www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

Rubén Calle y Montserrat L. Melero: Terrorismo internacional

domingo 03 de julio de 2022, 17:35h
Rubén Calle y Montserrat L. Melero: Terrorismo internacional

Delta. Publicaciones Universitarias, 2022. 111 páginas. 13 €.

Rubén Calle Prado y Montserrat López Melero en Terrorismo internacional. El paradigma en la mutación del modus operandi terrorista, nos proponen una obra tan necesaria como rigurosa en la que abordan la principal amenaza que afrontan las sociedades abiertas: el terrorismo. Ambos, conscientes de la complejidad que encierra el objeto de estudio, combinan de forma coherente en su análisis varias disciplinas académicas (historia, derecho, criminología…). Igualmente, realizan una serie de entrevistas a representantes de la judicatura y de las fuerzas y cuerpos de seguridad que enriquecen el resultado final.

Los autores desautorizan algunos mantras que se han consolidado en los estudios sobre el terrorismo. Así, por ejemplo, insisten en el carácter racional de quienes cometen atentados, frente a una suerte de dogma que tiende a calificar (y, por tanto, también a exonerar) al terrorista como loco o perturbado. Al respecto, los profesores Calle y López Melero señalan que los rasgos que predominan en los terroristas son el narcisismo, la ausencia de empatía y el deseo de actuar para influir en un público concreto mejor cuanto más amplio.

La obra concede máximo protagonismo a las dos principales organizaciones terroristas de este siglo XXI, Al Qaeda y Daesh, exponiendo sus diferencias y semejanzas, sobresaliendo entre las primeras la importancia concedida por el Estado Islámico a las mujeres y a los menores para perpetrar atentados. Posteriormente, diseccionan la evolución del modus operandi de ambas, siempre orientado aquel a provocar el desistimiento de la opinión pública y a condicionar la toma decisiones de gobiernos y organizaciones supranacionales.

Conforme avanzamos en la lectura, los autores consiguen que entendamos la capacidad que tienen las organizaciones terroristas para adaptarse a coyunturas hostiles para sus intereses y la habilidad mostrada para instrumentalizar ventajas para el conjunto de la sociedad. En efecto, frente a la respuesta (militar y legislativa) de la comunidad internacional, en forma por ejemplo de Resolución 2178 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el Daesh reaccionó potenciando los atentados individuales (fenómeno de los lobos solitarios). Consecuentemente, se multiplicaron las acciones terroristas en el mundo occidental: “Si nos centramos en la organización terrorista Dáesh, la pérdida de territorio en las zonas de conflicto hasta ahora controladas por ellos en Siria e Iraq, durante los últimos tres años, unido al éxodo masivo de ciudadanos sirios a Europa, ha propiciado un cambio de estrategia del grupo para atentar contra Occidente, valiéndose de los individuos que se radicalizan a través de las redes sociales y actúan en solitario en nombre del extremismo islamista” (p. 41).

En íntima relación con la idea anterior, los autores nos transmiten la evolución en el instrumental utilizado para cometer atentados. En este sentido, lejos de percibirse una sofisticación de los materiales, lo que observamos es una cada vez mayor simplicidad de los mismos (armas blancas, armas de fuego, camiones empotrados contra las multitudes…), lo que facilita la posibilidad de atentar sin menguar la letalidad: “Los ataques indiscriminados tienen un efecto muy poderoso sobre la opinión pública. Continúa diseminando su propaganda añadiendo traducciones y doblajes en distintos idiomas. Aspecto que permite aventurar que el grupo continuará con su captación de adeptos, merced al proselitismo de sus acciones que resulta especialmente seductor entre los jóvenes” (p. 58).

Con todo ello, Daesh y Al Qaeda no se conforman únicamente con la comisión de atentados, sino que con inmediata posterioridad los publicitan a través de sus múltiples terminales mediáticas. Esto genera dos consecuencias complementarias. Por un lado, favorece el proselitismo de su ideología. Por otro lado, les facilita reclutar nuevos integrantes, fomentando procesos de radicalización exprés que suelen ir acompañados de tutoriales sobre el manejo de explosivos, lo que reduce costes ya que no hace falta que los futuros terroristas acudan a campos de entrenamiento establecidos en determinados Estados santuario.

Finalmente, los autores se adentran con criterio en el estudio de la importancia que las nuevas tecnologías de la comunicación y las redes sociales tienen para las organizaciones terroristas. Su uso reiterado de internet les ofrece notables ventajas: anonimato, alcance global, rápida transmisión, financiar sus actividades…, sin olvidar las dificultades que tienen las agencias y organismos de seguridad para controlar los contenidos difundidos.

En definitiva, una obra sobresaliente que explica cómo el terrorismo de etiología yihadista evoluciona de forma acelerada sin desviarse de su finalidad principal, ni de su medio prioritario como es el uso de la violencia con intencionalidad política. Sin caer en buenismos susceptibles de eximir de responsabilidad a los terroristas, ni en una acumulación de tópicos y de lugares comunes, Rubén Calle y Montserrat López brindan un trabajo de referencia guiado en todo momento por los parámetros del método científico.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios