www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crónica negra

El linchamiento público de Diego Pastrana paso a paso

miércoles 02 de diciembre de 2009, 13:00h
La condena social y mediática que ha sufrido Diego Pastrana, hasta hace unos días presunto agresor sexual, maltratador y asesino de una niña de 3 años no tiene antecedentes. La valoración de la noticia cambió después de saberse que la autopsia revelaba que la menor no fue violada y que las heridas que le causaron la muerte se las produjo la caida desde un columpio. Pastrana dice que le han tratado "peor que a un terrorista" y que va a demandar "a todos".
El padrastro de la niña fallecida en Tenerife, Diego Pastrana, ya está en su casa después de que el pasado lunes ingresara en un centro hospitalario para recibir atención psiquiátrica y ha asegurado que tanto en los medios de comunicación como en todos lados le "han tratado peor que a un terrorista".

Diego, que reconoció estar "sedado, hasta arriba de medicamentos y en manos de un psiquiatra", dijo que tiene "claro" que va a iniciar acciones legales primero "contra los médicos" pero también contra la "prensa, telediarios y todos los que han vertido mierda". "Todos lo van a pagar", sentenció en una entrevista a Canarias Radio La Autonómica recogida por Europa Press.

Su abogado ya había anunciado que se querellaría contra los médicos: el que atendió a la menor el pasado 21 de noviembre tras sufrir una caída de un columpio (pudo ser la causante de la muerte) y el que cuatro días después atendió a la pequeña y cuyo aviso motivó la detención de su defendido.

Lo peor, ver la niña muerta
Añadió que la Policía lo trató "como una mierda" y como "lo peor" y que le "amenazaron". Además, aseguró que lo que más le duele de todo es haber perdido a la niña "por culpa de un médico" que les dijo que "no hacía falta radiografía ni nada" y que la mandó a casa, pero que "lo peor" que le "ha pasado en la vida" es cuando "la Policía judicial" le enseñó la "foto de la niña muerta".

El jóven madrileño de 24 años reconoció estar "muy mal" y que "para superar esto va a pasar mucho tiempo". Señaló que le va a costar conseguir pasar página de un episodio en que todo el mundo "culpa a una persona sin saber la verdad". Y no es para menos porque su historia es la de un linchamiento público por un crimen que no se ha cometido y que ha consternado a la sociedad española.

Acusado injustamente
El pasado 25 de noviembre saltó a los medios la noticia de que una niña de tres años se encontraba en estado grave tras sufrir lesiones y quemaduras que supuestamente le produjo el compañero sentimental de su madre, que fue detenido por la Guardia Civil. Desde el propio instituto armado se dijo que el hombre, que era el encargado de cuidar a la niña, fue detenido tras presentarse en un centro de salud de Arona, en el sur de Tenerife, con la pequeña, a la que se le diagnosticó una parada cardiorrespiratoria, diversos traumatismos y lesiones por quemaduras en las regiones lumbar y dorsal.

Ya se informó entonces de que fue reconocida por médicos forenses porque no se descartaba que tuviera otro tipo de lesiones. El mismo día se dijo que la menor podría haber sufrido también abusos sexuales.

Un médico requirió la presencia policial
Las mismas fuentes indicaron que un médico del centro El Mojón, donde fue atendida, fue el que requirió la presencia policial al ver las lesiones que presentaba la niña, que fue trasladada al Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife. Hay que señalar que cuatro días antes, el hombre había llevado a la pequeña al médico porque se encontraba mal y le dijeron que no le pasaba nada importante.

Mientras, Pastrana, detenido como supuesto autor de abusos, lesiones y quemaduras a una niña de 3 años, pasaba a disposición judicial. Fuentes de la Policía Local de Arona volvieron a insistir en que no descartaban que la niña hubiera sufrido abusos sexuales.

La pequeña muere: violencia machista
El 27 de noviembre, la niña muere entre la indignación generalizada de lo que se había convertido ya en un caso flagrante de violencia a menores. El supuesto asesino, condenado en conciencia por muchos ciudadanos cansados de casos como el de esta pequeña, pasaba a disposición judicial.

Las administraciones canarias guardaron un minuto de silencio en recuerdo de la menor fallecida. La vicepresidenta del Parlamento canario, Cristina Tavío, lamentó que se hubiera tenido que guardar otro minuto de silencio por una víctima de la violencia machista y reclamó que se reflexionara acerca de la necesidad de educarnos a todos en el respeto a la vida y a la libertad de las personas.

La consejera de Bienestar Social, Inés Rojas, lamentó la "tristísima y durísima muerte" de una niña tras ser maltratada supuestamente por el novio de su madre. Invitó igualmente a una reflexión sobre lo que ha ocurrido para "estar lamentando una atrocidad como ésta".

No hay agresión sexual
Ese mismo día, mientras Tavío insistía en la necesidad de trabajar para que no haya que lamentar más víctimas de este tipo de violencia, el análisis médico descartaba que la menor hubiese sufrido abusos sexuales. El único que parece que no se dejó llevar por la inercia de los hechos y las condenas contra un presunto agresor fue el director del colegio de la niña, que dijo que "nunca se apreció ningún problema".

Al día siguiente, más leña al fuego: la ONG Save the Children solicitaba una respuesta institucional "más contundente" contra el maltrato infantil. No deja de ser curioso que esta responsable de la ONG considerara positivo que estos sucesos se hagan públicos para hacer de ellos un "problema visible que conciencie a la sociedad".

"Todo indica ya que ha sido un accidente"
Y nuevamente, mientras desde Save the Childrem se incidía en este nuevo caso de violencia machista, fuentes de la investigación judicial y policial explicaban: "Todo indica ya que ha sido un accidente". Poco después, el juez ponía en libertad sin cargos a Diego Pastrana.

El auto alude a varios testigos, entre ellos la madre de la niña y su profesora, que ratificaron la declaración del detenido que manifestó que el golpe que presentaba la niña se produjo al caer de un columpio. Los informes forenses indicaron que las lesiones "son enteramente compatibles con haberse producido por una caída presumiblemente accidental, de una antigüedad aproximada de unos 5-6 días"

El auto indica que las supuestas quemaduras se atribuyen a un cuadro alérgico, las lesiones externas e internas a las maniobras repetidas de reanimación y el desgarro del meso intestinal a la manipulación quirúrgica del intestino. Agrega que el cuerpo de la menor no presentaba ningún tipo de hematoma. También se descartó que la niña sufriera agresiones sexuales, tal y como se había indicado ya en un primer informe médico.

Linchamiento público
El abogado reprochó a los medios de comunicación que han sentenciado como culpable a su defendido antes de confirmar las pruebas. Como ejemplo citó que tuvo protección policial especial para salir de los juzgados. Pidió "que reflexionen todos los que se han lanzado" a condenar a su cliente "sin tener la más mínima prueba". Añadió que una disculpa y reconocer "que se han equivocado" es "lo mínimo" para intentar reparar un daño "que ya es irreparable".

Alonso ha pedido "reflexión" a algunas asociaciones y foros contra la violencia de género, que inmediatamente convocaron actos de protesta "cuando aún no estaba el resultado de la autopsia. Flaco favor están haciendo a la mujer".

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha expresado públicamente sus "disculpas", la consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Mercedes Roldós, ha negado cualquier responsabilidad de su departamento en el daño al padrastro erróneamente acusado y la Asociación del Defensor del Paciente ha pedido al fiscal jefe de Canarias, al diputado del Común y a la Agencia Española de Protección de Datos que "depure responsabilidades" en el caso de acusación "falsa".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.