www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Vuelta a Burgos. Iván Sosa gana en Neila y la perla Evenepoel es campeón

Vuelta a Burgos. Iván Sosa gana en Neila y la perla Evenepoel es campeón
Ampliar
sábado 01 de agosto de 2020, 20:52h
El colombiano ganó a los mejores escaladores en la última etapa.

Para el deporte español y, sobre todo, para el ciclismo era trascendental que la disputa de la Vuelta a Burgos saliera bien. Sin complicaciones derivadas del coronavirus que está rebrotando en territorio nacional con preocupante fuerza. Porque la prueba burgalesa fue escogida por la UCI como la primera de importante en subir el telón de la temporada ciclista que quedó congelada. Porque el éxito de esta competición tranquilizaría a los patrocinadores y a los organizadores del resto del hacinado calendario de 2020.

Y salió todo redondo. La organización del evento castellano pude recibir orgullosa la enhorabuena. Funcionó la 'burbuja' y las medidas tomadas para que ningún ciclista o miembro de los equipos desplazados estuviera expuesto a un inoportuno contagio por Covid-19. El resultado fue excepcional en este sentido, tras una estructura de cinco etapas nada sencilla de llevar a término.

En el colofón al anhelado renacer de la fiesta ciclista triunfarían Iván Ramiro Sosa y Remco Evenepoel (Deceuninck Quick Step). El colombiano se impuso en la etapa final, con llegada en la impresionante subida a las Lagunas de Neila. Se trató para este escalador de su tercer entorchado consecutivo en este final en alto. Experimentado de sobra, se guardó su estocada para los últimos 600 metros.

La perla belga, Evenepoel, llegaría a meta en tercera posición pero le bastó para aguantar el liderato en la clasificación general y proclamarse campeón. Mikel Landa le apretó con todo en las rampas burgalesas, pero el ciclista alavés hubo de conformarse con una segunda plaza en el podio definitivo que, por otro lado, le vale para ir tomando temperatura a su estado de forma. Dentro de la aproximación al Tour de Francia, su gran objetivo.

El relato de esta postrera jornada vería fracturada la paz del pelotón con celeridad. Hasta doce corredores conformarían el intento precoz de fuga. Ben O'Connor (NTT Pro Cycling Team), Simone Velasco (Grazprom Rusvelo), Lionel Timiniaux (Bingoal WB) y Alessandra Fancellu (Kometa) serían los que acabarían por soltarse con mayor consistencia. Y se les añadirían Matteo Trentin (CCC Team), Max Richeze (UAE Teams Emirates) y Nikita Stalnov (Astana).

Por detrás se puso al mando el Burgos BH, que trabajó para que el pelotón neutralizara el movimiento en sólo cinco kilómetros. Pero esta maniobra del conjunto local no marcaría el devenir de la cita. Rápido volverían las hostilidades y se escaparían Simone Velasco, Attila Valter (CCC Team), Juan Felipe Osorio (Burgos BH), Jon Irisari (Caja Rural) y Riccardo Minali (Nippo Delko Provence). Con Laurens Huys (Bongoal WB), Zhandos Bizhigitov (Astana) y Jetse Bol (Burgos BH) adheridos más tarde.

Mas serían absorbidos por el gran grupo en el kilómetro 27. Y en ese nuevo escenario brotaría la aceleración de Daniel Navarro (Israel Startup Nation), Ángel Madrazo (Burgos BH), Arjen Livyns (Bingoal WB) y Delio Fernández (Nippo Delko). Gotzon Martín, que estaba urgido por sumar puntos en los puertos para mantener el maillot de la montaña, saltaría poco después, con Joel Nicolau (Caja Rural) y Alejando Ropero (Kometa) a su estela.

Esta fuga, la del día, se trabajaría hasta seis minutos de colchón. Pero no les llegaría el fuelle a sus integrantes para pasar los primeros puertos del Alto del Cerro y del Alto de Collado de Vilviestre (ambos de tercera categoría) y seguir sosteniendo semejante ventaja. El pelotón presionaría al máximo a una escapada tocada y Ángel Madrazo (Burgos BH) sería el único que aguantó. Su gallardía le extendería el protagonismo hasta que restaban 10 kilómetros para meta.

El reagrupamiento definitivo activaría al Bahrein McLaren de Mikel Landa. El alavés tenía a sus compañeros listos para erosionar el liderato de Evenepoel, mas el prometedor belga dispondría de la protección del imperial Deceuninck Quick Step. Esa batalla entre escuadrones daría paso al ataque desde abajo, valiente, de Landa. Mas le faltaron piernas al ex de Movistar y se le unieron Evenepoel, Sosa y Chaves.

El cuarteto duraría hasta que al cafetero del Mitchelton Scott se le apagó la frescura. Chaves cedió terreno y el Deceuninck todavía encontraría un as más en la manga. Joao Almeida se exprimió para ayudar a un Evenepoel que pecaría de novato. El belga se sintió tan fuerte que no esperó a su gregario y cambió el ritmo, ambicioso. En un movimiento que no rompería a nadie y sí propulsó el terrible acelerón de Sosa, ganador impecable. Landa se quedó sin margen de maniobra y Evenepoel, que cedió dos segundos, alzó los brazos.

"Ha sido de largo un inicio de temporada perfecto para mí", proclamó el belga. A sus 20 años confesó lo siguiente: "Me ha costado mucho llegar hasta a arriba, pero la actitud era que mis rivales no cogiesen distancia y tener a Mikel Landa siempre cerca". "Llevo dos días pensando en esta jornada y ha sido todo genial. Todo el día ha estado trabajando el equipo al frente y la clave ha sido poner especial atención en no tomar ningún peligro", resumió. Landa, por su parte, advirtió: "Hay que aprovechar ahora, antes de que los jóvenes sumen experiencia". Para él, en Burgos, no ha funcionado esa estrategia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios