www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Poesía

Sylvia Plath: Ariel

domingo 11 de julio de 2021, 18:16h
Sylvia Plath: Ariel

Ed. bilingüe. Traducción de Jordi Doce. Ilustraciones de Sara Morante. Nórdica. Madrid, 2020. 208 páginas. 21,95 €.Libro electrónico: 8,99 €.

Por David Lorenzo Cardiel

Un autobús atraviesa el paisaje, ondulado y cobrizo, apenas perlado por algún olivar, fugaces árboles frutales y matorrales que parecen agazapados al acecho de los viajeros distraídos. Al final del camino, el abismo. El mar, uniforme y azul, zigzagueante, lame la fina arena de las playas de un pueblito erigido sobre uno de tantos promontorios rocosos que aciertan a rebelarse frente a las aguas infinitas, una mazorca de casas encaladas y novedosos hoteles pintados en resultones tonos pastel que quiebran la armonía de la rutina tradicional de labriegos y pescadores. Cuando el autobús se detiene, una joven pareja desciende de él dispuesta a enamorarse de la vida que apenas han comenzado a saborear juntos. Los recién casados exploran las callejas del pueblo y curiosean la generosa costa, trenzada con la meticulosidad de un geómetra. Ambos se sienten tan fascinados por aquel lugar en acelerada adaptación a la modernidad que deciden alargar todo lo posible su estancia con la ilusión de atrapar tanta felicidad como su piel, sus paseos y su memoria sean capaces de guardar para el futuro, siempre sibilino e incierto.

La primera vez que llegó a mis manos un ejemplar de Ariel descubrí en Sylvia Plath a una confidente, a una maestra siempre próxima y certera en el arte que es la escritura. Poco más se puede decir sobre la obra de la célebre escritora norteamericana sin sucumbir a la reiteración de cuanto ya se ha dicho sobre su trabajo. La lírica de Plath destaca por su plenitud: sin sucumbir a códigos indescifrables, tampoco expone su experiencia vital y sus percepciones personalísimas de manera descarnada, sino que a través de ella se busca a sí misma en un intento por comprender cuanto le rodea. Y esta búsqueda sin principio ni final es la literatura en sí misma, un diálogo profundo, sencillo y capaz de desafiar el significado de la vida.

En Ariel, su libro póstumo, deseo y verdad se revelan como una dualidad rumiante que agita la mente de la autora como un reloj de péndulo sometido a la inercia perfecta del movimiento sincrónico hasta que el rozamiento, esa maldita idiosincrasia de la materia en interacción, acabe por frenarlo. Los recuerdos, el impacto de las circunstancias cotidianas, la responsabilidad de la edad adulta, la familia, la soledad ante el mundo o el paso inexorable del tiempo son solo algunos de los temas que Sylvia Plath abarca en Ariel, que aborda en todo momento con la esperanza como promesa de que un día regresase de nuevo a ella la alegría desvelada. Como escribe en su hermoso poema Años: “La eternidad me aburre/ nunca la quise.// Lo que me gusta es/ el pistón al moverse:/ mi alma desfallece al verlo./ Y los cascos de los caballos,/ su batir impiadoso”.

Nórdica ha publicado una cuidadísima edición bilingüe de Ariel con traducción del ensayista y poeta Jordi Doce y que incluye las maravillosas y muy acertadas ilustraciones que la reconocida artista Sara Morante ha creado para la ocasión, capaces de dialogar con los poemas de Sylvia Plath con trazo claro y sensibilidad desbordante. El lector que elija sumergirse en esta edición de Ariel se encontrará con un libro que bien merecerá formar parte de su haber bibliográfico ya desde la belleza de su portada, ese jardín en llamas que se extingue o se incendia, según se quiera mirar, alcanzando la máxima excelencia en la perfecta intercalación de poemas e ilustraciones sin que unos prevalezcan sobre los otros. Un libro, en consecuencia, pensado para deleitar los sentidos y el intelecto. No se lo pierdan.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios