www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

¿A quién pretende engañar el prestidigitador Sánchez?

EL IMPARCIAL
miércoles 15 de septiembre de 2021, 14:35h

El Gobierno de Pedro Sánchez ha vuelto a tirar de populismo e improvisación para tratar de rebajar la creciente indignación por la escalada del precio de la luz. Las hemerotecas son tan recientes y sangrantes que a Sánchez no le ha quedado más remedio. Mientras estaban en la oposición, tanto socialistas como podemitas utilizaban las palabras más gruesas para tratar de tumbar el Gobierno de Mariano Rajoy tras una subida de la luz del 8%. Ahora, ya bien acomodados en La Moncloa, los miembros del actual Ejecutivo tiran balones fuera ante una subida de más del 200% y cargan las tintas sobre las eléctricas.

Es cierto que la rebaja en los impuestos que ha anunciado el Gobierno siempre es bienvenida. Sin embargo, el paquete de medidas incluye también medidas claramente confiscatorias que estigmatizan la actividad de las empresas eléctricas, que ya han notado en Bolsa las consecuencias del hachazo anunciado por Sánchez. En el más puro estilo bolivariano, el Gobierno ha prometido detraer los beneficios de las eléctricas, sentando un peligroso antecedente de absoluta inseguridad jurídica para un mercado que ya está altamente regulado y en el que apenas hay lugar para más parches.

Por supuesto, las eléctricas ya han reaccionado y sus gabinetes jurídicos trabajan para responder al atropello del Gobierno. Además, también han anunciado que podrían incluso detener la actividad de las centrales nucleares, cuya actividad dejaría de ser rentable.

En cuanto a la efectividad de la machada gubernamental, todo indica que apenas servirá para ganar tiempo. Las medidas distorsionan el precio de generación de la electricidad y trasladan al futuro el sobrecoste para los ciudadanos, que terminarán pagando más tarde la impostada rebaja temporal, de apenas seis meses. Un nuevo déficit tarifario que añade otra hipoteca al consumidor. Para colmo, los recortes de los impuestos sectoriales se compensarán a cargo del presupuesto público.

En definitiva, un juego de prestidigitación del Gobierno de Sánchez que, con una lógica de ‘nada por aquí, nada por allá’, trata de hacer ver a su votante una inexistente rebaja de la luz con medidas improvisadas que no sirven para nada en el largo plazo. Nada nuevo: el ‘sanchismo’ sigue tratando a los ciudadanos como menores de edad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (17)    No(0)

+

0 comentarios