www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

25 heridos se encuentran muy graves

Al menos nueve muertos y 84 heridos tras estrellarse un avión en Amsterdam

miércoles 25 de febrero de 2009, 11:31h
Un avión de la compañía aérea Turkish Airlines se ha estrellado este miércoles en las cercanías del aeropuerto internacional de Schiphol (Holanda), con unos 135 pasajeros a bordo. En el siniestro han muerto nueve personas y han resultado heridas 84, 25 de ellas se encuentran muy graves.
Tareas de rescate de los pasajeros de un avión de Turkish Airlines que se ha estrelladoen las inmediaciones del aeropuerto de Schipol, Ámsterdam (Holanda), el 25 de febrero de 2009. El aparato, un Boeing 737 con unos 135 pasajeros a bordo, según las primeras informaciones publicadas por medios holandeses, se ha roto en tres y ha perdido un motor, un ala y la cola, a unos 100 metros de una autopista. Se desconocen si hay víctimas, pero el diario



Al menos nueve personas murieron y otras 84 resultaron heridas, unas 25 de ellas de gravedad, tras estrellarse un avión de la compañía Turkish Airlines en un campo en el aeropuerto holandés de Schiphol, en Amsterdam, según el último balance oficial ofrecido por las autoridades holandesas sobre el siniestro, del que por el momento se desconocen las causas.

Según las autoridades holandesas, 84 de las 134 personas que viajaban en el aparato -entre ellas siete tripulantes- fueron trasladadas al hospital, 25 de ellas en estado grave y seis en estado crítico. Las nueve víctimas serían seis pasajeros y tres tripulantes. "Hasta donde sé no hay más pasajeros en el avión", informó el alcalde en funciones de Haarlemmermeer -donde está el aeropuerto-, Michel Bezuijen, citado por Reuters.

"No podemos decir nada sobre la causa (del accidente) por el momento", añadió el responsable, que subrayó que "la prioridad (...) es prestar ayuda y atención" a las víctimas del vuelo TK 1951, que había partido de Estambul y en el que, según los últimos datos, viajaban cuatro estadounidenses que trabajan para Boeing, compañía precisamente fabricante del aparato siniestrado, un 737-800.

Según explicó un investigador a la prensa en el aeropuerto, los cuerpos de tres miembros de la tripulación continúan en la cabina del avión. "Tuvimos que dejarles para poder investigar antes de retirar la cabina", aclaró, informa Reuters. El aparato había quedado partido en tres tras el impacto, quedando separada la cola, una parte intermedia del fuselaje y la parte delantera con la cabina. Los medios holandeses afirman que el piloto y el copiloto figuran entre las víctimas mortales.

El avión impactó contra el suelo al norte de una de las pistas de Schiphol, el quinto aeropuerto europeo en flujo de pasajeros, por causas que todavía se desconocen a las 10:31 horas. Al parecer, en el momento del siniestro la visibilidad era buena aunque había una ligera niebla así como vientos ligeros. Según relató un agricultor a un medio holandés, el avión golpeó un árbol en su caida.

El ministro holandés de Transportes, Camiel Eurlings, informó de que Turkish Airlines cumplía todas las normas de Schiphol, pero precisó en un comunicado que se investigará la causa del accidente. Desde la aerolínea turca, su presidente, Temel Kotil, defendió al piloto, que dijo que "es un piloto experimentado, antiguo miembro de la Fuerza Aérea turca".

Desde el Ministerio de Transporte turco se ha informado de que entre los pasajeros del avión, que partió de Estambul a las 8:22 horas, había 56 extranjeros y 78 turcos. Según los medios turcos, los familiares y amigos de los pasajeros se congregaron rápidamente en el aeropuerto Ataturk para informarse de lo ocurrido, y está previstó que un avión de Turkish Airlines llegue esta noche a Amsterdam con familiares de las víctimas.

Entretanto, el primer ministro holandés, Jan Peter Balkanende, llamó por teléfono a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, para expresarle sus condolencias por las víctimas del siniestro. Asimismo, aseguró a Erdogan que él mismo ha supervisado todo lo relativo al accidente y la asistencia de emergencia, y se comprometió a visitar a los heridos, según los medios turcos.

Causas del siniestro
Las autoridades holandesas no han querido especular sobre la posible causa del accidente, pero lo que sí parece haber quedado descartado por completo es que haya podido tratarse de un atentado. De hecho, según los supervivientes, todo trascurrió con normalidad y la tripulación había dado el aviso a los pasajeros de que se pusieran los cinturones y se prepararan para el aterrizaje.

Varios testigos citados por los medios holandeses y turcos han hablado de problemas en los motores, que aparentemente habían dejado de funcionar segundos antes de que el aparato impactara contra el suelo, siendo lo primero en impactar la cola del avión. Los dos motores, según los medios, fueron hallados a unos 100 metros del resto del fuselaje. Este fallo en los motores ha sido aducido por algunos expertos a una posible falta de combustible, sin que se haya confirmado aún este extremo.

Los supervivientes han reconocido que todo ocurrió muy rápido. Según explicó a la cadena holandesa NOS un empresario turco que viajaba a bordo, el aparato hizo varios movimientos extraños antes de chocar contra el suelo. "Todo se volvió negro, había un gran pánico y gente gritando y sangre por todas partes", explicó.

"El piloto había anunciado que el avión aterrizaría en el aeropuerto de Schiphol en quince minutos y nos estrellamos unos siete u ocho minutos después del anucio", relató a la cadena turca NTV Tuncer Mutlucan, otro pasajero. "Todo trascurría con normalidad y de repente hubo como una bolsa de aire y el avión perdió el control y se estrelló; todo ocurrió en cuestión de tres o cinco segundos", agregó.

El accidente de hoy es el undécimo que sufre un avión de Turkish Airlines en los últimos años, según informó el Instituto para la Seguridad del Tráfico Aereo NLR en Amsterdam en un comunicado. La aerolínea tuvo un momento difícil en los 1970, con 608 muertos en dos años, pero sus condiciones de seguridad habían mejorado notablemente, y de hecho, el siniestro de hoy es el segundo mortal en una década, según la Fundación para la Seguridad de Vuelo.

El último accidente mortal en Amsterdam ocurrió en octubre de 1992, cuando un avión de carga de la aerolínea israelí El Al se estrelló contra un bloque de apartamentos en un barrio del sureste de la ciudad, matando a 43 personas, 39 de ellas en tierra. El aparato era un Boeing 747 y tras estrellarse contra el edificio poco después del despegue provocó un incendio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios