www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL IMPARCIAL ENTREVISTA a José Chamizo

El Defensor del Menor andaluz rechaza la cadena perpetua

sábado 11 de abril de 2009, 01:32h
Desde 1996, José Chamizo dirige la Oficina del Defensor del Pueblo en Andalucía. Dos años después, el Parlamento autonómico constituyó la Oficina del Menor, que también encabeza este sacerdote gaditano, especializado en tareas de asistencia ante problemas de drogodependencia, marginación y pobreza.
En los últimos días, los menores han cobrado una especial presencia en los medios. ¿Cree que es excesiva?
Lo que ocurre es que, concretamente, el presunto asesinato de Marta del Castillo es una noticia de suficiente alcance, sobre todo por cómo han sucedido los acontecimientos, como para que cobre una especial importancia. Sin embargo, los propios menores se quejan de que, a veces, damos una imagen sesgada de ellos. Me insisten en institutos, en la Universidad, en asociaciones juveniles… en que están cansados de que se tenga una imagen tan negativa de ellos. Que hay mucha gente joven que lleva una vida absolutamente normal con todas las contradicciones que tienen propias de la edad, de la situación, del momento, con unas expectativas laborales difíciles… En definitiva, yo creo que la noticia es la que es pero que tal vez se ha abusado mucho de los aspectos negativos. La noticia en sí misma es muy negativa y muy dura, pero hay otras realidades de la gente joven y de la gente menor de edad.

En el caso de Marta del Castillo se han cometido errores informativos básicos. ¿Cómo valora la cobertura de este suceso?
Ha habido luces y sombras. La luz ha sido la insistencia de los medios de comunicación, presionando para que las investigaciones prosigan para que se llegue hasta el final. Yo creo que ese es uno de los papeles de los medios de comunicación, insistir hasta que el asunto esté resuelto. Otros medios, no diré todos, han utilizado de manera abusiva y, posiblemente, ilegal la figura de algunos menores. En algún caso hay abiertas diligencias por la Fiscalía de Sevilla, y ya veremos qué es lo que sucede. A mí me parece que no podemos convertir todo en un show mediático, porque los propios medios de comunicación hacen que la sociedad no tenga en cuenta valores éticos básicos.

En el caso de los padres que se pasean por los platós con sus hijos menores de edad, ¿a quién hay que exigir responsabilidades, al medio que no cumple con los preceptos éticos y jurídicos o al padre que pretende hacer negocio a costa de su hijo?
La responsabilidad está repartida, honestamente, entre el medio y los padres. Entiendo que todo tiene un límite y los padres lo sobrepasan, porque ven más el beneficio económico que el perjuicio que se le está haciendo a un hijo o a una hija menor de edad; y los medios, porque creen que la audiencia así va a estar asegurada y garantizada.

El Defensor del Pueblo y del Menor en Andalucía, José Chamizo. Cristina Carbón



Recientemente los medios de comunicación se han hecho eco del caso de una adolescente británica que ha sido madre con 15 años. ¿Cómo puede afectar a su desarrollo en el futuro el show mediático actual?
Eso les hace mucho daño. O se ponen en tratamiento o tendrán una vida bastante desastrosa, está claro. Yo siempre digo que cuando, por ejemplo, un padre va a un colegio y le pega a un profesor, ya tiene todas las papeletas para que tenga un hijo predelincuente.

¿Qué protección habría que dar a estos menores de cara a los medios?
Hay que ser muy rígido. Yo no soy una persona rígida, pero hay aspectos de la vida en los que se puede ser mucho más rígido y aplicar la legislación vigente con toda la crudeza que tiene. Tenemos que tener en cuenta que son vidas que, si no están perfectamente orientadas, luego sufrirán muchas complicaciones en su evolución. Yo creo que hay que aplicar la ley con severidad.

¿Cree que los medios están promoviendo una cierta sensación de impunidad entre los jóvenes?
Yo creo que los medios han contribuido, porque ha habido una sensación, sobre todo al principio de la aplicación de la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, de que cometían un asesinato y a los seis meses estaban en la calle, pero no es verdad. Aunque a veces los titulares de los medios van por ahí, vas a los centros de reforma juvenil y hay chavales que no se pensaban que acabarían así. Cuando la Ley de Responsabilidad Penal del Menor se aplica es una ley dura, a pesar de toda la literatura que hay.

A raíz del caso de Marta ha saltado a la palestra el debate de la cadena perpetua. ¿Es posible, en el marco de la Constitución, la instauración de esta pena?
Yo no estoy de acuerdo con la cadena perpetua. Sí estoy de acuerdo con que, para determinados delitos, haya un cumplimiento íntegro de las penas y que las penas sean adecuadas al delito que se ha cometido. La cadena perpetua no tiene encaje constitucional, según dicen los juristas –yo no soy jurista-. Pero, de todas maneras, yo creo que no es excesivamente adecuada, creo en el cumplimiento íntegro de las penas para delitos como asesinatos, violaciones, pedofilia… que provocan alarma social. Lo cual no quiere decir que no entienda el clamor popular y que no entienda el deseo de los padres de Marta. Yo les comprendo, lo que pasa es que no puedo compartir su planteamiento.

La sociedad se ha movilizado en varias ocasiones para solicitar el cumplimiento íntegro de las penas. Sin embargo, seguimos viendo cómo hay delincuentes que disfrutan de reducción de condena sin que se haya alcanzado el objetivo de la reinserción. ¿Cree que el Gobierno debería esforzarse más por cumplir esa petición popular?
El problema es que la mayoría de la gente, sobre todo en los sectores más empobrecidos, está cumpliendo las penas íntegramente. A un hombre, por tres delitos continuados de robos en un coche se le ponen seis u ocho años de condena y, prácticamente, los cumple. Yo creo que lo que hay que revisar es el Código Penal, porque determinados delitos no están correlacionados con las penas.

El Defensor del Pueblo y del Menor en Andalucía, José Chamizo. Cristina Carbón También se ha planteado la reforma del Código Penal, pero el Parlamento dice que no se puede legislar en caliente y, finalmente, pasa el tiempo y no se actúa. ¿Habría que aprovechar más las ocasiones en las que se abre el debate social para canalizar así la voluntad popular?
La reforma que se hizo del Código Penal es bastante dura. La hicieron los dos partidos, estaba entonces el PSOE en la oposición. Aplicándolo adecuadamente, no sé si necesita más reforma. De todas maneras, es un tema que no se puede dejar pasar. Yo estoy de acuerdo con que en caliente, no, pero habrá que esperar que en frío sí se haga.

Cuando fracasan los jóvenes, ¿fracasamos todos?
Sí, claro. Además, está sucediendo una cosa muy rara. Hemos hablado toda la vida de la lucha intergeneracional, de las diferencias de unas generaciones con otras, pero siempre en esa guerra generacional se ha mantenido un diálogo, aunque fuera desde la disconformidad. Ahora mismo no hay diálogo entre generaciones y esto es muy grave, porque ahí creo que está la raíz del fracaso. Nosotros no conocemos a los adolescentes ni a los jóvenes. Su mundo es otro. Las nuevas tecnologías nos han distanciado mucho. Hay que tener en cuenta que cualquier chaval hoy domina perfectamente las nuevas tecnologías y sus padres no tienen ni idea. Yo siempre digo a los padres que una de las cosas que tienen que aprender, precisamente, es a utilizar las nuevas tecnologías, porque te hablan en unos términos que, como no estés mínimamente puesto, no te enteras de su mundo. Y aquí lo importante es conocer su mundo y también dar nuestras opiniones. Yo creo que parte de ese diálogo intergeneracional se ha roto y eso nos está llevando a un fracaso.

La Oficina del Menor de Andalucía pretende, entre otros objetivos, dar voz a los menores, ¿no es así?
Aquí en la oficina tenemos un consejo asesor de menores. Son los propios menores los que nos dicen lo que piensan y lo que sienten. Son nueve menores de distintos puntos de Andalucía. Ahora mismo estamos conectados a través de la red con ellos y cuando surge alguna cuestión, alguna ley, por ejemplo, les pedimos su opinión. Porque yo creo que hablamos mucho de menores pero ellos no opinan más que cuando hay situaciones negativas o programas de diversión. Pero estos niños y niñas tienen ya unos criterios propios.

Escuchar a los menores sí, pero ¿cree que con 16 años un adolescente tiene capacidad para decidir?
Depende mucho no de la edad, sino de la madurez de la persona. Y, evidentemente, con 16 años, haga lo que haga el menor, si son decisiones importantes, tienen que estar enterados los padres.

Crecen los ciberdelitos, especialmente entre los más jóvenes. ¿Cree que la ley va con retraso con respecto a este fenómeno?
Va con retraso. Hay un término que tiene mucha antipatía, que es la censura previa, que yo no sé si técnicamente se puede hacer, porque creo que no hay manera de evitar que cualquiera cuelgue lo que quiera en una red como Tuenti o Facebook. Entonces tenemos que pasar a la intervención de la autoridad judicial pidiendo que se retiren esas imágenes. Ahí la legislación va retrasada, aquí y en Europa.

El Defensor del Pueblo y del Menor en Andalucía, José Chamizo. Cristina Carbón



¿Qué está fallando en la sociedad para que los jóvenes empleen cada vez más los distintos tipos de violencia?
Yo creo que hemos tenido un sistema económico muy agresivo donde lo que ha prevalecido ha sido el valor del mercado y no el valor de los seres humanos. Hasta ahora hemos vivido en una sociedad bastante deshumanizada en el que, de alguna manera, los jóvenes y los adolescentes han estado apartados de todo. La relación que se ha mantenido con ellos ha sido una relación de distancia. Al mismo tiempo, ellos se han introducido en un mundo de violencia virtual que, muchas veces, les ha llevado a la violencia real. Ese tránsito entre la violencia virtual y la real es la que está trayendo, en algunos chavales que ya tienen algunos desajustes psicológicos, unas consecuencias muy negativas. Por ello, hay fenómenos de violencia terrible, como quemar a un indigente, que no tiene otra explicación, porque cuando se tiene un mínimo de sensibilidad esas atrocidades no se deberían cometer.

Cuando un menor agrede a sus padres, ¿es un síntoma de que ha perdido todo referente?
En la violencia de los hijos contra padres y madres hay que estudiar cada caso, no se puede generalizar. Algunas veces, la violencia no es más que una llamada de atención porque la persona se siente “abandonada”. La conciliación de la vida laboral y familiar es una utopía que no acabamos de alcanzar. En otros casos, hay un fallo en una educación porque no ha habido límites suficientes como para que esta persona asuma su responsabilidad. En otros casos hay, directamente, trastornos del comportamiento a tratar, situaciones difíciles porque se trata de matrimonios que se han roto y se ha vuelto a contraer otro matrimonio… es decir, no todos son iguales. Hay un perfil medio: 14 – 15 años, chico o chica, de familia media. Eso es lo sorprendente, que no se da tanto en los sectores marginales como en las clases medias, a veces en las clases medias más acomodadas.

¿Ha notado un aumento de quejas en la Oficina del Menor?
Sí. Curiosamente, las que más se han incrementado son los litigios entre padres y madres por los hijos que tienen en común, lo cual es muy deprimente. Tanto es así que la Junta de Andalucía ha tenido que poner en marcha los “puntos de encuentro” para que los padres recojan y entreguen a sus hijos a sus ex cónyuges. Eso, que es un servicio que está bien, te hace plantearte cómo es posible que dos adultos que se han querido, aunque su historia esté rota, no hagan un esfuerzo para no llegar a este punto con los hijos.

Luego, hay quejas de padres que entienden que sus hijos tienen que vivir con ellos y la Administración les ha aplicado el desamparo por distintas cuestiones. En este sentido, estamos trabajando mucho para obligar a la Administración a que tenga más programas de intervención en situación de riesgo social, es decir, que por tener más o menos medios económicos no te veas privado de tus hijos, sino que sea porque eres o no un buen padre o una buena madre.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios