www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Sáenz de Santamaría prepara un informe sobre el "acoso" que sufre el PP

La Fiscalía, en el punto de mira por acusaciones de "sectarismo político"

lunes 21 de septiembre de 2009, 17:25h
El Fiscal General del Estado está desde su nombramiento en el punto de mira del principal partido de la oposición. Fuentes del PP tachan a Conde-Pumpido de “paradigma del sectarismo político” por la forma de elegir a sus colaboradores y el equipo de Sáenz de Santamaría prepara un dossier que pretende demostrar la doble vara de medir de la Fiscalía. Durante la inauguración del año judicial el máximo representante del Ministerio Público aseguró en su discurso que la Fiscalía combate la corrupción "venga de donde venga". Por Miriam Carmona
El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, destacaba el pasado 21 de septiembre, con la apertura del año judicial, el incremento en más de un cien por cien de las diligencias de la Fiscalía Anticorrupción ante la exigencia de la sociedad de "erradicar las conductas corruptas vengan de donde vengan, sean quienes sean sus autores". Con estas palabras el máximo representante del Ministerio Público parece haber contestado a las acusaciones vertidas por parte del PP.

El pasado 9 de septiembre, en la sesión de control al Gobierno, el portavoz adjunto del Grupo Popular, Arturo García-Tizón, afirmó que el Fiscal General del Estado representa el “paradigma del sectarismo político”. A juicio de García-Tizón, Cándido Conde-Pumpido ha intentado “desde su nombramiento acabar con la independencia del Ministerio Fiscal, como lo patenta su política de nombramientos en función de simpatías políticas”.

En este sentido, el presidente y portavoz de la Asociación de Fiscales (AF), Guillermo García Panasco, ha explicado a EL IMPARCIAL que mucha culpa de esa imagen politizada que ofrece Conde-Pumpido viene determinada por su política de nombramientos. “Cuando habla de reequilibrio ideológico, de cargos de confianza y se colocan en puestos clave de la carrera fiscal a personas elegidas en función, entre otros, de esos criterios se está lanzando un mensaje negativo de cara a la opinión pública de lo que es o debería ser el Ministerio Fiscal”.

El informe de Soraya
Mientras se vive este ambiente en sede parlamentaria, el equipo de la portavoz del Grupo popular, Soraya Sáenz de Santamaría, prepara un dossier que pretende demostrar que Ministerio Fiscal ha dado carpetazo a una decena de casos de corrupción relacionados con el PSOE y no está investigando presuntos delitos que afectan a cargos socialistas. Fuentes populares afirman que en ese informe se detalla con varios ejemplos la inactividad de la Fiscalía cuando los casos implican a los socialistas, como las causas que llevaron a dimitir a Alberto Saiz del CNI, la subvención que el vicepresidente segundo, Manuel Chaves, concedió a la empresa de la que era apoderada su hija o el caso Mercasevilla.

Sin embargo, cuando se trata del PP se han producido detenciones que luego “ni siquiera han sido juzgadas por los tribunales”, según Mariano Rajoy. A su entender, hay “un trato diferente” por parte de la Fiscalía.

El líder del PP también se ha quejado de las diferentes filtraciones que se han producido en los últimos meses en relación con el “caso Gürtel” y ha recordado que su formación hasta ha denunciado “interceptaciones ilegales de comunicaciones” y están a la espera de lo que digan los tribunales pues la querella ha sido admitida a trámite.

La Fiscalía se defiende
El pasado miércoles, en respuesta a las declaraciones vertidas por varios dirigentes del PP, la Fiscalía afirmaba en un comunicado que sí trabaja para investigar las filtraciones de los sumarios. En concreto, decía que en los últimos meses la Fiscalía Anticorrupción ha solicitado hasta en siete ocasiones a los jueces que instruyen el “caso Gürtel” indagar sobre las filtraciones del sumario.

Una Fiscalía muy politizada
Según García Panasco, “hay asuntos que no dependen directamente de la Fiscalía. Por ejemplo, cómo han esposado a los detenidos, si hay o no hay filtraciones del sumario o si hay periodistas en el momento en que una persona es detenida. Si se afirma que es la Fiscalía la responsable tendrá que demostrarse en los tribunales”.

La creencia generalizada de que la Fiscalía depende del Gobierno está haciendo mucho daño al cuerpo de funcionarios fiscales. Nombramientos a dedo y politización en exceso de los asuntos que investigan son un lastre para estos trabajadores públicos. “La Fiscalía no depende del Gobierno -afirma el portavoz de la Asociación de Fiscales-, ni lo dice la Constitución, ni nuestro estatuto orgánico. Si es verdad que nosotros tenemos una especie de pecado original que consiste en que como al Fiscal General del Estado lo designa y cesa el Gobierno de turno, parece que todos los fiscales estamos a las ordenes de ese Ejecutivo en nuestras labores diarias. Esto ni es así, ni debería serlo y ni siquiera debe parecerlo”.

Para mejorar esta imagen, “es necesario, desde nuestro punto de vista, seguir insistiendo en que el sistema de nombramiento y cese del Fiscal General del Estado debe ser modificado con el fin de garantizar no la imparcialidad, que ya la tenemos garantizada por ley, sino la apariencia de imparcialidad que es incluso más importante. Sin embargo, ni este Gobierno ni los anteriores han querido cambiar el estatuto en este sentido”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.