www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

junto a otros tres activistas

El director de Greenpeace España, en prisión hasta el 7 de enero

miércoles 23 de diciembre de 2009, 17:32h
El director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, y los tres activistas de la organización que fueron detenidos en Copenhague el pasado 17 de diciembre seguirán en prisión hasta el 7 de enero, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Dinamarca haya rechazado el recurso de Greenpeace.
Juan López de Uralde, presidente de Greenpeace España, y otros tres activistas seguirán en prisión hasta el 7 de enero. Uralde fue detenido, junto a otros dos activistas de Greenpeace por colarse en la cena que la Reina Margarita ofreció en el Palacio Real a los jefes de Estado y de Gobierno asistentes a la Cumbre del Clima, y desplegar una pancarta en la que criticaban la postura de los políticos asistentes a la Cumbre. Al día siguiente, un cuarto activista fue detenido en plena calle y también permanece encarcelado.

Greenpeace presentó entonces un recurso a la justicia danesa en el que alegaba que no había motivo alguno para justificar la prisión preventiva en régimen de aislamiento e incomunicación a los que están sometidos los cuatro activistas.

En un comunicado enviado hoy, Greenpeace informa de la decisión del Tribunal Superior danés y la califica de "injusticia climática que se suma al fracaso" de la cumbre, en la que los líderes mundiales han sido "incapaces" de pactar un acuerdo vinculante para reducir las emisiones de CO2.

El comunicado de la organización pide a la opinión pública "que continúe presionando" para conseguir la liberación de los cuatro activistas de Greenpeace y de todos los detenidos por participar en las protestas pacíficas que tuvieron lugar en Copenhague. De hecho, Greenpeace ha convocado una concentración esta misma tarde ante la embajada danesa para reclamar a la justicia danesa la liberación de los cuatro detenidos.

Para el director de Campañas de Greenpeace, Mario Rodríguez, "privarles de pasar estas fechas con sus familias es una condena sin juicio y parece más un acto de venganza" que una decisión judicial, además de ser "algo completamente innecesario y totalmente desproporcionado". Greenpeace ha remarcado que la protesta que llevaron a cabo durante la cena de gala no fue ninguna "operación sofisticada".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios