www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

El favor involuntario de Rufián a Ayuso y Casado

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 01 de diciembre de 2020, 19:56h

No creo estar muy equivocado si afirmo, casi con rotundidad, que a nadie le gusta pagar impuestos. Usted dirá. Todos podemos entender su necesidad en una mayor o menor medida o la conveniencia de que todo el mundo aporte lo que le corresponde en función de sus rentas, pero coincidirán conmigo en que pagar tributos no es del agrado de un porcentaje muy elevado de ciudadanos.

El Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias está obligado a defender el ataque de rabia de ERC contra Madrid y los madrileños, en general, y contra su Gobierno regional, en particular, a cuenta de la rebaja de impuestos en esta comunidad. Hay que contentar a los independentistas, están atados por la falta de mayoría en el Congreso. Su sumisión es total.

Pero esta embestida irracional del separatismo catalán a la Comunidad que dirige Isabel Díaz Ayuso, como sabe todo el mundo, del PP (ese es el problema), puede tener un efecto contrario al deseado por el PSOE y Podemos. Por un lado, la ofensiva puede suponer la victoria por mayoría absoluta de la regidora ‘popular’ para las próximas elecciones.

El madrileño no va a dejar que una formación política que quiere la destrucción de la España que conocemos imponga sus normas. No está dispuesto a aceptar la tutela y autoritarismo de un Gobierno “vendido” a los caprichos de los independentistas porque todo el mundo entiende que un empresario catalán o valenciano o andaluz no quiere que le suban los impuestos a Madrid, quiere que se los bajen a él.

No hay noticia a día de hoy de la comparecencia de alguna de las mentes lúcidas del progresismo español de izquierdas para explicar el fenómeno económico que supone comprobar que cuántos más impuestos se cobran en España hay más pobreza. Por esto, Gabriel Rufián puede haber hecho un gran favor a Ayuso y al PP nacional sin quererlo.

Porque además, efectivamente, gracias al portavoz republicano sabemos ahora que los madrileños viven legalmente en un “paraíso fiscal” envidiable y que eso no es así en otras comunidades autónomas, donde sus dirigentes sangran a sus paisanos con muchísimas más tasas e impuestos. También hemos conocido gracias al odio probado de ERC por Madrid el esfuerzo que eso supone para la administración madrileña y el valor que eso reporta para la región, amén del mérito de aguantar constantemente la envestida de la izquierda política y mediática por dar a los madrileños más libertad.

Y digo yo: ¿Qué prefiere un catalán, por citar a la comunidad en la que gobierna ERC, pagar más impuestos o menos? ¿Dónde prefieren el catalán, el vasco y el gallego o el madrileño o valenciano o andaluz su dinero, en el bolsillo o en las arcas públicas para pública gestión?

La respuesta es tan clara como la demagogia de mi pregunta por evidente y previsible. Y es que nadie se levanta temprano y gustoso para trabajar y pagar impuestos para que unos gobernantes digan qué cantidad va a incrementar sus salarios o cuánto, por ejemplo, se destina para solidaridad con un país vecino que no tiene dinero para vacunas contra la covid pero sí para gastar 765 millones de dólares en la compra de misiles aire-aire de alcance medio.

Por otra parte, al PP que piensa y discurre desde la calle Génova de Madrid, le puede venir muy bien para dejar más claro de lo que habitualmente ya se entiende, que los liberales bajan impuestos y los partidos de izquierdas tienen una obsesión enfermiza con subirlos porque está comprobado históricamente que no saben gobernar de otra manera.

Así, Pablo Casado puede sacar provecho del enfrentamiento que mantienen desde hace meses el Gobierno central con la Comunidad de Madrid al respecto de cómo mantener a raya el aumento de contagios por coronavirus y, recientemente, por esa manía socialista (ahora también republicana y separatista, curiosamente) de subir impuestos.

La última palabra, obviamente, la tiene el ciudadano de a pie, el que tiene que pagar esos impuestos con los que saca pecho cuando algo indigna. Su voto es lo que marca la diferencia al final para que gobierne el que gasta mal con muchos impuestos y el que sabe gestionar con menos tributos.

¿Usted dónde prefiere vivir?

Javier Cámara

Redactor Jefe de El Imparcial

JAVIER CÁMARA es periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+

1 comentarios