5 GHz es importante si queremos sacar el máximo partido a nuestra red WiFi. Si tienes un rúter viejo solo dispondrás de la primera, pero los modernos pueden disponer de ambas, por lo que vamos a explicar en qué consisten.

La conexión de 5 GHz, la más avanzada, tiene una señal más fuerte y aporta una alta velocidad de conexión, pero por otro lado sus ondas tienen un rango más limitado. La conexión de 2,4 GHz es considerablemente más lenta, pero al contrario que la anterior, su alcance es mayor, llegando a más lugares del hogar. Con esta información solo queda escoger según tus preferencias.

El plan B, los PLC

Los PLC son dispositivos muy útiles a la hora de ampliar la eficacia de un rúter, ya que se conectan a un enchufe y a través de la propia red eléctrica se convierten en un nuevo punto WiFi al que conectarse. Estos aparatos son ideales para zonas del hogar que tengan una muy mala cobertura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios