www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DENUNCIA FALSA

El denunciante de la agresión homófoba dice que fue una relación sexual consentida

El denunciante de la agresión homófoba dice que fue una relación sexual consentida
Ampliar
(Foto: EFE)
Efe
miércoles 08 de septiembre de 2021, 18:28h

El joven de 20 años que denunció haber sufrido una agresión homófoba el pasado domingo en el barrio madrileño de Malasaña por parte de ocho encapuchados ha reconocido que las heridas fueron consentidas, mientras mantenía relaciones con otra persona. La investigación del caso, que reabrió el debate sobre los delitos de odio y la homofobia, ha dado un giro este miércoles, cuando la Policía Nacional ha acudido al domicilio del joven para tomarle una nueva declaración en comisaría ante las dudas que suscitaba su primera versión.

Había denunciado que el domingo, sobre las cinco de la tarde, ocho encapuchados le acorralaron en el portal de su casa, entre insultos de "asqueroso" y "comemierda" , lo tiraron al suelo, le rajaron el labio y le grabaron con un cuchillo la palabra "maricón" en un glúteo. Pero ni las imágenes de las numerosas cámaras instaladas en la zona captaron imágenes de ese grupo ni la policía pudo localizar a testigos entre vecinos y comerciantes.

Según han apuntado fuentes de la investigación, la Policía Nacional citará ahora a declarar a la persona con la que el joven dice que mantuvo las relaciones sexuales para que corrobore esta versión. En su última declaración, el joven ha admitido que denunció la agresión para esconder a su pareja que había mantenido relaciones sexuales con otras personas.

Horas antes, los investigadores avanzaban ya que se barajaba la posibilidad de que los agresores conocieran a la víctima, y llegaron a indagar sobre su expareja. Los agentes habían revisado el móvil del denunciante y sus redes sociales para averiguar si alguien de su entorno estaba relacionado con los hechos.

Debate político

Antes de conocerse la nueva versión de lo sucedido, buena parte del debate político este miércoles ha vuelto a centrarse en la agresión y en el incremento de los delitos de odio, una realidad confirmada por las estadísticas oficiales. "Los delitos de odio contra el colectivo LGTBI se han incrementado en un 43% en el primer semestre de 2021. Que el árbol no nos impida ver el bosque", ha pedido la ministra de Igualdad, Irene Montero, tras conocerse la nueva versión del joven.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha insistido en que se pondrán "todos los medios para evitar delitos de odio": "No habrá otra vez armarios", ha asegurado en un acto con los parlamentarios socialistas. También se ha pronunciado el defensor del pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, quien ha mostrado su preocupación por el aumento de agresiones homófobas y ha instado a toda la sociedad, y especialmente a los poderes públicos, formaciones políticas y medios de comunicación, a "combatir firmemente cualquier mensaje intolerante".

Similar llamamiento ha hecho la ministra de Derechos Sociales y líder de Podemos, Ione Belarra, quien ha pedido enfrentarse a los discursos de odio en todos los ámbitos, desde los bares a los lugares de trabajo, y ha vuelto a señalar a Vox como una de las formaciones políticas están extendiendo ese peligroso discurso.

El PSOE pide al PP que condene el discurso de Vox

En clave política, el portavoz adjunto del PSOE en el Congreso, Felipe Sicilia, ha pedido al PP que no sólo condene las agresiones homófobas, sino también "los discursos de odio que hace Vox"

Ante las acusaciones, el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, ha tachado de "miserables, cínicos y desgraciados" a quienes les responsabilizan de las agresiones homófobas y ha sostenido que su formación es la "única" de España que "condena enérgicamente cualquier tipo de ataque". Además, ha destacado su apoyo al joven de Velada (Toledo), simpatizante de Vox, que fue víctima de una agresión homófoba también este fin de semana.

Según los últimos datos del Ministerio del Interior, desde principios de año hasta finales de julio se habían registrado en España 748 incidentes susceptibles de ser considerados delitos de odio, la mayoría motivados por racismo o xenofobia.

Basándose en esas estadísticas, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha advertido de que "no se puede calificar a Madrid como una ciudad homófoba” y ha acusado a la izquierda de señalar constantemente a la capital, cuando Barcelona, con menos población, duplicó el número de agresiones de este tipo en 2019.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios