www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CHRISTIE'S

La pugna entre dos compradores eleva el precio de un retrato de Picasso a 103,4 millones de dólares

Femme assise près d'une fenêtre (Marie-Thérèse). Pablo Picasso.
Ampliar
Femme assise près d'une fenêtre (Marie-Thérèse). Pablo Picasso. (Foto: Christie's)
EL IMPARCIAL/Efe
viernes 14 de mayo de 2021, 09:06h

Un retrato pintado por Pablo Picasso de su musa y amante Marie-Thérèse Walter ha sido vendido en Nueva York por 103,4 millones de dólares, un precio muy por encima de su precio estimado, que había sido fijado en 46 millones de dólares.

En una puja organizada por Christie's, todas las miradas estaban puestas en este retrato monumental que se vio por última vez en público en una exposición en el Musée Picasso de París y la Tate Modern de Londres en 2017-2018.

Femme assise près d’une fenêtre (Marie-Thérèse), 30 October 1932 (1932) forma parte de una serie de retratos que Picasso pintó de su musa. Vanessa Fusco, codirectora del departamento de Arte del Siglo XX de Christie's, explica que la obra está fechada en 1932, un año clave en la trayectoria del artista pues "elaboró ​​un nuevo lenguaje pictórico para representar a su musa y amante" dando como resultado obras de corte entusiasta.

Una batalla de casi 20 minutos entre dos compradores elevó el precio de la obra a 103,4 millones de dólares. La primera puja de la pieza fue de 45 millones de dólares, que segundos después superó los 55 millones, para terminar en un precio de martillo de 90 millones, al que luego se le sumaron las tasas y los impuestos.

El astronómico precio se alcanzó tras 19 minutos de lucha entre dos compradores que comunicaban sus ofertas por teléfono a través de representantes de Christie's en Nueva York, y que incrementaban el monto sin prisa pero sin pausa.

El cuadro, de casi metro y medio de alto por 1,14 metros de ancho, está considerado como una obra excepcional de Picasso, ya que el español normalmente pintaba a Marie-Thérèse tumbada, desnuda, con los ojos cerrados y perdida en su propio pensamiento, en este aparece sentada sobre una silla negra cerca de una ventana.

Además, fue creado en 1932, uno de los años más productivos y más codiciados del artista: "Todo el mundo quiere una de sus obras de 1932", explicó a Efe Vanessa Fusco, la codirectora de la subasta de Arte del Siglo XX de este jueves de Christie's.

Pintado en Boisgeloup, Marie-Thérèse fue retratada por el pintor malagueño como una musa idolatrada que ahora reina como una deidad sobre el artista y su creación. "Picasso pinta a Marie-Thérèse como una diosa alada, una Nike moderna, su cabeza lunar, luminosa y escultural como tallada en mármol, y sin embargo su cuerpo sensual y suave, orbitando alrededor de su torso rojo ardiente", explica la casa de subastas, que añade que el artista "dejó que la influencia de su joven amante y la dicha en la que se encontraba llenaran su pintura".

Marie-Thérèse Walter y Picasso iniciaron su relación cuando ella tenía diecisiete años, en 1927. El pintor y su musa estuvieron juntos hasta hasta 1940 y fruto de su relación nació su hija Maya, en 1935. Según explica el Museo Picasso de Barcelona, "los retratos de Marie-Thérèse, tan disímiles, son la evocación de una personalidad compleja y cambiante, por lo que a medida que Picasso avanzaba y profundizaba en su conocimiento de esta mujer, ella adquiría años y experiencia, y se volvía más difícil hacerla encajar en una fórmula plástica coherente".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios