www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Asegurar el futuro

jueves 13 de enero de 2022, 19:57h

Vivir más tiempo y con mejor calidad de vida nos ha llevado a luchar contra nuestra naturaleza, y nos hemos dado cuenta ya que querer formar una familia casi al final de nuestra etapa fértil ha supuesto un descenso de la natalidad preocupante y nos obliga a someternos a la reproducción asistida para poder tener hijos.

En los últimos 5 años, la reproducción asistida ha aumentado un 28% y casi el 10% de los bebés nacidos en España son fruto de un tratamiento de reproducción. Ya no resulta tabú reconocer que tu hijo o hija es aquel mal llamado “bebé probeta”, porque para muchas parejas es el único camino para poder ser padres. Pero a veces se deben resignar a no serlo nunca porque no disponen de los 6.000€ que cuesta de media cada intento, y no siempre funciona a la primera. Las administraciones públicas deben darse cuenta de que el problema no es de esa pareja, si no de la sociedad en su conjunto, cuyo futuro pasa o bien por cambiar nuestra forma de vida y volver a ser padres a los 20 años, o asegurarlo mediante el acompañamiento a todos aquellos que desean ser padres y no pueden costearselo.

La Sanidad pública permite la posibilidad de realizarse un tratamiento de reproducción asistida a todas aquellas mujeres menores de 40 años hasta en tres ocasiones. Si la media de edad del matrimonio en España es de 34,6 años, y la fertilidad desciende escandalosamente a partir de los 35 años, serán cada vez más las mujeres que van a necesitar realizarse esos tratamientos en tan sólo 5 años. Y ahí empieza el calvario: pruebas, listas de espera en pocos hospitales especializados…es casi imposible realizarse esos 3 ciclos antes de cumplir los 40 años.

Me gustaría contar mi caso personal: tengo 39 años y mi infertilidad me obliga a ser mamá sólo mediante fecundación in vitro. Llevo 5 ciclos, 2 pagados por la Seguridad Social y 3 pagados de mis ahorros. Todos los comencé con ilusión y esperanza, finalizándolos con dolor y 3 abortos espontáneos. La lucha contra el tiempo y mi fertilidad se adorna de ansiedad, depresión y cuentas de cómo podríamos pagar el siguiente ciclo en una clínica privada, al darme cuenta de que en tan sólo 6 meses cumpliré los 40 años. Por ello, me he decidido a dar la opinión de alguien que conoce las dificultades de todo este proceso ante el anuncio que hizo la Presidenta de la Comunidad de Madrid y que se ha sentido escuchada por su gobierno.

El Plan de Fertilidad en Red planteado por Isabel Díaz Ayuso no sólo aporta aire y tranquilidad a muchas mujeres que luchan por ser madres y sufren los cambios hormonales y los pinchazos de los tratamientos, si no que les devuelve la esperanza a todas aquellas que lo consiguieron y ante las dificultades por las que pasaron, decidieron resignarse y no aumentar la familia. El gobierno se pone de nuestro lado y nos aumenta la edad en que podemos ser tratadas hasta los 45 años, aumenta hasta los 4 ciclos, y nos permite ampliar la familia con un hijo más. Nos ayuda con la creación de dos unidades de reproducción asistida que se suman a las 7 ya existentes y que podremos elegir libremente.

El 2022 ha comenzado con una luz de esperanza para las futuras madres madrileñas. Es una apuesta clara por el futuro de nuestra sociedad, y debería ser imitado no sólo por el resto de las comunidades autónomas, si no por el propio Estado español. Una vez más, Madrid es pionera dándonos la esperanza en un futuro posible y mejor.

Carla Greciano

Diputada del GPP en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios