www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

El Gobierno tiene que corregir el plan energético; no basta con "despejar dudas"

EL IMPARCIAL
sábado 06 de agosto de 2022, 08:59h

Tras la tormenta política desatada por el plan de ahorro energético aprobado en Consejo de Ministros, el Gobierno se ha visto obligado a rectificar y, deprisa, deprisa, a convocar a una reunión con los dirigentes de las Comunidades para "resolver dudas". Pero, más que resolver dudas, el Ejecutivo debería corregir de arriba abajo los muchos errores del proyecto. Debería dialogar y consensuar con todos los sectores implicados para corregir la chapuza de un real decreto que invade las competencias autonómicas y perjudica al comercio, la hostelería y la seguridad ciudadana.Unas medidas, además, que como denunciábamos en nuestro último editorial, se tambalean jurídicamente al igual que las adoptadas durante la pandemia que, al final, fueron consideradas ilegales por el Tribunal Constitucional.


El martes, un día antes de que el plan del Gobierno entre en vigor, la vicepresidenta Teresa Ribero se apresta a despejar las dudas del plan a los dirigentes autonómicos. Esta vez, sin embargo, el Gobierno no ha apelado al diálogo como suele hacer antes de reunirse con los secesionistas catalanes. Pero solo con ese diálogo que el Gobierno reserva a sus socios podría enderezarse la chapuza del plan. Porque, al final depende de las Comunidades su aplicación y el control para que se cumplan las restricciones previstas en el real decreto. Y porque el Gobierno deberían haber consultado también a los sectores más afectados. No basta con rectificar y "flexibilizar ahora" los horarios de bares y restaurantes que podrán bajar la temperatura de 27 a 25 grados. Hay que abordar también, por ejemplo, el coste de las puertas automáticas que deben instalar los comercios para que permanezcan cerradas o la desbandada de clientes que, seguro, se producirá.


No va a resultar fácil que de la reunión del martes salga un acuerdo de consenso sobre el plan. Son demasiados los errores que contiene el real decreto. Pero el Gobierno está obligado a abandonar la prepotencia y a esforzarse en poner en marcha unas medidas que, en efecto, son imprescindible para ahorra energía y cumplir con el protocolo de Bruselas. Pero que no pueden arramplar con la economía, la seguridad ciudadana y hasta con la Constitución. Tiene que recordar que el confinamiento fue declarado ilegal por el TC. Probablemente, la chapuza obedece en buena parte a las prisas que han provocado que el Ejecutivo elaborara un real decreto improvisado, porque el presidente y los ministros se encontraban preparando las maletas para irse de vacaciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)

+
0 comentarios