www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTÉRIL DEBATE

jueves 29 de octubre de 2020, 11:39h
La ausencia del presidente del Gobierno durante el debate parlamentario acrecentó su esterilidad en el Congreso...

La ausencia del presidente del Gobierno durante el debate parlamentario acrecentó su esterilidad en el Congreso de los Diputados. Tanto Pablo Casado, como Santiago Abascal, como Inés Arrimadas, como Rufián y las intervenciones de los grupos menores fueron un ejemplo del estéril debate al que asistió, atónito, el pueblo español.

Cada uno desgranó sus manidas argumentaciones sin añadir nada constructivo, así que Salvador Illa lo tuvo fácil para mantener el deseo del César de confinar a los españoles. Pedro Sánchez dijo: “Ahí queda eso”. Y eso fue la camelancia de un debate que a nada conducía. Una vez más los partidos políticos defendieron sus posiciones partidistas al margen del interés general.

Con algunas veladuras, Pedro Sánchez consiguió del Congreso de los Diputados lo que se proponía y se encontró con el no de Vox y con la abstención del Partido Popular. El no de Vox se acompaña con un recurso al Tribunal Constitucional.

Sin ideas constructivas, sin soluciones razonables, sin propuestas adecuadas, los partidos políticos se conformaron con respaldar, salvo algunas veladuras, los propósitos del César ausente.

Una vergüenza, sí. Una vergüenza sin paliativos. Pedro Sánchez ha endosado a las comunidades autónomas la solución de un problema especialmente complejo que exigía el mando único nacional, un mando único decidido y contundente. Algunas veces he dicho, y lo repito ahora: el peor gobierno para la peor situación.