www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

en Baltimore

Una cena con Robert Parker

miércoles 30 de diciembre de 2009, 09:25h
Como es lógico, una cena con Robert Parker, se convierte en una cata. La cena fue con Robert y su esposa Patricia. Yo iba acompañado por la mía, Inmaculada Quintana.
La cena tuvo lugar hace unos días y la comida fue la habitual en esa zona de Estados Unidos, junto a Baltimore: unas ostras asadas y gratinadas con un Beurre Blanc. También, unas ostras con espuma de cangrejo y el flan de cangrejo tan típico de esa zona. Además, tuvimos la suerte de que hubiera stone crab, el marisco típico de Miami. Lo más importante, las tres carnes, para poder degustar los vinos tintos. Una chuleta de buey fantástica; un steak a la pimienta verde y un cordero de Colorado, uno de los mejores del mundo.

Para beber, Robert Parker nos ofreció en primer lugar, un champagne estupendo, con una etiqueta que yo no había visto nunca: 2003 by Bollinger. A continuación, uno de los grandes blancos de Borgoña, el Montrachet 2002. Y después, la sinfonía de los tintos. Concretamente, tres de los mejores vinos de Burdeos y uno español.

Los vinos franceses eran Château Lafite del 96, al que Robert Parker acaba de poner 100 puntos; Château Latour del 90, de por lo menos 98 puntos. Y un excepcional Cheval Blanc del 82, al menos la botella que probamos, de otros 100 puntos Parker.

Para terminar, un Vega Sicilia, nada más y nada menos que del 62, que todavía está en plena forma.

En principio, el cordero combinaba maravillosamente bien con el Cheval Blanc; la chuleta con el Latour y el steak con el Lafite.

El Vega Sicilia igual con las tres carnes, aunque quizás, es un vino para tomarlo ya en solitario y disfrutar de sus aromas y matices que solo se consiguen después de 47 años.

Al final, Robert Parker abrió una botella de Oporto: un Taylor del 90, que, como anécdota, lo incluyó en una degustación que hizo en La Muralla China, cerca de Pekín, con motivo de sus último viaje al país asiático.