www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Cortó una oreja

Curro Diaz pone la calidad ante la escasez de fuerza de Peñajara

viernes 08 de febrero de 2008, 22:07h
Nobles, bien presentados, pero acusaron la escasez de fuerza. Se respiró un ambiente de toros, el tradicional olor a puro en los tendidos y el murmullo de lo que se avecinaba. Curro Díaz, en su primero, hizo lo más destacado en su faena de muleta con la zurda. El público se emocionó con sus muletazos de calidad, temple y gusto. El astado de Peñajara fue de menos a más. Remató la faena con una estocada entera, algo caída, pero, en todo caso, paseó la primera oreja de la tarde. En su segundo, lanceó empapando la cara del toro con los vuelos de su capote, como decían los de antes “con la pata palante” , con el pecho por delante. A pesar de su buen hacer con la muleta no pudo tocar pelo por el desacierto con los aceros.
El madrileño César Jiménez no se acopló con las embestidas de su primero. Pero en su segundo se quitó la espina. Repitió un segundo paseíllo hacia los medios y brindó con serenidad la lidia y muerte del toro al tendido. Mostró empaque en largas serie de muletazos, arrastró la pañosa e hizo la faena en un palmo de terreno. Le dio muerte en los medios y recibió un aviso sin aun entrar a matar. Lo mató de una estocada en su sitio. El diestro cortó el segundo apéndice de la tarde.
Salvador Cortés estuvo voluntarioso y con disposición. Le tocó en sorteo, los dos más complicados y escasos de fuerza de la tarde.