www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Pedro Sánchez está groggy, pero no noqueado

EL IMPARCIAL
lunes 04 de julio de 2022, 08:25h

Todas las encuestas, incluso la que publica “El País”, coinciden en una rotunda victoria del PP y el desplome del PSOE en unas hipotéticas elecciones generales. Si no se tratara de Pedro Sánchez, nadie dudaría de que en la próxima cita con las urnas sería arrollado y, lo peor, dejaría al Partido Socialista en los huesos. Pero no hay que fiarse de este presidente, capaz de urdir escaramuzas inimaginables. No sabe gobernar, pero es un virtuoso a la hora de alcanzar y mantener el poder.

Conviene recordar que para llegar a La Moncloa intentó primero pactar con Albert Rivera y luego ha gobernado con los comunistas. Pero lo que mejor retrata su estrategia política reside en su relación de amor-odio con Podemos y antisistemas en general. Durante la campaña electoral, aborrecía a los comunistas, separatistas y proetarras y juraba que jamás se rozaría con ellos. Luego, llegó al poder por el empeño de Pablo Iglesias en presentar la moción de censura contra Mariano Rajoy para terminar formando el Gobierno de coalición con Podemos y el entusiasta apoyo de ERC, Bildu y compañía.

Pero ahora que asoman las urnas por el horizonte, vuelve a alejarse de los siniestros socios. Sabe que las siglas del PSOE se diluyen por esa tóxica relación. Sabe también que, además de sus incontables majaderías políticas, muchos de los errores que ha cometido obedecen a las cesiones que se ha visto obligado a acatar de los comunistas y de los separatistas.

Se dispone, ahora, a tomar al asalto las Instituciones que todavía no controla. De ahí, la apresurada irrupción en el control de Indra, el Poder Judicial y el INE. A partir de ahora, los datos económicos del paro, el IPC o la deuda serán tan fiables como las encuestas de Tezanos.

A la desesperada, busca resurgir cual ave Fénix del lodazal en el que ha chapoteado para sobrevivir en La Moncloa. Pedro Sánchez se prodiga en sus apariciones públicas con una defensa cerrada de la OTAN y burlándose del “pacifismo” de sus compañeros de viaje. Ha cosechado un gran éxito en la cumbre, como ha reconocido hasta Feijóo. Pero vuelve a la soledad de La Moncloa, donde Yolanda Díaz urde su nuevo partido para escabechar al PSOE después de haber laminado a Podemos. El presidente encara las próximas elecciones generales con el Gobierno partido en tres.

Pero no. No hay que fiarse de Pedro Sánchez. Porque el omnímodo poder que acumula lo empleará en lavar su imagen y frenar la escalada del PP con una feroz campaña de propaganda y conspiraciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(0)

+
2 comentarios