www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Alicia Giménez Bartlett: Sin muertos

domingo 03 de enero de 2021, 15:35h
Alicia Giménez Bartlett: Sin muertos

Destino. Barcelona, 2020. 380 páginas. 17,95 €. Libro electrónico: 9,49 €

Por Daniel González Irala

Concebida como un alto en el camino dentro de las peripecias como agente de Policía de la inspectora Petra Delicado (que también participa junto con Fermín Garzón en Ritos de muerte, Día de perros, Mensajeros en la oscuridad, Muertos de papel, Serpientes en el paraíso, Un barco cargado de arroz, Nido vacío, El silencio de los claustros, Nadie quiere saber, Crímenes que no olvidaré y Mi querido asesino en serie) es esta una novela más que entretenida, que parte de la reclusión, tras su tercer matrimonio (esta vez con un arquitecto con hijos llamado Marcos) en un convento donde trata de ajustar cuentas con todo pasado vivido, que incluye su infancia en una familia con dos hermanas más y sobre todo su concepción del amor, la aventura y el riesgo, o el trabajo, el sexo, … todo ello divirtiendo al lector a través de un personaje muy bien construido, con ramalazos vitales auténticos y que hará disfrutar no sólo a las feministas de nuevo cuño.

Su primera declaración de intenciones la hace Petra respecto de su madre (“el amor inicial del que fui objeto, una auténtica oleada, tuve que pagarlo durante años”), una figura que se desgarra entre tres hermanas de manera diferente. Y es que “tal y como suele suceder en la vida, o lo que aprendes no te sirve para nada, o crees haber aprendido algo y no es verdad”. Petra descubre así que el sexo opuesto, muy confrontado en la época por temas religiosos, y aún hoy, no sólo no tiene nada de malo, sino que puede ser maravilloso. Una vez llega a la Universidad, siente atracción por las Humanidades, pero pronto serán sustituidas por el Derecho, debido a Hugo, su primer gran amor, que apenas le da para nada más.

Las aventuras y observaciones no acaban aquí, pues pronto necesita, como le pasará con otros hombres, ser infiel como “una constatación callada y oscura de que iba a cobrar lo que se me debía”. Un pasante de abogado, el cliente del superbufete de Hugo (Federico) o el posterior y simpatiquísimo Pepe, un tipo singular en sus reacciones, son sólo algunos ejemplos tras los que Petra trata de buscarse a sí misma, llegándolo a hacer también en la cuarta parte más desatinadamente con un tipo en el mismísimo mausoleo de Lenin.

Cortar con Hugo supone tomarse la vida cada vez más en serio o a lo bestia, y decide opositar a Policía, con el propósito de dar más acción a su vida; tras terminar la academia en Ávila, regresa a Barcelona y le fastidia tener que llevar sólo tareas burocráticas dentro de la comisaría, aspecto este que terminará cuando su amigo Garzón (al que los lectores de la serie estarán acostumbrados) le permita conocer la realidad de los sin techo o el verdadero rostro de los productores de pornografía en casos a resolver que aquí no se concretan más. Estar al cabo de la calle, le dará otra perspectiva.

Recuerda la prosa precisa y divertida de Giménez Bartlett a la del desaparecido Manuel Vázquez Montalbán, cuyo detective Pepe Carvalho, también fue llevado al cine y la televisión en varias series y películas. En el caso que nos ocupa, la serie sobre Petra Delicado fue trasladada a la pequeña pantalla, siendo interpretada por Ana Belén y Santiago Segura (en el papel de Fermín Garzón). No obstante, el origen literario que Giménez Bartlett sostiene de la serie, fue la lectura de La jota de corazones de Patricia Cornwell.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios