www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Por qué en México no se celebra como Dios manda la consumación de la independencia?

domingo 27 de septiembre de 2009, 17:26h
“El 27 de septiembre (1821) desfiló Iturbide al frente de su ejército por las calles de la capital y al día siguiente la Junta gubernativa redactó el Acta definitiva de la Independencia.” Silvio Zavala (Apuntes de historia nacional 1808-1974)

En México existe la pésima costumbre de festejar sólo el inicio de la lucha de independencia que es cada 16 de septiembre, pero no hay la costumbre ni oficial ni social de festejar cada 27 de septiembre que es el día de la consumación.

¿Por qué? Quizá porque México nunca ha sido plenamente independiente. Apenas decía adiós a España, cuando Inglaterra tenía intereses económicos en México. Luego Francia y Estados Unidos continuaron la tradición de intervenir de mil maneras en México durante el siglo XIX. Aunque Estados Unidos no ha dejado de entrometerse en México hasta el día de hoy inclusive.

O quizá no se festeja la consumación, porque la historia oficial no perdona que Iturbide fue católico o quizá porque Iturbide efectivamente se excedió y se autoproclamó emperador de México recién declaraba su independencia de España. ¿Pero acaso los presidentes “republicanos” que sucedieron a Iturbide no se han excedido en el poder?

Nunca, ningún presidente mexicano ha gritado “Viva Iturbide”. Por supuesto también se ha olvidado por lo menos parcialmente a Vicente Guerrero, quien también fue un personaje importante a la hora de consumar la independencia.

Algunas veces los miembros del Partido Acción Nacional cuando eran opositores sí llegaron a gritar a favor de Iturbide, pero desde que llegaron al poder, han seguido la tradición de sus ultra rivales priistas y han callado como si les diese vergüenza hablar de historia real.

Iturbide no fue ningún ángel, pero comparado con la mayoría de los presidentes mexicanos, es un niño cantor de Viena.

En México no se ha revisado a fondo la historia nacional. Los propios panistas siguen el libreto que escribieron los masones, los liberales, los revolucionarios, en el que la historia de México es completamente maniquea: sólo hay ángeles que son los héroes según algunos y otros son los demonios. Curiosamente, en la lista de ángeles figuran algunos traidores como Benito Juárez, que es el dios terrenal de muchos mexicanos e incluso hay invenciones como el llamado Pípila, que según historiadores muy calificados como Lucas Alamán han demostrado la necesidad de los poderosos en contar historietas sin ninguna base real.

El desconocimiento de la historia mexicana ha llevado a muchos políticos a decir dislates. Por ejemplo, el opositor por excelencia de Felipe Calderón, el autonombrado “presidente legítimo” Andrés López Obrador, ha dicho que Juárez es un ejemplo para los indígenas, cuando las leyes y políticas que impulsó el oaxaqueño afectaron decidida e injustamente precisamente a las comunidades indígenas mexicanas en el siglo XIX y cuyas consecuencias aún perviven como la miseria en el campo mexicano.

Quisiera festejar la consumación de la independencia sin dejar de mirar a España, porque sin este país no se entendería toda Iberoamérica y menos México que es el Estado con más presencia cultural española y con más hispanoparlantes. Las culturas prehispánicas en México son importantísimas y están presentes en el México actual. Pero la independencia con España no significa ruptura y por eso, en México debemos celebrar la independencia en castellano y en lenguas autóctonas.

Empero, México es dependiente de Estados Unidos, sin el comercio con este país, México no podría salir adelante. Lo escandaloso no es tener comercio con Estados Unidos, sino depender casi en 90% con el vecino del norte.

Quiero celebrar la independencia de México, aunque sé perfectamente que mi país está atrapado por la deuda externa, la intromisión estadounidense, el narcotráfico, la pobreza de millones de mexicanos y la apatía de algunos que impiden que el 27 de septiembre sea recordado con tanto orgullo como el 16 de septiembre. Es una lástima que el presidente Calderón se calle ante el 27 de septiembre, su silencio muestra que es un rehén de los factores reales de poder y del PRI, el partido opositor al PAN que supuestamente gobierna pero que en realidad no gobierna.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.