www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

ATP. La política enfrenta a Novak Djokovic con Rafa Nadal y Federer

ATP. La política enfrenta a Novak Djokovic con Rafa Nadal y Federer
domingo 30 de agosto de 2020, 23:52h
El serbio quiere liderar una revolución entre los jugadores que no secundan los otros dos astros del circuito.

Este sábado se disputó la final del Masters 1.000 de Cincinnati, la primera gran cita del regreso del tenis tras el parón provocado por el Covid-19. La federación estadounidense se empeñó en mantener estas fechas, a pesar del importante número de bajas, y el torneo se completó con éxito desde el prisma sanitario. Ganó Novak Djokovic, quien remontó ante Milos Raonic para acabar alzando el trofeo. Y ampliando a 23 su racha de victorias consecutivas. No ha perdido en este 2020.

Pero en Nueva York también se estaba jugando parte del futuro del este deporte. Porque el número uno del mundo ha sacado a flote su intención de generar una revolución en la ATP. La primera decisión tomada es la que renunciar a su cargo de presidente del consejo de jugadores -cargo que ocupaba desde 2016-; el segundo, crear una asociación paralela, que rivalice con la asociación oficial y sirva para conseguir que los jugadores más modestos gocen de mejoras salariales. En especial en los Grand Slams.

El bombazo cayó como tal. 'Nole' ha compartido su sensación: se puede conseguir más beneficios para el común de los tenistas desde fuera del sistema. Así que se ha declarado en cierta rebeldía. Es conocedor de la gran importancia que en la ATP tiene el criterio de los torneos y las federaciones. En ese sentido, piensa que si se gana la voluntad de esas esferas por medio de su propia asociación alcanzará el objetivo que pretende. De hecho, la maniobra comenzó en enero, mes en el que ofreció los servicios de alguno de los abogados más reputados del planeta para que se negociara una subida en los premios de los Grand Slams. Lo pagaba él de su bolsillo.

Según el diario The New York Times, le han seguido como escuderos John Isner y Vasek Pospisil. Jugadores que eran miembros del consejo del circuito masculino y que habrían sido forzados a abandonar la asociación. "Después de dos años en el consejo de jugadores de la ATP, renuncio a mi posición como representante de los jugadores que ocupan del puesto 51º al 100º en el ránking", avanzaba en una nota explosiva.

"Se ha convertido en algo muy claro que con la actual estructura de la ATP es muy difícil, si no imposible, tener un impacto significativo en alguna de las decisiones importantes que se toman sobre nuestro tour (de partidos). Estoy orgulloso de decir que siempre he luchado por lo que he pensado que era lo correcto y que nunca he comprometido mi integridad al hacerlo. Mi única misión en el consejo era representar a mis colegas y estoy orgulloso de haberlo hecho con lo mejor que he podido. Me voy con la cabeza alta", argumentó en su alegato. Levantando una polvareda sensacional.

Rafael Nadal y Roger Federer, que han estado peleando por que se acercase la unión entre la ATP y la WTA (los circuitos masculino y femenino), con el fin de equiparar las condiciones de ambos géneros, se han encontrado con esto. Y, como no podía ser de otro modo, han reaccionado con la contundencia del que se siente incomprendido por el otro gran referente del tenis. Porque se ha generado una división que se expresa en los diferentes chats de jugadores internos creados tras este cisma. No todos los tenistas reciben la información correcta a estas alturas.

"El mundo vive una situación difícil y complicada. Personalmente creo que son tiempos para estar tranquilos y trabajar todos juntos en la misma dirección. Es hora de la unidad, no de la separación. Son momentos en los que se pueden conseguir grandes cosas siempre que el mundo del tenis esté unido. Todos, jugadores, torneos y órganos de gobierno tenemos que trabajar juntos. Tenemos un problema mayor y la separación y la desunión definitivamente no es la solución", reflexionó Nadal en redes sociales.

Y el legendario icono de Basilea escribió en Twitter lo siguiente: "Estoy de acuerdo con Nadal. Son tiempos inciertos y desafiantes, pero creo que es fundamental para nosotros estar unidos como jugadores y como deporte para allanar el mejor camino a seguir". Tanto el balear como el suizo han quedado como miembros del consejo de jugadores de la ATP, junto a nombres como Kevin Anderson, Yen-Hsun Lu, Jürgen Melzer y Bruno Soares. Pero no cuentan con el apoyo de gran parte de los tenistas que viajan en los puestos más bajos del ránking, deportistas que se sienten muy desprotegidos por las estrellas y la propia asociación profesional de tenis.

Andrea Gaudenzi, presidente de la ATP, respondió a Djokovic en cuanto que supo de su espantada y de la intención de generar una asociación que rivalice con la suya. "La conversaciones en torno a la creación de una asociación de jugadores independiente han estado circulando durante algún tiempo y esperamos que este texto ayude a aportar algo de contexto a este asunto. Mientras que respetamos todo lo que consideren los jugadores, desde sus puntos de vista, no creemos que sea lo mejor para ellos que existan a la vez la asociación de jugadores de la ATP y otra independiente", advirtió.

"Con esta idea en mente, instamos a cualquier jugador que piense de este modo (en la necesidad de seguir a Djokovic) y que posean cargos en el consejo de jugadores de la ATP para que reconsideren sus posturas con efecto inmediato", completó Gaudenzi en su amenaza. Y el emblema de Belgrado se llevó con él a los mencionados escuderos y a una importante porción de la masa social que componen los peores clasificados en el ránking. La trascendencia de su fuga ha empujado a la WTA, ITF, Abierto de Australia, Ronald Garros, Wimbledon y US Open a secundar públicamente el alegato de Gaudenzi y su ATP.

Tras ganar el Masters 1.000 de Cincinnati, Djokovic compareció. Y se pronunció sobre el huracán prendido. "Me gustaría tener el apoyo de Nadal y Federer, pero entiendo que opinen que no es el mejor momento para crear un sindicato nuevo. Para mí el momento siempre es bueno. Llevamos 20 años esperando algo así", defendió, en referencia a las críticas recibidas por plantear este cisma justo ahora, siendo que el tenis es uno de los deportes más perjudicados por la pandemia (ha estado parado desde marzo hasta agosto).

"No se trata de ningún boicot a nadie. Ni tampoco es un circuito paralelo. Tenemos todo el derecho del mundo a formar una asociación", zanjó Novak, quien también se ha apuntado a Sam Querrey. Atrás han quedado todas las polémicas que protagonizó en torno al Covid-19 (se escapó de California mientras que los jugadores consensuaban si competían o no y formó un torneo y una fiesta, sin medidas de seguridad, que acabo por generar un brote de contagios). Se prepara una guerra que coloca a Djokovic en una posición histórica. También fuera de las canchas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios