www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

tres etarras detenidos

Desarticulado el comando que atentó en la T-4 de Barajas

viernes 15 de febrero de 2008, 21:48h
El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dado hoy por desarticulado tanto el comando que atentó contra la terminal T-4 del aeropuerto madrileño de Barajas, como el "aparato de acogida" de la organización en la región de los Pirineos Atlánticos.

Rubalcaba ha informado de que la citada operación, de la que ya había dado cuenta la ministra francesa del Interior, Michèle Alliot-Marie, ha supuesto el "completo" desmantelamiento del grupo de terroristas que atentó contra la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas, dispositivo al que habrían pertenecido Mikel San Sebastián y Joseba Iturbide.

El tercero de los etarras, según ha detallado, es un "histórico" dirigente de ETA que correría con la gestión del "aparato de acogida" de la banda armada en la citada región gala, donde las fuerzas de seguridad de Francia vigilaban una vivienda habitada por Martínez Mur y supuestamente dedicada al aparato de "financiación" de la banda armada.

En cuanto a la mujer detenida en la operación, el ministro de Interior ha precisado que se trata de la "compañera sentimental" de uno de los presuntos etarras detenidos y explicó que ella misma "se presentó" en una comisaría de la Policía francesa esta misma mañana tras las tres detenciones consumadas anoche.

El ministro ha añadido que la operación "sigue abierta" mientras los agentes proceden al "registro" de la vivienda y los detenidos declaran "en este momento" ante las autoridades judiciales francesas, aunque ha advertido de que ya se han cumplido tres "importantes" objetivos con el desmantelamiento del comando del atentado de la T-4, el aborto de la integración de Mikel Sansebastián y Joseba Iturbide en el "aparato militar" de Francia y la desarticulación del "aparato de acogida" de la banda armada en esta región.

Así, ha agradecido al Gobierno francés la colaboración prestada, que a su juicio "atraviesa sus momentos más fértiles y más útiles", pues la operación ya detallada prueba que los nexos entre España y Francia son "mejores que nunca".

La ministra francesa del Interior Michèle Alliot-Marie, que ha asegurado hoy que son cuatro los presuntos miembros de ETA detenidos en la noche del viernes al sábado en San Juan de Luz, ha felicitado "calurosamente" al conjunto de funcionarios y servicios de policía que contribuyeron a su detención.

Según indica en un comunicado, dos de estas cuatro personas estaban siendo "activamente buscadas" por las autoridades judiciales y la policía española, al ser los sospechosas de haber participado en el atentado cometido en el aeropuerto de Madrid en diciembre de 2006.

El Ministerio asegura que estas detenciones son consecuencia del trabajo de "un equipo conjunto de información", constituido en el marco del acuerdo que Alliot-Marie firmó recientemente con su homólogo Alfredo Pérez Rubalcaba.

"Para el Ministerio del Interior, esta acción ilustra una vez más la calidad de la cooperación operativa entre Francia y España en la lucha contra el terrorismo", agrega el comunicado.

Joseba Iturbide, "Makarra", y Mikel San Sebastián, "Pottoko" integraban el comando que atentó contra la T-4, en el que fallecieron dos ciudadanos ecuatorianos, junto a los detenidos el pasado 6 de enero en Mondragón (Guipúzcoa), Matin Sarasola e Igor Portu. José Antonio Martínez Mur y su pareja, María Bengoetxea, albergaba a los otros dos en un piso de la localidad vascofrancesa de San Juan de Luz, donde se produjeron los arrestos, un "histórico" de la banda que estuvo refugiado en México.

La participación de Joseba Iturbide en el atentado de la T-4 no está acreditada, aunque sí la de los otros tres miembros del denominado "comando Elurra", formado en 2001 y que había perpetrado atentados desde 2005.

LAS FUERZAS DE SEGURIDAD DAN POR DESARTICULADO EL COMANDO
Los expertos en la lucha antiterrorista consideran desmantelado el grupo tras el arresto de San Sebastián e Iturbide en San Juan de Luz (Francia), y una vez que fueron detenidos en enero en Mondragón (Guipúzcoa) los otros dos miembros que lo conformaban, Igor Portu y Mattin Sarasola.

La operación se ha desarrollado tras varias semanas de vigilancia policial sobre la vivienda que ocupaba Martínez Mur, al que los investigadores policiales relacionan con la financiación de ETA.

Los investigadores de la Guardia Civil consideran que la operación, además de desmantelar al comando y lo que pueda significar en el suministro financiero de ETA, neutraliza una parte del aparato de acogida en Francia de miembros de ETA huidos desde España y evita que San Sebastián e Iturbide puedan reintegrarse a corto plazo a la actividad terrorista de la banda.

Pero además supone la detención de un histórico de la banda, ya que la relación de Martínez Mur, de 58 años, con la banda terrorista data de finales de los años 70, aunque se le vincula con su financiación a principios de los 80, cuando se le implica en secuestros ocurridos en aquellas fechas.

Una década después, en la de los 90, se refugió en México, desde donde pudo seguir vinculado con aspectos de la financiación de la ETA, ya que los investigadores creen que realizó frecuentes viajes al sur de Francia para contactar con la banda y, supuestamente, para constituir empresas e inversiones en su beneficio.

En abril de 2004 renovó su pasaporte en el consulado de Bayona y se trasladó a San Juan de Luz, donde se han producido las detenciones. Actualmente no tenía en vigor ninguna requisitoria judicial.

A Joseba Iturbide, de 30 años, se le vincula con el atentado contra la T-4, con la explosión de sendos vehículos bomba en las discotecas "La Nuba", en la localidad de Urdax, y "Bordatxo" en Santesteban, ambas de Navarra, y con la de una furgoneta-bomba en la provincia de Castellón en agosto pasado.

También realizó presuntamente informaciones y preparativos para la colocación de un vehículo bomba en la zona de AZCA en Madrid.

En la actualidad existía contra él una orden europea de busca, captura e ingreso en prisión, emitida por el Juzgado Central de Instrucción número seis de la Audiencia Nacional por pertenencia a banda armada o terrorista y por su implicación en las acciones citadas.

Mikel San Sebastián, de 29 años, sería el cuarto componente del "Elurra" y tendría por tanto las mismas implicaciones y órdenes de detención que Iturbide.

COMANDO ELURRA
Fue Martín Sarasola el encargado de formar el comando de "legales" entre su círculo de amistades en 2001 por orden y en colaboración con José Antonio Aranibar Armendoz, arrestado el 2 de julio de 2007 en compañía de otros dos etarras a los que acababa de entregar una furgoneta-bomba destinada a explotar, probablemente en Navarra, coincidiendo con el Debate sobre el Estado de la Nación. Aranibar Armendoz es natural de Vera de Bidasoa, una localidad muy próxima a Lesaka.

Una vez formado el comando en 2001 comienza a ser operativo al año siguiente encomendándosele funciones de "mugalari", los terroristas dedicados a ayudar a cruzar la frontera a otros miembros de la banda. En 2004 recibieron orden de elevar sus atribuciones y dedicarse a la distribución de armas y explosivos entre los miembros de la organización terrorista.

Según el relato del ministro, a mediados de 2005 dieron el paso más significativo y la dirección de ETA les ordenó comenzar a atentar. Se "estrenaron" con la colocación de un coche-bomba contra la discoteca guipuzcoana Bordatxo en tareas de apoyo al 'comando' que perpetró la acción, que no ocasionó víctimas mortales pero destrozó el local.

En septiembre de 2006, en plena tregua, dos de los miembros del "comando", Matin Sarasola y Josu Iturbide, recibieron la orden de irrumpir en un acto de homenajes a etarras muertos en una campa del monte Atxirulegi (Guipúzcoa). Encapuchados y armados con sendos fusiles G-3 dispararon varias veces al aire después de que un tercer individuo, también con la cara tapada, leyese un texto en el que aseguraba que los "gudaris" tenían "la sangre preparada" para darla por Euskal Herria. Después, los encapuchados huyeron por el momento a la carrera.

EL 'COMANDO' QUE QUERÍA ATENTAR EN CASTELLÓN
Su siguiente actuación criminal tuvo lugar en Barajas. El ministro del Interior dijo no poder ofrecer más datos sobre cómo se cometió el atentado, ciñéndose a que fueron los tres citados los autores materiales del mismo. Ocho meses después, el comando de "legales", en concreto Igor Portu y Matin Sarasola, reapareció en Castellón haciendo estallar una furgoneta en un olivar al sentirse seguidos por la Guardia Civil.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.