www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTUDIO

Descubren qué pasa cuando no usamos las manos para explicar algo

Descubren qué pasa cuando no usamos las manos para explicar algo
Ampliar
(Foto: Pixabay)
EL IMPARCIAL
jueves 09 de diciembre de 2021, 12:57h

Investigadores de la UPF y de la Universidad de Estudios de Padua han descubierto qué pasa cuando no usamos las manos para explicar algo.

"Los modelos teóricos para la producción del habla y los gestos han propuesto que los gestos contribuyen a planificar y conceptualizar lo que queremos decir, sin importar si el oyente puede vernos o no", explica la UPF en un comunicado, en el que añade que la relación exacta entre habla y gesto aún no se conoce del todo. "Si los gestos son tan omnipresentes cuando hablamos, ¿qué sucede si se impide que los hablantes hagan gestos al hablar? ¿la incapacidad para gesticular afecta el habla de alguna manera? ¿el habla se vuelve menos fluida o menos enfática?"

Alice Cravotta, investigadora principal del estudio, señala que la creencia general es que los gestos contribuyen a hacernos comprender mejor. “Imagina que tienes las manos atadas en la espalda y tienes que dar instrucciones sobre cómo llegar a un lugar. Creeríamos que es un poco más difícil que explicarlo con las manos libres. Para averiguarlo planteamos la hipótesis de que al evitar que las personas hagan gestos se afectaría su capacidad para hablar, para recordar o recuperar las palabras correctas en el momento adecuado, para planear lo que quieren decir y poner el énfasis correcto en lo que están diciendo”.

En la investigación reclutaron a 20 voluntarias mujeres entre los 20 y 30 años. “La razón de estudiar esto solo con mujeres fue para homogeneizar las variables acústicas de estudio de la voz, pero claramente se puede realizar el mismo estudio con un grupo mixto”, explica Cravotta.

La investigadora mostraba tiras cómicas a las participantes y luego pedía que explicaran la pequeña historia a otra persona. En la condición de control pedían simplemente que explicaran las tiras cómicas sin instrucciones específicas sobre los gestos y en la condición experimental les pedían que se pusieran las manos debajo de las piernas mientras las explicaban, de forma que no podían producir gestos manuales. Grabaron en video todas las entrevistas y analizaron sus discursos en audio, estudiando variables como, el número de palabras, la velocidad del habla (sílabas por segundo), la longitud de cada narrativa (en segundos), las pausas, autocorrecciones, repeticiones, inserciones, o interrupciones, y, finalmente, el tono (F0) y la intensidad de la voz.

“Encontramos que el impedir los gestos no afectaba la fluidez ni las características acústicas del habla ni la producción del discurso, algo que otros estudios también han encontrado”, explica Cravotta al tiempo que se muestra sorprendida, ya que algunos estudios han demostrado que cuando se fomenta la producción de gestos, en cambio, ayuda a las personas en muchas cosas, como aprender, resolver problemas (matemáticos), mejorar la memoria, etc.

Sin embargo, al analizar los datos eliminando el grupo de participantes que menos gesticulaba en la condición control, los investigadores encontraron que en la condición experimental donde se impedía la producción de gestos los participantes producían un habla con rasgos prosódicos distintos del habla natural con gestos. “Vimos que puede afectar de manera diferente dependiendo de en qué medida esas personas dependen de los gestos al hablar. Si las personas usan menos gestos en condiciones normales, necesitan menos de esos gestos para comunicarse correctamente”, añade.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios