www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA TAURINA

Feria de San Isidro. El Pundonor y la primera Puerta Grande: El Juli, Talavante y Rufo

El diestro Tomás Rufo sale a hombros tras la corrida de la Feria de San Isidro.
Ampliar
El diestro Tomás Rufo sale a hombros tras la corrida de la Feria de San Isidro. (Foto: EFE)
viernes 20 de mayo de 2022, 22:18h

La confirmación de Tomás Rufo fue un gran éxito. La expectación llenó de nuevo los tendidos. Esta vez se encontró con toros y toreros. Los toros de Garcigrande de buena presentación, con edad y algunos con trapío. Los toreros prestos, entregados y sabios. Buenos toros y mejores maestros.

El Juli brega con el primero de su lote en el capote, pero Visitante (2º) se aleja y se acerca, sin definirse. Dos fuertes varas que recibió le sentaron mal, ya que en la franela empezó a acusar serios problemas de movilidad y no hubo faena. Aquí empieza el infierno de los pinchazos y el estoque cayó trasero. Hospiciano (4º), de más kilos de la tarde, galopó a su gusto por la plaza desentendiéndose del capote. El Juli va a buscarle y le recibe con unas verónicas en los medios. Descabalgó al picador en el primer puyazo, pero el segundo le sentó peor, salió huido y escarba. La faena arranca con unos bajos de mucho temple; y así, con el temple, prosigue. Las series ligadas y de pie quieto de El Juli llegan al público, empieza la gran faena, la tercera serie de pases naturales, largos y acabados y rematados con pases de pecho. Los derechazos y naturales crecen hasta convertirse en circulares. Las distancias, los terrenos y los tiempos están bajo el control del maestro. El toro iba tras los vuelos de la muleta. La plaza de pie. Faena grande. La ejecución de la suerte suprema le alejó otra vez del triunfo. Un pinchazo y una gran estocada. El público solicitó la oreja. El presidente desatendió la petición, haciendo alarde de su desconocimiento del reglamento. Ay, quién atenderá el arte…

Esgrimisto (3º) de Alejandro Talavante iba recto al capote y al caballo, aunque se mostró algo dolido después de primer encuentro con la montura. En los pases por bajo sufrió un volatín, pero no se mostró afectado. El toro siguió embistiendo con fuerza, Talavante dejó las primeras tandas aseadas, pero se perdió, quizá la desconfianza por las embestidas irregulares. Se percibía el desanimo y la plaza se puso crítica. Hubo razones de sobra para la crítica, antes que nada, el bajonazo. Mas este Talavante desidioso, ahí se quedó. Al salir Clarinete (5º), Talavante era otro. Quería hacerse con el toro desde el principio. Fuera por la gran faena de El Juli, o fuera por influencias astrales, de las que se leen en los almanaques, lo cierto es que hubo dos Talavantes esta tarde: con el quinto toro fue un torero de pundonor, de vergüenza torera, de amor propio y dignidad profesional. Apostó todo. De rodillas dio dos tandas y no se dejó desarmar por un fuerte derrote. Cada pase fue de afirmación personal: los muletazos se alargaban tanto que al acabar uno ya comenzaba el otro. Las distancias se borraron entre los contrincantes: el peligroso toro que se volvía y buscaba los alamares de la taleguilla, fue citado por Talavante mirando al tendido. De nuevo la defectuosa estocada emborronó la obra.

Con todo, la tarde fue de Tomás Rufo, quien cortó una oreja a cada uno de su lote. Cascabel (1º) bregó con fuerza en el caballo. Los pases de la faena tuvieron mucho temple. Con la mano baja lleva al toro con la izquierda y cambiando a la derecha ingenia una serie de profundidad y conocimiento. Este pitón saca lo mejor del toro. Coloristo (6º) salió con mal genio, con ganas de desarmar en el capote. En las varas se fue y fue picado sin fijar al hilo de las tablas. El banderillero Fernando Sánchez puso dos pares ejemplares, soberbios. Uno es para grabarlo en la memoria y para las escuelas taurinas: de pie quieto esperando al toro que arrancó pronto y veloz acudía al encuentro. ¡Chapó! El toro de arremetida complicada, algo reservón, hizo a Rufo mostrar su valía, logrando unos pases de mérito, aunque menos ligados por el morlaco bronco. Una faena de mucha y precisa técnica. Rufo es torero. Aunque la estocada cayó atravesada y desprendida, una oreja le dejó salir por la Puerta Grande. La primera Puerta Grande de esta feria.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios