www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARQUEOLOGÍA

Recuperan en Asturias dos cascos de bronce únicos de 2.500 años

Recuperan en Asturias dos cascos de bronce únicos de 2.500 años
(Foto: MAA)
EL IMPARCIAL
jueves 19 de mayo de 2022, 16:12h

Dos cascos de bronce en un magnífico estado de conservación y datados en el siglo VII antes de Cristo, considerados únicos en el repertorio existente de armamento prehistórico en Europa, se han incorporado desde este jueves a la colección del Museo Arqueológico de Asturias tras ser localizados en las navidades de 2020 en una cueva de Ribadesella.

Se trata de dos casquetes semiesféricos fabricados sobre placa de bronce con doble encaje simétrico para penachos o cornamenta y cimera de apéndices rematados en botón, apliques todos ellos fundidos en bronce plomado y fijados mediante remaches. Ambos cascos están decorados con sendas bandas de acanaladuras repujadas.

A pesar de su semejanza formal, los cascos fueron fabricados por diferentes artesanos en un periodo que, en términos generales, podría situarse entre el final de la Edad de Bronce y el comienzo de la Edad del Hierro. Se depositaron en el lugar de su descubrimiento hace más de 2.500 años, probablemente en torno al siglo VII a.C. un periodo histórico que se caracteriza por la aparición de los primeros castros en Asturias.

Los apéndices tubulares para la inserción de astas recuerdan la imagen de los guerreros tocados con casco en las estelas del Bronce Final del Suroeste y en otras representaciones de similar o mayor antigüedad del Mediterráneo oriental, desde Egipto a Cerdeña. Su cimera con apéndices curvados se asemeja los que caracterizan los puñales de antenas asturianos.

Localizados en diciembre de 2020 en el interior de la cueva, la Dirección General de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias y el Museo Arqueológico de Asturias promovió una intervención urgente para evaluar el potencial arqueológico del lugar y aportar datos relacionados con la naturaleza e intencionalidad del depósito.

Los resultados de esos estudios apuntan a un depósito ritual, en principio no parece que relacionado con prácticas funerarias, en el interior de una gruta cuyo uso ceremonial se remonta a tiempos prehistóricos. Junto a ellos han aparecido materiales cerámicos y óseos sobre los que se están realizando estudios específicos. Antes de proceder a su limpieza y consolidación, las piezas metálicas fueron trasladas a las instalaciones del Laboratorio de Microscopía Electrónica y Microanálisis del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas donde se realizó un estudio exhaustivo de sus componentes.

Estos cascos junto a la espada de Sobrefoz del Bronce Final (siglo XI a C.) que se muestra en la misma vitrina, representan los verdaderos objetos de prestigio de la panoplia guerrera durante la primera Edad del Hierro. Por su rareza, su forma y el excelente estado de conservación los convierten en verdaderas joyas del museo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios