www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

Zapatero y Venezuela y Ábalos y Delcy y unas maletas…

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 08 de diciembre de 2020, 18:59h

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no fue original ni acertó a la hora de vaticinar cuál sería su ocupación una vez abandonara el complejo de La Moncloa. En un impostado alarde de insólita extravagancia, dijo que le gustaría dedicarse a “supervisar nubes”, para sorpresa de propios y extraños, pero el inusitado anuncio es en realidad una cita del escritor y periodista Ramón Gómez de la Serna, que dijo: “El mejor destino es el de supervisor de nubes acostado en una hamaca y mirando al cielo”.

Tampoco anduvo Zapatero acertado en el vaticinio sobre su ocupación para después de la Presidencia porque lejos de dejarnos a todos tranquilos, en especial a los venezolanos, le dio por erigirse en defensor de las causas perdidas y autonombrarse mediador entre una dictadura y el mundo civilizado. No solo fue el peor presidente del Gobierno de la Historia de la Democracia española hasta que llegó Pedro Sánchez, sino que ahora se ha convertido en el peor expresidente del Gobierno. Veremos si la rivalidad con el socio de Pablo Iglesias se mantiene más pronto que tarde.

Lo último, defender lo indefendible. Venezuela sufre, una vez más, la tiranía de un dictador que miente y engaña a su pueblo y nuestro expresidente del Gobierno de España, que así se le conoce en el todo el mundo, le defiende, le justifica, le blanquea. Vergüenza patria. Desastre para la imagen de un país acorralado entre los desvaríos del presidente del Gobierno, que condena el régimen pero con la boca pequeña, que aplaude más que censura la actuación de Nicolás Maduro con el pueblo venezolano, y su exjefe socialista del Ejecutivo.

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, aseguraba que el mensaje de Rodríguez Zapatero sobre Venezuela “ni interfiere ni molesta en la Unión Europea”. En fin, la ministra también miente porque los Veintisiete han pedido la celebración en Venezuela de elecciones legislativas y presidenciales “creíbles, inclusivas y transparentes”, se negaron a reconocer el resultado de los comicios debido a que se hicieron sin “respeto al pluralismo político”, además de hacerlo, han dicho, en un contexto de “descalificación y persecución de los líderes de la oposición”.

El Gobierno dice que el aval de Zapatero a las elecciones en Venezuela no molestan, pero el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, también español y también socialista, señaló que la UE no reconocerá a la nueva Asamblea Nacional cuando inicie su mandato el próximo 5 de enero.

Más claro… lo más bonito que han dicho en todo el mundo más de 50 países, se puede resumir en: “falta de legitimidad”, “elecciones fraudulentas”, “farsa”, “ni libres ni justas” o que el proceso “no fue llevado a cabo en conformidad con los principios y valores democráticos”.

Pero pese a que los resultados oficiales que da el Gobierno muestran una abstención del 70%, para el jefe de campaña de Maduro “ha sido una gigantesca victoria de las fuerzas de la revolución venezolana”. Lo curioso es que el dato, desastroso por donde se mire, ridículo para dar legitimidad a cualquier resultado, es oficial, es decir, el que aporta el propio equipo de Nicolás Maduro. ¿Se imaginan el dato verdadero? Y eso que la coacción, palmaria, que se ve no molesta al Gobierno de España, es que el que no votaba no comía…

Un fraude de elecciones en un país en ruina con un caos de sociedad, una desgracia de Gobierno y el expresidente del Gobierno español pide a la Unión Europea que reflexione sobre su postura respecto a Venezuela y se posiciona del lado del chavismo, régimen que ha sido señalado por varias organizaciones internacionales por cometer crímenes y otros delitos. ¿A alguien le sorprende que el jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, haya acusado a Zapatero de ser cómplice de violación de derechos humanos?

El Gobierno de Maduro ha amenazado al pueblo de Venezuela y le ha hecho trampas en unas elecciones no democráticas. Lo ve todo el mundo menos Cuba, que se debe a su petróleo, y Rusia, que quiere llevar siempre la contraria a Occidente por estrategia geopolítica, además del ala bolivariana del Gobierno de coalición de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en España. Pero, ¿por qué?

¿Será que los intereses del Gobierno de Sánchez e Iglesias y Ábalos también pasan por ese dineral expoliado al pueblo venezolano? ¿Tendrán algo que ver las misteriosas maletas que acompañaban a la número dos de Maduro, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto de Madrid un día entresemana sin aviso y de madrugada? ¿Sabremos algún día la razón de tanta cortesía y oscurantismo por parte del ministro de Fomento que mintió varias veces al contar su versión de los hechos?

La vicepresidenta venezolana incumple los acuerdos europeos, pero no es delito. Lo dice el Supremo. Ábalos se libra. ¡Qué suerte o qué casualidad! Y mientras, Pablo Iglesias se parte de la risa…

Javier Cámara

Redactor Jefe de El Imparcial

JAVIER CÁMARA es periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (14)    No(0)

+

0 comentarios