www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

HISTORIA

Flandes y los tercios españoles: al descubierto su vida cotidiana y su organización interna

Flandes y los tercios españoles: al descubierto su vida cotidiana y su organización interna
Ampliar
jueves 10 de diciembre de 2020, 13:27h

Juan Víctor Carboneras, presidente de la asociación 31 Enero Tercios, desvela en su libro España, mi Natura. Vida, honor y gloria en los tercios la vida cotidana de los soldados integrantes de los tercios que defendieron los intereses de la Monarquía Hispánica allí donde fueron enviados.

"Estas unidades representaron la mayor expresión de la organización militar de la corona española, pasando a ser una de las infanterías que marcaron el devenir de la historia universal, y en cuyas manos estuvo la defensa de gran parte de los territorios en posesión de los Austrias", explica la editorial Edaf en un comunicado.

La monarquía reclutaba hombres en España, los mandaba a Italia, donde eran adiestrados en la milicia, y después los llevaba a Flandes para combatir. La realidad cotidiana de estos hombres, desde su nacimiento hasta su muerte, dentro y fuera del campo de batalla, es ahora objeto de análisis por parte de Carboneras, quien desvela detalles sobre cómo era su relación con sus compatriotas, de qué se componía su dieta o cuáles eras las razones y motivaciones que los llevaban al combate.

Presidente y fundador de la asociación 31 Enero Tercios, integrada por colectivos, historiadores y aficionados que tienen como objetivo común acercar la figura de los tercios a la sociedad y poner en valor su papel en la historia, el autor explica que cuando los tercios se desplazaban, se convertían en un ejército en marcha donde no solo había militares, también los acompañaban un gran número de civiles, que, junto a los caballos y otro tipo de animales, eran necesarios para transportar la impedimenta y dar apoyo logístico a los soldados.

La cámara era la vivienda compuesta por los soldados que dormían juntos, lo que desarrollaba lazos de respeto y fraternidad. En su transporte hacia Italia en galeras, los soldados vivían el gran problema del espacio. La gente embarcada era mucha, y a ella había que sumarle pertenencias y provisiones. Esto suponía un sufrimiento continuo. También era conflictiva la falta de dinero, que era frecuente y por ello estallaban los motines.

Una de las mayores proezas logísticas fue la existencia de la ruta histórica del Camino Español en la que el ejército se dividía en varias partes, con la intención de ir más rápido. De este modo, se formaban tres divisiones tradicionales: vanguardia, grueso del ejército y retaguardia. Cada parte seguía a la otra en intervalos de uno o pocos días de marcha.

Frente a la creencia popular, los tercios fueron adaptándose a los tiempos e implementaron innovaciones técnicas que les llevaron a ganar batallas: "Un gran ejemplo de ello es el asedio a Amberes, liderado por Alejandro Farnesio, que comenzó en 1584. Para acabar con las tropas rebeldes, el ejército de la Monarquía Hispánica ideó un puente de grandes dimensiones con el que cortaba las comunicaciones de un posible socorro y se facilitaba el ataque de los soldados españoles".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+
0 comentarios