www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA TAURINA

Feria de San Isidro: La tercera novillada. El arbitrario en el palco

Feria de San Isidro: La tercera novillada. El arbitrario en el palco
Ampliar
(Foto: EFE/Miguel Osés)
martes 24 de mayo de 2022, 09:26h

La última novillada del ciclo isidril se quedará en la memoria tanto por el arrojo de los novilleros como por la arbitrariedad que hace tiempo se ha asentado en el palco. ¿Habrá alguna manera de desalojarla de allí? ¿Hacerle aprender el reglamento de forma obligatoria? ¿Hacerle leer los tomos de Cossío de lomo a lomo? ¿Qué remedio hay? Pasado ya el ecuador de San Isidro y acabadas importantes ferias, podríamos decir que es un mal endémico de varias plazas empezando por Valdemorillo, pasando por Sevilla para llegar a Madrid…

Los novillos de Fuente Ymbro variaron de nobleza a uno de sentido, apagados y con más movilidad y transmisión. Lo que estaba claro es que Manuel Diosleguarde, y los dos novilleron que hacían su presentación en las Ventas, Jorge Martínez y Álvaro Alarcón iban a “por tós”. Apostaban a lo grande, como el gran jugador de póker y ruleta Gonzalo García Pelayo.

Amargado (1º) fue malpicado, salió entero y sin humillar del tercio de varas. Diosleguarde logra sacarlo a los medios, donde con la cintura quebrada y mano baja cela al novillo que va oliendo la franela por el pitón derecho. Menos ganas acusó por el izquierdo. El derecho fue la clave de las tandas de más lucimiento. Una oreja. Rebueno (4º) ya no tuvo tan buen fondo. Se fue al caballo y bregó bien. Acudía también a recibir los rehiletes. En vez de estatuarios, Diosleguarde optó por un recurso infalible: las rodillas. Un desarme. Volver a empezar. De rodillas. No hay quien les advierta a los novilleros que, aunque lucido, los pases de rodillas es una triquiñuela peligrosa de la cual es preciso no abusar. Se rompe la geometría del toreo. Se rompe el eje fundamental que es el torero. De nuevo el pitón bueno fue el derecho. Mas la faena no se cuajo. Estocada y descabello. Un aviso. Silencio.

Labrador (2º) de Jorge Martínez iba pronto y ciñéndose por el pitón derecho. Álvaro Alarcón hizo ver su valía en el quite por gaoneras. Martínez, poco después de empezar, es volteado. Se salvó de una cornada. La lidia brilló por su ausencia con lo cual el novillo se hizo de sentido y pasaba de la muleta, yendo directamente a por el diestro. Sólo una gran dosis de decisión y ánimo de Jorge Martínez pudo resistir este acoso. Una estocada desprendida. Hostelero (5º) fue recibido con lances a la verónica y Alcorcón hizo el quite de buenos trazos. El desajuste de distancias hizo que el novillo le volteara dos veces. Hoy Jorge puede celebrar su otro cumpleaños. De nuevo una endereza descomunal dio por fruto buenas tandas de naturales a costa de alargar la faena. La estocada hace rodar al morlaco. La petición mayoritaria y entusiasta. Una vuelta al ruedo y una tormenta de protesta se desata contra el palco. No cedió el presidente de las Ventas. Habrá confundido las Ventas con el circo romano, y a sí mismo se habrá creído un Nerón Claudio César Augusto Germánico.

Álvaro Alarcón, Volante (3º) iba bien a caballo, pero en el quite le da una voltereta a Diosleguarde. Buen comienzo de la faena con una serie ligada que va a más y, además, por ambos pitones. El estoque no aguantó el encontronazo y se rompió. Una oreja. Embriagado (6º) no plantea dificultades en el tercio de varas y ni en las banderillas. La quietud es la clave de su toreo. Aguantó algunas tarascadas del colorado. La clase del novillo y decisión del diestro dan lugar a la faena de la tarde, rematada por una gran estocada. La petición no se conforma con un trofeo e insiste. El presidente que ya se ha vuelto a la realidad y cedió. Puerta Grande para Álvaro Alarcón y una vuelta al ruedo para el colorado.

Las únicas Puerta Grandes son para un confirmante y un novillero. ¡Que nos cuenten que la fiesta no tiene futuro!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios