www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

WTA

La historia de Osaka que ha comprometido a la cúpula del tenis, Rafa Nadal incluido

La historia de Osaka que ha comprometido a la cúpula del tenis, Rafa Nadal incluido
Ampliar
jueves 03 de junio de 2021, 08:36h
La tenista japonesa ha abierto un amplio debate sobre la salud mental y el profesionalismo.

El pasado sábado saltaba la noticia: Naomi Osaka, doble campeona del Abierto de Australia y el US Open, se negaba a hablar a los medios de comunicación durante su participación en Roland Garros 2021. La actual número dos del ránking WTA, y una de las favoritas absolutas ante la disputa de cualquier gran torneo, razonó su decisión de este modo: "He pensado con frecuencia que la gente no tiene consideración con la salud mental de los atletas (...) He visto muchos vídeos de deportistas viniéndose abajo en una sala de prensa tras perder un partido".

"Creo que esa situación en su conjunto es como rematar a una persona que se ha caído y no entiendo las razones detrás de ello", expuso en sus redes sociales. Y añadió que "no tengo ningún motivo personal" relativo a su negativa de cara al campeonato parisino, acusando a los organismos que gestionan el tenis planetario y los 'majors' de "ignorar la salud mental de los atletas". En ese duro mensaje hacía oficial una voluntad que ya había susurrado con anterioridad. Y generó una polvareda sobresaliente, dentro y fuera del deporte de la raqueta.

Multitud de voces se pronunciaron, a favor de y contra de su postura. Y en esos análisis emergió uno contundente, el de los organizadores de los cuatro Grand Slams. Lanzaron una amenaza cristalina a la jugadora de 23 años en la que dejaban claro que atender a los medios es una obligación contractual. Si violaba este apartado sería objeto de sanción económica y deportiva. En resumen, podría ser expulsada del torneo francés que arrancó esta semana y, también, del resto de la élite que dispone el calendario tenístico.

Pues bien, la nipona se presentó en su debut y jugó sobre la tierra batida gala. Derrotó a Patricia Maria Tig por 4-6 y 7-6, resultado que evidenciaba sus vaivenes de concentración. Y se marchó sin ofrecer declaración alguna. De inmediato, los responsables de Roland Garros y el resto de los Grand Slams la penalizaron. Entendieron que con esa actitud se infringía el artículo III H del Código de Conducta acordado y le impusieron una multa de 12.300 euros. Y la advirtieron con una eventual "expulsión del torneo" y "multas sustanciales y suspensiones en otros Grand Slams". "La ira es una falta de compresión. El cambio incomoda a la gente", respondió la tenista.

En ese punto, con la polémica desatada del todo, Rafael Nadal y otras figuras del tenis ofrecieron su lectura de lo ocurrido. Como suele suceder, el mejor deportista español de la historia expuso su equilibrada interpretación, alegando que comprendía el parecer de Osaka al tiempo que entendía que hablar ante la prensa forma parte de la industria. Y resulta un factor fundamental en la dimensión financiera del deporte y de los contratos de los propios tenistas. Y a este segundo extremo opinativo se adhirieron gran parte de los colegas de la japonesa. Tanto del circuito masculino como femenino.

Así las cosas, Naomi tomó la directriz de abandonar el torneo francés. Este lunes anunció su retirada de esta manera: "Esta es una situación que nunca imaginé o pretendí cuando escribí hace unos días. Creo que lo mejor para el torneo, para otros jugadores y para mi bienestar es que me retire para que todo el mundo pueda centrarse de nuevo en el tenis que se desarrolla en París (...) No soy una oradora pública y sufro grandes ataques de ansiedad antes de hablar con los medios de comunicación".

"La verdad es que he sufrido largos episodios de depresión desde el US Open en 2018 (cuando ganó en la final a una enrabietada Serena Williams y padeció de lo lindo a la hora de dar un discurso como campeona) y me ha costado mucho lidiar con eso. Cualquiera que me conozca sabe que soy introvertida y se dará cuenta de que suelo usar auriculares, ya que eso ayuda a calmar mi ansiedad social", aclaró. Y subrayó que "me pongo muy nerviosa y me resulta estresante intentar involucrarme y dar las mejores respuestas que puedo".

Osaka, que argumentó que "aquí en París ya me sentía vulnerable y ansiosa, así que pensé que era mejor ejercitar el cuidado personal y omitir las conferencias de prensa", afirmó haber avisado en privado y con antelación a los organizadores del torneo, y confirmó que se va a tomar un lapso de descanso psicológico, alejada de las canchas de tenis profesionales.

Esa confesión removió las conciencias de más de un astro deportivo. Sobre todo, en Estados Unidos. El MVP y ganador de la NBA, Steph Curry abanderó el apoyo a la jugadora, resaltando que "nunca deberías tomar una decisión como esta, pero es muy impresionante tomar el camino correcto cuando los poderes no protegen a los suyos. Mis mayores respetos para Naomi Osaka". Incluso ha habido estrellas del baloncesto que han interrumpido su recorrido en los Playoffs para adherirse a la ola de respaldo. También lo hizo la leyenda del tenis Billie Jean King, que había atizado a la japonesa en días previos. Y la senadora demócrata por Nueva York Alexandra Ocasio-Cortez se mostró "orgullosa" de la valentía de Osaka.

Los dirigentes del Roland Garros se descubrieron de repente en una posición un tanto insensible. Y el presidente del ente organizador leyó, deprisa, esta nota: "En primer lugar, lamentamos y nos entristecemos por Naomi Osaka. Su retirada es un resultado lamentable. Le deseamos lo mejor y la recuperación más rápida posible, y esperamos verla nuevamente en nuestro torneo el próximo año. Como todos los demás Grand Slams, WTA, ATP e ITF, seguimos muy atentos al bienestar de todos los deportistas y estamos comprometidos en continuar mejorando todos los aspectos de la experiencia del jugador en nuestro torneo, incluso con los medios de comunicación".

La bomba ya estaba detonada. Y Novak Djokovic, número uno del mundo y precursor de una asociación de jugadores alternativa a la oficial, ha reforzado la opinión de Osaka. "La entiendo y empatizo con ella. Porque a menudo en mi carrera estuve un poco reñido con los medios. Sé cómo se siente y la apoyo. Creo que ella ha tenido mucho coraje por haber hecho eso (...) Ella es una marca muy importante para el tenis, así que tenemos que recuperarla", desglosó. Y reflexionó sobre la juventud de la tenista, que ha "crecido con las redes sociales" y, por tanto, no entienden el rol de los medios de comunicación como lo hace la generación del serbio. Porque, especifica, antes la prensa "era la única forma de comunicarnos con los fans".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios