www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

en el teatro real

Tamara Rojo deslumbra en la gala de las estrellas de la danza

domingo 13 de septiembre de 2009, 19:17h
Sin embargo, sería tremendamente injusto insinuar que los demás bailarines participantes en la Gala de Estrellas de la Danza, dirigida esta temporada por el argentino Julio Bocca, no brillaron anoche en el escenario del Teatro Real.
Lo hicieron todos, porque todos son verdaderas estrellas del ballet reconocidas internacionalmente, algunos con importantes carreras de muchos años a sus espaldas y cada uno con su forma y su técnica de interpretar la música a través de la perfección de los movimientos de sus cuerpos. Pero fue, sin duda, la española Tamara Rojo la que, con su sobresaliente técnica y su gran madurez interpretativa, más hondo caló en un público entregado a lo que se convirtió en una velada muy especial.

No es fácil reunir en un mismo escenario a las grandes figuras de la danza, con agendas que rebosan compromisos por todo el mundo. Sin embargo, ese fue el principal objetivo del bailarín retirado Julio Bocca cuando el Teatro Real le encomendó la dirección de la Gala para esta nueva temporada. Quería que el público pudiera tener la ocasión de ver a esas figuras consagradas del ballet con quienes él mismo había compartido escenario y a los que, además, considera sus amigos. Y la convocatoria ha sido un indudable éxito, porque junto a la bailarina española estaban otros nombres sagrados de la danza como el cubano José Carreño, bailarín principal del American Ballet Theatre, de fuerza arrolladora combinada con perfección y elegancia, que interpretó con Tamara Rojo, Don Quijote, la coreografía encargada de cerrar el espectáculo y que provocó una intensa ovación en un público al que parecía que le habían sabido a poco las casi dos horas de escogidas piezas, que combinaron el ballet clásico con el contemporáneo.

La primera parte incluyó las coreografías más clásicas, comenzando por La bella durmiente que interpretaron Marianella Nuñez y Thiago Soares, a la que siguió La Sylphide con Cristina Michanek y Sebastian Kloborg, así como Diana y Acteón con Cecilia Figaredo y José Carreño y el Pax de deux de Manon interpretado por Eleonora Cassano y Manuel Legris. Todas piezas de gran belleza y armonía, pero fue, sin duda, la impactante coreografía de El cisne de Igor Yebra la que marcó el momento más intenso de esta primera parte. El español, actualmente bailarín estrella de la Ópera Nacional de Burdeos, demostró el extraordinario momento que vive su carrera con una coreografía perfecta que proyectaba en una imagen casi irreal la elegancia y la fuerza de sus movimientos.



En la segunda, más contemporánea, que comenzó con El corsario, sobresalió, por su concepción de corte espiritual, la coreografía de Nefes, un juego de simetrías y reflejos en el que dos misteriosas figuras se movían perfectas en la oscuridad hasta cautivar, con una sensación casi hipnótica. Sus intérpretes, Manuel Legris y Patrick De Bana, fueron merecidamente ovacionados, igual que Eleonora Cassano e Igor Yebra por su homenaje a la música de tango del inmortal Piazzolla, que no podía faltar en una gala dirigida por el genial bailarín argentino. Tampoco faltó la música de The Beatles, con la coreografía 1963: Yesterday, que interpretaron Christina Michanek y Sebastian Kloborg, los dos jóvenes bailarines, quizás los más desconocidos de la Gala, de la prestigiosa escuela Royal Danish Ballet.

Con las seis representaciones de la compañía del Teatro Bolshoi de la pasada semana y la Gala celebrada anoche, el Teatro Real deja muy claro que su apuesta por la danza continúa avanzando, en reconocimiento de un público cada vez más numeroso que sigue con mucho interés este tipo espectáculos. Por eso, durante la presente temporada se estrenarán asimismo dos ballets especialmente encargados por el coliseo madrileño dentro de su Proyecto Pedagógico.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.