www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La política mundial debe actuar con urgencia contra el cambio climático

sábado 03 de julio de 2021, 11:06h

Estos últimos días, una buena parte de Canadá ha llegado a superar los 50 grados y en el noroeste de Estados Unidos están sufriendo una “excepcional y peligrosa” ola de calor, según ha advertido la Organización Meteorológica Mundial. De momento, decenas de personas han muerto por este calor extremo y por las decenas de incendios que se extienden imparables. También en los países del norte de Europa se han alcanzado récords históricos. En Noruega, a decenas de kilómetros del círculo polar ártico se han llegado a medir más de 30 grados, algo insólito.

Según todos los expertos, la frecuencia e intensidad de estos fenómenos obedece al cambio climático generado por la actividad humana, en especial, por la apabullante emisión de gases de efecto invernadero producidos por la contaminación. Mientras tanto, los Gobiernos de todo el mundo apenas contribuyen a frenar esta escalada. China y Estados Unidos son los países más contaminantes y apenas cumplen los acuerdos de París, aunque desde la llegada de Biden, Norteamérica parece haberse comprometido con los protocolos que Trump había ignorado.

En España, Pedro Sánchez repite como un papagayo su proyecto de “transición ecológica”, pero, de momento, todos su esfuerzo se centran en incrementar los impuestos a los combustibles, en especial al diesel; el único resultado es que engorda las arcas del Estado. Resulta escandaloso que nuestra nación genere mucha menos energía solar que, por ejemplo, los países del norte de Europa que reciben la centésima parte de los rayos de nuestra estrella. Hay que exigir al Gobierno que su reiterado eslogan de la “transición verde” se ponga en marcha con urgencia.

Según ha declarado a El Imparcial Jorge Olcina, director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, “los fenómenos atmosféricos que se están registrando en las dos últimas décadas están alterados por el proceso de calentamiento climático que se registra en el mundo”.

Según datos de la NASA, la temperatura media del planeta ha aumentado 1,2 grados en los últimos 20 años, especialmente por las emisiones de gases de efecto invernadero. De hecho, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) confirmó este viernes que la Antártida registró en febrero del año pasado su temperatura más alta: 18,3 grados.

Y es que el fuego no es el único peligro de las olas de calor. También se han disparado en estas zonas los avisos por posibles inundaciones, debido al aumento de los niveles de los ríos por el rápido deshielo de los glaciares.

“El calentamiento climático está alterando ya la circulación atmosférica, generando tiempos atmosféricos más contrastados, más intensos y, en ocasiones más violentos. Así, las olas de calor están siendo cada vez más frecuentes, largas y peligrosas en todo el mundo. En los próximos años el clima en las latitudes medias, donde está España, provocará veranos aún más calurosos.

Lo mismo opina José Miguel Viñas, meteorólogo de la web Meteored, quien ha declarado a El Imparcial que, aunque todavía es pronto para confirmarlo, este verano podría ser más caluroso que la media y contar con “alguna ola de calor destacada”. El año anterior ya fue el más cálido de la historia en la Península Ibérica desde que se tienen registros.

Los políticos de todo el mundo deben tomar medidas con urgencia ante un cambio climático que se acelera, que provoca catastróficos incendios, inundaciones, que extiende la desertificación, que destruye la agricultura y que multiplica las muertes tanto por la contaminación como por el propio calor y los incendios. No basta con convocar solemnes cumbres del clima como hacen los países occidentales, ni con alardear de la transición verde, como hace Pedro Sánchez. Es necesario tomar medidas y favorecer las energías sostenibles. Porque los combustibles fósiles todavía suponen el 80 por ciento de la energía que se consume en el planeta. Hay que frenar con urgencia el cambio climático, la mayor amenaza para la supervivencia de la Tierra.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(1)

+
0 comentarios