www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Economía insostenible

sábado 19 de diciembre de 2009, 16:03h
Con su ley de Economía Sostenible, el Gobierno esta empezando la casa por el tejado. El primer paso hacía un nuevo modelo productivo, basado más en conocimiento y menos en ladrillos, tiene que pasar por una sustancial mejora del sistema educativo y no por una batería de medidas de poca importancia, aunque esto sea mejor que nada, que deja de lado las grandes reformas, entre las cuales está la educación. El problema para España es que se necesita una década para mejorar la educación y sentir su impacto y la reforma ni se ha empezado porque, lamentablemente, no hay acuerdo entre los socialistas y el Partido Popular en este asunto de urgencia. Además, la educación esta en manos de la mayoría de las autonomías, complicando la implementación de reformas si es que las hay. Mientras tanto se debe hacer algo porque no hay tiempo que perder.

El último indicador global sobre la capacidad de innovación en los principales países industrializados del German Institute for Economic Research (DIW), arroja un panorama desolador para España, que ocupa el penúltimo lugar entre las 17 naciones. La máxima puntuación que se concede es de siete puntos y corresponde a la economía norteamericana, figurando a continuación Suiza, Suecia, Finlandia y Dinamarca con más de seis puntos. España e Italia son los “farolillos rojos” de la clasificación. Con una puntuación de tan sólo 1,79 la economía española está a más de tres puntos de la alemana, y no puede servir de consuelo que otras de las grandes economías, a saber Italia, esté todavía peor que España (y en casi todo).

El indicador se basa en más de 150 indicadores parciales. Con ellos se pretende recoger, por un lado, la calidad del sistema de innovación analizando la educación y la formación, la investigación y el desarrollo así como la financiación de la innovación, pero también observando si las empresas aprovechan los impulsos que surgen de las redes, la competencia y la demanda de clientes nacionales e internacionales para lanzar al mercado productos y servicios innovadores. Por otro lado, los indicadores también analizan si el clima social de un país es favorable a la innovación, porque innovar supone asumir riesgos y ello precisa de una sociedad dispuesta al cambio y favorable a los logros de la ciencia y la tecnología.

Este es el panorama en España:

• Casi una de cada tres personas con edades entre los 18 y 24 años (durante el 2007) abandonaron prematuramente la escuela sin completar su educación secundaria. Esta cifra dobla el promedio de la Unión Europea. La tendencia está mejorando porque es de suponer que los jóvenes que abandonaron sus estudios por un trabajo que ahora han perdido están terminando su educación y los que están en la escuela y no tienen opción a encontrar empleo continúan su educación.

• España consigue muy malos resultados en el informe PISA realizado por jóvenes de 15 años en lectura, formación matemática y científica y confeccionado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico afincada en París.

• Entre el 25 y el 35 % de los estudiantes abandonan sus carreras en la mayoría de las Universidades antes de licenciarse.

• Ninguna Universidad española se encuentra entre las 150 primeras del ranking del Times Higher Education Supplement o el que publica la Universidad Jiao Tong de Shanghai.

• España tiene un bajo número de patentes triádicas (patentes relacionadas con invenciones para las que se ha solicitado protección en las tres oficinas más importantes) por millón de habitantes. Según cálculos del sociólogo Víctor Pérez-Díaz, tomando como referencia los años 1995-2005 (un periodo de cierto dinamismo), España alcanzaría el nivel actual del Reino Unido dentro de 100 años (2109); el de Francia, en 150 años (2159) y el de Alemania, en 300 años (2309).

• Por ultimo, la inversión en investigación y desarrollo (I + D) representa el 1,35 % del producto interior bruto (PIB) comparada a la media de la Unión Europea que se acerca al 2 % y por debajo del nivel de los mejores países. Los españoles se gastan mucho más en los juegos de azar y en loterías cada año que en I + D.

En la conferencia de The Economist el mes pasado, yo pregunté a José Luis Rodríguez Zapatero sobre el grave problema del fracaso escolar. Me contestó diciendo que no hay que olvidar que hace 30 años había analfabetos en España y que el sistema educativo establecido durante la democracia es uno de los más equitativos en el mundo. Es cierto, pero no basta escuchar los logros del pasado. Hace falta enfocar sobre el futuro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.