www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Bernardo Atxaga: Casas y tumbas

domingo 07 de junio de 2020, 19:27h
Bernardo Atxaga: Casas y tumbas

Traducción de Bernardo Atxaga y Garikano Iruretagoy. Alfaguara. Barcelona, 2020. 424 páginas. 20 €. Libro electrónico: 9, 99 €. El escritor vasco ha confesado que dice adiós a la novela con este título, de tintes autobiográficos, que compila todo su particular universo. Por Miguel Suárez

Bajo el seudónimo de Bernardo Atxaga (Asteasu, Guipúzcoa, 1951) –su nombre es Joseba Irazu Garmendia-, el escritor vasco ha ido construyendo una obra sólida y muy personal, escrita en euskera y traducida al español, en varias ocasiones por él mismo, y asimismo a otros idiomas, que le ha valido un amplio reconocimiento de lectores y crítica. Cultivador de prácticamente todos los géneros, su producción ha obtenido diversos galardones como el Euskadi de Literatura, el Nacional de Narrativa, el de la Crítica, y el Nacional de las Letras, entre otros. Antes de dedicarse en exclusividad a la literatura, a comienzos de la década de los ochenta del pasado siglo, se licenció en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao –a donde se trasladó precisamente para cursar estudios superiores-, Atxaga ejerció varios trabajos como, entre otros, profesor de euskera, guionista radiofónico y librero.

Quizá entre sus títulos cabe recordar especialmente su ambicioso Obabakoak, formado por veintiséis relatos que pueden leerse de manera independiente y, a la vez, componen una propuesta única. Nos trasladan a un mundo mágico y mítico, ubicado en Obaba, una localidad vasca inventada, que se inscribe en la larga tradición de los territorios míticos –la Región de Juan Benet, la Celama de Luis Mateo Díez, el Macondo de García Márquez, el Comala de Juan Rulfo...-y por donde transitan curiosas criaturas como ese profesor de geografía que mantiene una relación amorosa únicamente epistolar. Obabakoak fue llevado al cine por Montxo Armendáriz, al igual que Fernando Bernués trasladó a la gran pantalla El hijo del acordionista, una de sus novelas más celebradas.

Ahora nos llega Etxeak eta Hilobiak (Casas y tumbas), obra con la que Atxaga ha anunciado que se retira de la novela. Esperemos que no sea así -Atxaga ha dejado abierta la puerta., pero si lo fuera, Casas y tumbas es un más que digno final, compilando de alguna manera todo su universo en este título. Casas y tumbas incluye seis historias que, como en el caso de Obabakoak, tienen cada uno autonomía, y, paralelamente, componen un conjunto. Atxaga ha explicado que la idea central sobre la que descansa Casas y tumbas es que “la vida discurre como hilos de agua entre las piedras”.

En efecto, la metáfora resulta acertada, pues la novela está llena de sutileza. No es aquí Obaba el escenario, aunque no abandona el País Vasco, lugar habitual, excepto en Días de Nevada, y en Siete casas en Francia. En su nueva novela, será en Ugarte en donde Atxaga levanta la narración -que encierra numerosos elementos autobiográficos, como se nos confiesa en el propio epílogo de la obra. En sus capítulos, se evoca una feliz infancia en el medio rural, el paso por la mili, conflictos en el País Vasco en los años de plomo, momento en el que se entremezclan personajes reales y ficticios, o el doloroso episodio, cañamazo de la última historia, que rememora el dolor ante la enfermedad de una hija y la terrible posibilidad de perderla. Una escritura morosa y llena de elementos poéticos, de esa lírica tan personal de Atxaga, para disfrutar con calma.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios