www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Los políticos populistas que se burlaron del coronavirus

miércoles 08 de julio de 2020, 13:21h
El extremismo político, que ahora se llama populismo, actúa igual de sectariamente ya sea de izquierdas o de derechas. El coronavirus es el último ejemplo y Jair Bolsonaro, la última víctima. Donald Trump, Boris Johnson y el Gobierno español también se burlaron del peligro de la pandemia y, de momento, solo el presidente de Estados Unidos ha logrado esquivarlo personalmente. Los demás han terminado contagiándose en un bochornoso patinazo político.

El Gobierno español inauguró la patochada de considerarlo una “simple gripe” que no nos iba a afectar, como declaró Fernando Simón. Entonces, no era necesario tomar medidas ni mucho menos usar las mascarillas. Y, ahora, salvo Pedro Sánchez, ya nadie discute que la celebración de las manifestaciones del 8-M fue el motivo de que el Gobierno retrasara tomar las medidas para frenar la expansión; retraso que, sin duda, aceleró la propagación del covid-19. Medio Gobierno se infectó en las concentraciones feministas y la vicepresidenta primera tuvo que ser hospitalizada. Y aún, el presidente tiene la desfachatez de alardear de haber salvado nada menos que 450.000 vidas.

También Boris Johnson se mofó del enorme peligro de la pandemia que ya se extendía por parte de Asia y de media Europa. Se negó a tomar las medidas adecuadas y él mismo se exhibía en público sin mascarilla. Al final, contrajo el virus y tuvo que ordenar el confinamiento de los británicos. Todavía no se ha recuperado del ridículo político que protagonizó.

Ahora le ha tocado el turno a Jail Bolsonaro, el mayor negacionista del mundo, el más fanfarrón y que, al final, ha caído en su propia trampa despreciando el uso de las mascarillas y evitando tomar medida alguna para evitar la expansión de la pandemia en su país. Incluso después de reconocer que ha contraído la enfermedad se ha negado a usar la masacrilla, porque dice que le molesta.

La nueva ola populista que ha invadido el mundo es letal para la estabilidad política, para el crecimiento económico y, en muchos casos, para la democracia y la libertad. Y con el coronavirus, también ha quedado demostrado que es perjudicial para la salud. Donald Trump, Boris Johnson, Jail Bolsonaro y Pedro Sánchez son una suerte de iluminados que creen tener siempre razón, aunque rara vez la tienen. Pero el sectarismo populista les nubla la mente. Por eso, el coronavirus se ha cebado con los países que gobiernan.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

2 comentarios