www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

Roland Garros. Nadal habla de su jubilación y Alcaraz, de su primer día de gloria

Roland Garros. Nadal habla de su jubilación y Alcaraz, de su primer día de gloria
viernes 04 de junio de 2021, 09:48h
La jornada de tenis en París ha abierto las puertas del protagonismo para el joven murciano.

El deporte español disfrutó este jueves de las exhibiciones del pasado, presente y futuro del tenis. Rafael Nadal -35 años- y Carlos Alcaraz -18 años- comparecieron en sus respectivos compromisos de la segunda ronda de Roland Garros. Y arrasaron a sus rivales. Ofreciendo a los aficionados una estampa ilusionante, no sólo en lo relativo a la edición 2021 del Grand Slam galo. El rendimiento que ambos han asentado en lo que va de temporada permite augurar un horizonte saludable en lo que a las expectativas nacionales se refiere.

La leyenda balear cerró la fecha con una victoria ante el local Richard Gasquet por 6-0, 7-5 y 6-2. Tardó dos horas y 14 minutos en superar a uno de los oponentes iniciales de peso, tras haber debutando con un triunfo sencillo frente a Alexei Popyrin (6-3, 6-2 y 7-6). Así las cosas, el manacorí hubo de secarse el sudor y atender a los medios de comunicación que siguen la actualidad del afamado torneo. Aunque fueran las 23:45 horas.

En esa intervención ejecutó un repaso del encuentro y del incómodo horario nocturno, alegando que "el año pasado hacía mucho frío cuando jugué de noche, y hoy había mucha humedad, porque tenía que llover y no lo ha hecho". "Había bochorno y las condiciones eran pesadas, y jugar sin público es feo. Y, más aún, de noche. Pero al final juegas en una de las pistas más impresionantes del mundo y en un torneo muy importante para mí. Así que aunque no haya público y las condiciones no sean perfectas en ese sentido, es un partido muy importante y me lo tomo de esa manera", aclaró.

"Tampoco tenía mucho que hacer esta noche más que leer, ver una serie o jugar al parchís con el equipo, porque no puedo salir a cenar. Me gusta más jugar de día, en eso no hay ninguna duda, porque las condiciones me gustan más para mi juego y hay algo de público. Es más agradable y mejor para mí. Pero, más allá de eso, me adapto. Me ha tocado de noche y confío en que vuelva a tocarme de día. Y pueda jugar delante de gente", añadió.

Preguntado por cuáles son sus sensaciones, el mejor deportista español de la historia reflexionó en relación con su reciente cumpleaños. "No he recibido ningún regalo porque estamos en una burbuja y no podemos recibir nada, así que el único regalo es que ha venido mi familia a verme. Aunque han venido sólo al partido, porque no se puede verles fuera. Pero tampoco me hace mucha ilusión cumplir 35 años, prefería seguir con 34. (...) No sé si me veo jugando hasta los 40. Si me lo paso bien y el cuerpo me lo permite, no tengo una fecha para la retirada ni me lo planteo".

"Cuando tenía 25 años jamás me hubiera imaginado estar con 35 aquí. Pensaba que llevaría ya un buen tiempo retirado. Es difícil llegar a 40, pero de momento soy feliz haciendo lo que hago. Veremos lo que depara el futuro en todos los sentidos", concluyó. Y se marchó con el objetivo de cumplir la hoja de ruta que se ha pautado para conquistar su decimocuarto Roland Garros. Le espera en tercera ronda el británico Cameron Norrie (25 años y 45º del ránking ATP).

Por otro lado, en ese mismo peldaño se encuentra ya Carlos Alcaraz. La perla más brillante de la hornada juvenil española aterrizó en esa fase por vez primera en su precoz carrera deportiva. Lo hizo marcando una plusmarca que define la dimensión de su irrupción en la élite. Con 18 años y 29 días se convirtió en el tenista más joven en llegar a la tercera ronda de un Grand Slam desde Nadal, que en 2004 se metió en esa altura del Abierto de Australia (con 17 años, siete meses y 19 días). Y en la estadística histórica del 'major' galo hay que remontarse hasta 1992 para localizar a un jugador de menor edad en participar en el tercer partido del campeonato francés.

Ese billete lo facturó el nacido en El Palmar ante Nikoloz Basilashvili. El diamante murciano se impuso por 6-4, 6-2 y 6-4 al georgiano, número 31º del mundo (de 29 años). Le batió desde todos los puntos de vista, haciendo bueno su estreno contra Bernabé Zapata Miralles (al que ganó por 6-3, 2-6, 6-1 y 7-6). Amén de los tres partidos clasificatorios de la ronda previa. Una hora y 56 minutos fue bastante para confirmar el despegue de un Alcaraz que ha logrado entrar en el Top-100 del ránking y apunta a acabar la temporada bastante más arriba.

"Significa muchísimo (el triunfo). Significa que estoy haciendo las cosas muy bien junto a mi equipo, concentrado y mejorando lo que no hacía bien. Me da muchísima motivación para seguir entrenando y de cara al siguiente partido", avanzó en la reacción inmediata a la gesta firmada. Y señaló que "si no te sabes controlar tú mismo es muy difícil ganarle al otro. Saber gestionar tus emociones es muy importante", en referencia a la fortaleza mental que tuvo que desplegar en el tercer set para cerrar el encuentro.

Carlos fue preguntado por el gigantesco calor que le brindó este jueves la grada de Roland Garros. Y así respondió: "Me pedían las muñequeras, la toalla y que me hiciera fotos con ellos, pero no nos deja la organización por el tema del Covid. Y me sabía mal no poder acercarme a la gente que me apoyó mucho durante el partido. Fueron una gran ayuda, por eso pedí perdón".

Se despidió manifestando que "estoy afrontando los partidos de una manera muy serena y muy seguro de mí mismo". "El tema de la actitud lo estoy mejorando mucho, y estoy orgulloso de eso. Y me sorprende haberlo conseguirlo tan pronto", especificó. El siguiente desafío se llama Jan-Lennard Struff, 42º mejor jugador del planeta y de 31 años. Para derrotarle necesitará afilar aún más su excelente manejo del saque y la pericia en el frondoso fluir de los golpes ganadores que ha mostrado hasta la fecha. Queda por comprobar si su entrada en ignición disfruta, además, de regularidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios