www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BIC

Madrid protege los manuscritos de la magna obra inacabada de Camilo José Cela

EL IMPARCIAL
martes 29 de junio de 2021, 07:21h
  • Manuscrito de Camilo José Cela

    Manuscrito de Camilo José Cela
    Foto: Comunidad de Madrid

  • Manuscrito de Camilo José Cela

    Manuscrito de Camilo José Cela
    Foto: Comunidad de Madrid

  • Manuscrito de Camilo José Cela

    Manuscrito de Camilo José Cela
    Foto: Comunidad de Madrid

  • Manuscrito de Camilo José Cela

    Manuscrito de Camilo José Cela
    Foto: Comunidad de Madrid

  • Manuscrito de Camilo José Cela

    Manuscrito de Camilo José Cela
    Foto: Comunidad de Madrid

  • Manuscritos de Camilo José Cela

    Manuscritos de Camilo José Cela
    Foto: Comunidad de Madrid

El manuscrito original del Diccionario Geográfico Popular de España, de Camilo José Cela cuenta desde hace unos días con la declaración de Bien de Interés Cultural por parte de la Comunidad de Madrid.

La obra, que quedó inacabada al fallecer el Nobel, se trata de un texto singular por tratarse de uno de los pocos que se conservan del escritor como lexicógrafo.

"Esta excepcional fuente primaria sobre la idiosincrasia de España y sus pueblos conforma una investigación sobre el origen de la toponimia y los dictados tópicos para la posterior elaboración del Diccionario Geográfico Popular de España, del que únicamente se publicó una primera parte en 1998 con el título Diccionario Geográfico Popular de España. Introducción a la dictadología tópica de España (tomo I) quedando inacabado", explica el Gobierno regional.

Se trata de un gran trabajo de indagación y estudio de material sobre la idiosincrasia de los pueblos, pues el autor llegó a manuscribir 514 páginas, lo que se dilató en el tiempo durante cuatro años, en concreto, desde 1999 hasta 2002

El manuscrito, que contiene entre 30.000 y 40.000 fichas, se estructura en cuatro bloques de estas piezas, agrupadas con un criterio alfabético en camisillas de folio doblado y manuscritas por Camilo José Cela. Cada ficha se refiere a uno o más lugares geográficos con apuntes sobre su toponimia. Además de los topónimos ligados al espacio geográfico, en ellas aparecen también anotaciones sobre la denominación oficial del lugar, información referente a topónimos históricos o populares y su origen, gentilicios; expresiones, refranes, cantares que aportan información del lugar. En algunos casos, el autor incluye información bibliográfica.

Camilo José Cela sentó con este trabajo las bases de la dictadología tópica, disciplina bautizada así por el propio escritor, que incluía el estudio de la geografía, folclore y las diversas manifestaciones lingüísticas de tipo popular que guardaban relación con el territorio español.

Desde la década de los 70 había llevado a cabo colaboraciones relativas a la materia de dictados tópicos. La inclinación que siempre había mostrado por las manifestaciones lingüísticas de tipo popular, ya había quedado reflejada en sus obras Viaje a La Alcarria y Primer viaje andaluz. Fue en la década de los 70 cuando elaboró un modelo de encuesta común, dirigida a todos los pueblos, para la recogida de datos relativos a la localización geográfica, toponimia, gentilicios, apodos, locuciones y refranes.

Dada la dimensión del trabajo, Cela contó con la colaboración de Correos, recopilando, gracias a los carteros de toda España, entre 30.000 y 40.000 fichas, si bien, no todas venían cumplimentadas y otras muchas carecían de una información relevante. En su mayor parte, se conservan en la Fundación Camilo José Cela en Iria Flavia (A Coruña).

El escritor tenía proyectado el Diccionario Geográfico Popular de España con tantos volúmenes como comunidades autónomas, así como el dedicado a ciudades autónomas y constantes tópicos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios