www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. Doncic, desatado: espectáculo, récords y puñetazo en la entrepierna

NBA. Doncic, desatado: espectáculo, récords y puñetazo en la entrepierna
Ampliar
lunes 10 de mayo de 2021, 10:32h
El esloveno sigue batiendo marcas históricas, pero su intensidad a veces se pasa de frenada.

Para enumerar todos los récords de precocidad que ha roto ya Luka Doncic desde que llegó a la NBA, se está empezando a tardar bastante. La comodidad con la que compite la perla eslovena de 22 años en la élite del baloncesto estadounidense sorprendió en su curso como novato, pero a estas alturas ha quedado claro entre los analistas locales que el que fuera astro del Real Madrid disfruta de talento y rendimiento como para pelear por proclamarse MVP en un futuro próximo.

De camino a ser reconocido como el mejor jugador del planeta, el referente de los Dallas Mavericks sigue amontonando actuaciones sobresalientes. En el presente se encuentra liderando a sus compañeros en la carrera para entrar en los playoffs en el mejor puesto posible. Rivalizando con Los Angeles Lakers en esta altura del calendario. El objetivo, dado el crecimiento constante del base europeo, pasado por dar otro paso adelante con respeto a la aventura en la pasada postemporada.

Mas, en esa senda exigente, con toda la presión sobre sus hombros, Doncic está respondiendo. Hace dos días condujo a los tejanos a la victoria frente a los Cleveland Cavaliers, en una jornada en la que anotó 24 puntos y capturó ocho rebotes. Precisamente, con esa estadística se convirtió en el jugador que más rápido ha alcanzado los 5.000 puntos anotados en la historia de la liga estadounidense. Nadie ha tardado tan pocos partidos (194) para arribar y superar esa frontera.

Asimismo, se erigió en el cuarto más joven en llegar a ese monto. Sólo superado por LeBron James, Kevin Durant y Carmelo Anthony -todos ellos lo lograron con 21 años-. Y este lunes ha rubricado otro logro impresionante: ha repartido 1.500 asistencias. Esta muesca ilustre la añadió en el envite frente a la franquicia de Ohio, en un ejercicio de sólo 22 minutos en el que autografió 15 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias.

El motivo por el no compitió durante más tiempo, en el décimo triunfo de los 'Mavs' en sus doce últimos duelos, resulta exótico si se atiende a su actitud. En el primer pestañeo del tercer cuarto le asestó un golpe en la entrepierna a Colin Sexton. Los árbitros interpretaron el lance como una falta flagrante de tipo dos, hecho que conllevó la expulsión automática del esloveno.

Al término del encuentro, Doncic abordó lo ocurrido así: "Me ha sorprendido mucho porque fue sólo una jugada de baloncesto (...) Sabía que le había golpeado, pero no sabía dónde hasta que vi la repetición y no fue a propósito. Eso pasa mucho en los partidos y supongo que sólo éramos dos tipos luchando por un rebote". No dio crédito el excelso base a la penalización padecida por una acción que defendió como involuntaria.

Lo cierto es que la intensidad y el compromiso con el que afronta los partidos, harto de competir lejos de la lucha por la gloria, le ha empujado a llevar su liderazgo demasiado lejos en varias ocasiones. En esta campaña ya ha cometido 15 faltas técnicas, una cifra que le deja a una infracción más de ser sancionado por acumulación de este tipo de deslices. Sin duda, este es uno de los pocos problemas que arrastra en su irrupción en Estados Unidos. De hecho, uno de esos elementos a mejorar era la eficacia en el triple. Mas, ha pasado del 26% de anotación fijada en el inicio del año al actual 36%.

Cabe destacar en el pasado curso sumó 13 faltas técnicas, con lo que no resulta inaudita su fricción con las decisiones arbitrales. Pero sabe que ha de contenerse, pues a estas alturas del calendario no puede dejar a sus compañeros sin el referente. En medio de la frenética pugna por llegar a los playoffs lo más alto posible. "No os preocupéis. No me van a pitar ninguna técnica más", ha remarcado, antes de reconocer que ha de pulir ese matiz. "Me quejo demasiado y tengo que mantener la calma. No hablar con los árbitros. Con todas las emociones que tienen los partidos es difícil, pero, obviamente, tengo que parar (...) Es complicado para mí, por mi forma de jugar, pero me doy cuenta y tengo que trabajar en esto", zanjó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios