www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Fibra, bífidus y enemas

"Y que salgan con facilidad"

viernes 17 de julio de 2009, 09:11h
Una de las mayores paradojas de nuestro tiempo es que mientras gran parte de la población del planeta tiene a diario como principal preocupación comer, otra parte, precisamente la sociedad más desarrollada y rica, parece tener como mayor problema todo lo contrario: por decirlo finamente, deshacerse de lo comido.
No hay más que sentarse un ratito frente al televisor y darse una moderada sesión de comerciales. Parece claro que la publicidad es un reflejo bastante fiel de la sociedad a la que se dirige; si esto es así, la sociedad desarrollada, el primer mundo, es una sociedad de estreñidos llenos de problemas gástricos y obsesionados con la línea y la salud.

En efecto, verán ustedes infinidad de anuncios de productos que garantizan "una alimentación sana". Naturalmente, las perspectivas que ofrece esa vida "sana" no son muy atractivas: machacarse en el gimnasio, beberse no sé cuántos litros de agua -¡agua!- al día... y comer cantidades ingentes de lechuga con apenas una gotita de aceite y, por supuesto, sin sal, en ese disparate conceptual que es una ensalada sin lo que le da nombre, que es la sal.

Parece que la dieta occidental tiene consecuencias algo desagradables en el estómago y el intestino. Acidez, para empezar, de modo que se anuncian unos cuantos antiácidos... aunque desde que existe el omeprazol los demás, incluido el clásico bicarbonato de sosa, están en franca regresión. Otro problema: gases. Se publicitan numerosos productos para evitar o eliminar esos gases digestivos, por supuesto de forma civilizada, que con acompañamiento musical los elimina cualquiera.

Pero la palma se la llevan los productos dirigidos a conseguir una buena evacuación intestinal. Ya decimos: el problema de esa sociedad no es comer todos los días, sino deshacerse también a diario y con regularidad de lo sobrante, tanto por motivos de salud como por causas estéticas, ya que una evacuación regular parece tener muy buenos efectos sobre la línea.

Entonces empieza a ver uno anuncios de yogures con bífidus activo -qué diablos será el bífidus activo- que garantizan que, en unos días, el asunto de la evacuación estará perfectamente regularizado y a plena satisfacción del usuario. Naturalmente, otras marcas tienen otro ingrediente milagro, que aquí se registra prácticamente cada palabra, y el que se inventa antes un término científico nuevo eso lleva ganado.

Por si el yogur no es suficiente, verán cómo proliferan los anuncios de cereales "con fibra". En principio, para desayunar y seguir haciendo ricos a los descendientes de los hermanos Kellog; pero ya hay quienes recomiendan que la cena consista, también, en cereales fibrosos. Aquí también se nos garantiza que, en un par de semanas, nuestras visitas al excusado tendrán la exactitud de un reloj suizo y nuestro cuerpo marchará estupendamente.

¿No le funcionan ni los bífidus ni las fibras? Habrá que recurrir a un laxante boticario del tipo tradicional, sea una infusión, sean unas píldoras, sea un jarabe. Para casos recalcitrantes, sigue anunciándose una conocidísima marca de supositorios de glicerina, que facilitan lo que ahora se llama "tránsito intestinal".

¿Ni así lo regula usted? Amigo mío, no se preocupe: siga ante su televisor, que no tardará en aparecer la promoción de un enema de bolsillo, para casos de urgencia, que toda mujer estreñida ha de llevar en su bolso. Cuando uno ve ese "spot" y recuerda lo que escribía Quevedo acerca de las lavativas no puede menos que sonreír... y desear que los efectos de esta lavativa "de viaje" no sean tan incontrolables como los de las lavativas que se le suministraban al "Buscón".

En fin, todo esto hace que recordemos una ocasión en la que, en un pueblecito navarro encaramado a una colina, Ujué, con motivo de las fiestas dedicadas a la especialidad local, las migas, el párroco bendijo así la mesa: "Señor, te damos gracias por estos alimentos. Haz que nos entren con felicidad, y que nos salgan con facilidad". Pues eso.