www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

la inmigración se reduce de forma muy considerable, aunque sigue presente

La población española seguirá creciendo hasta 2019, pero no de manera uniforme

viernes 25 de diciembre de 2009, 17:58h
España seguirá creciendo y en 2019 tendrá un millón más de habitantes que en 2009, según la Proyección de Población a Corto Plazo elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, la tasa de creciemiento será muy distinta según cada Comunidad Autónoma y pasará del 1,2 por ciento de 2009 al 0,3 por ciento de 2019. También la inmigración será muy desigual según cada región y, además, será menor. Por Guillermo Moratinos
El auge económico, la creación de empleo y el aumento de la renta per cápita que comenzó a finales del siglo pasado consiguió que la población española creciese de forma considerable en la primera década del siglo XXI y, por tanto, el aumento del número de inmigrantes que cruzaron sus fronteras para tener una vida mejor.

Sin embargo, en 2009 el aumento de población se ha estancado, junto con la economía. Si comprobamos los datos del INE, mientras la población española ha crecido desde 2002 por encima del 1 por ciento respecto a los años anteriores -llegando a su máximo en 2007 con un creciemiento del 1,82 por ciento-, en la próxima década no crecerá por encima del 0,40 por ciento, estancándose en alrededor del 20 por ciento medio de aumento interanual.

Si en 2002 había 40.964.244 de españoles, en 2019 habrá 46.955.030, poco más de seis millones de habitantes más y casi rozando los 47 millones. El ritmo de crecimiento pasará de 695.000 españoles más de media entre 2002 y 2008, a 113.000 habitantes más de media por año entre 2009 y 2019.



Las comunidades que tendrán mayor crecimiento serán Castilla–La Mancha (11,4 por ciento, Región de Murcia (9,4 por ciento), Islas Baleares (7,8 por ciento), Comunidad Valenciana (7,4 por ciento) y Canarias (7,4 por ciento). Las zonas del centro-sur, del levante y los territorios insulares serán los que más crezcan.

A la contra están Asturias, País Vasco y Galicia, con decrecimientos superiores al 3 por ciento.

Además, tras haber registrado el máximo crecimiento vegetativo de las dos últimas décadas en 2008, con 133.000 nacimientos más que muertes, España experimentaría un descenso hasta un excedente vegetativo anual de 16.700 personas en el horizonte de 2018.

Lo que si mantendrá el ritmo de crecimiento será el Índice Sintético de Fecundidad -número medio de hijos por mujer-, que pasará de los 1,46 hijos en 2008 a los 1,54 en 2018, debido al efecto de la población extranjera que se viene observando en los últimos años.

La aportación de las mujeres inmigrantes, que tienen hijos a edades más tempranas, explica también que la edad media a la maternidad se estabilice en torno a los 31 años.

Uno de los aspectos más preocupantes del aumento de población es que será el grupo de los mayores de 64 años el que más crezca con 1,29 millones de personas más, un incremento del 16,9 por ciento. Así, los mayores de 64 años pasarán de ser el 16,6 por ciento de la población a ser el 19 por ciento. También la población menor de 15 años aumentará un 8,3 por ciento, con 595.000 habitantes más.

La única franja de edad que se reducirá será la que comprenda a los habitantes de entre 15 y 64 años, que se reducirá en 724.000 personas, un 2,4 por ciento.

Con todo esto, la tasa de dependencia seguirá su ascenso y pasará del 47 al 55 por ciento.



La migración exterior también se reducirá
Si el crecimiento poblacional se estancará, la migración exterior -número de inmigrantes que cada año se quedan a vivar en España- también irá descendiendo hasta alcanzar mínimos.

A pesar de que estos días la Oficina Estadística de la UE, Eurostat, daba a conocer que España es el segundo país europeo con más inmigrantes por detrás de Alemania.

Hasta 5,3 millones de extranjeros viven en España, frente a los 7,3 millones de Alemania, los 4 millones de Reino Unido, y los 3,7 y 3,4 millones de Francia e Italia respectivamente. Estos países, además, concentran el 75 por ciento de la población extranjera de la UE, que es, con 30,8 millones, el 6 por ciento de la población total.

Sin embargo, si hablamos de términos porcentuales, los extranjeros suponen en España el 12 por ciento de la población total. Los datos de nuestro país sío se ven superados en este caso por Luxemburgo (43 por ciento), Letonia (18 por ciento), Estonia (17 por ciento), Chipre (16 por ciento) e Irlanda (13 por ciento).

Aún con estos datos, el número de inmigrantes que se queden a vivir en España se irá reduciendo hasta 2010, cuando el saldo migratorio sea muy parecido al de 2009, con 75.867 inmigrantes más que emigrantes. Se pasará del máximo histórico de 958.000 inmigrantes anuales
registrados en 2007 a 345.000 en 2012, el mínimo en estos años.

Será a partir de este año cuando se consiga una evolución estable del número de inmigrantes que lleguen a España, situándose en 400.000 personas al año.

Según el INE, en los últimos años la migración exterior ha sido el factor clave del aumento poblacional, al representar entre el 75,6 por ciento y el 92,8 por ciento del crecimiento anual entre 2002 y 2008.

La migración exterior en los próximos años tendrá una contribución al crecimiento demográfico de cada
Comunidad Autónoma muy inferior al registrado en años pasados.

De hecho, el saldo migratorio será negativo en algunos años para el periodo proyectado en
Cataluña, País Vasco, La Rioja, Madrid y Ceuta.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.